See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los estadounidenses de origen mexicano tienen tasas más altas de apoplejía

Expertos recomiendan que los programas de prevención deberían estar dirigidos a grupos específicos

JUEVES 30 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Los estadounidenses de origen mexicano tienen cerca de 20 por ciento más riesgo de derrame cerebral que los blancos no hispanos, según sostiene una reciente actualización sobre la enfermedad cardiaca y el derrame de la American Heart Association.

En general, la apoplejía es la tercera causa principal de muerte en los Estados Unidos. Cerca de 700,000 personas cada año sufren su primer derrame o uno recurrente. Para los mayores de 55, uno de cada seis está en riesgo de derrame, según la American Heart Association (AHA).

La mayor parte de la información sobre estadounidenses de origen mexicano y derrame incluida en la Heart Disease and Stroke Statistics 2005 Update, o Actualización 2005 de las estadísticas de enfermedad cardiaca y apoplejía de la AHA. fue dada a conocer hace algunos meses en un estudio del Brain Attack Surveillance in Corpus Christi Project, o proyecto de vigilancia de ataques al cerebro de Corpus Christi.

En ese estudio, los investigadores hallaron que 168 de cada 10,000 estadounidenses de origen mexicano tuvieron un derrame entre 2000 y 2002, en comparación con 136 de cada 10,000 blancos no hispanos.

Este incremento en el riesgo de derrame entre estadounidenses de origen mexicano fue para todo tipo de derrames. Además, los estadounidenses de origen mexicano tendían a sufrir derrames a una edad más temprana, en comparación con los blancos no hispanos, según informaron los investigadores.

"Hasta ahora no teníamos información sobre este grupo", declaró Virginia Howard, profesora asistente de epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Alabama y presidente de la junta del subcomité de estadísticas sobre apoplejía de la AHA.

Este estudio es importante, aseguró Howard. "Los derrames afectan a todos los grupos étnicos y raciales. Necesitamos enfocar las estrategias de prevención para cada grupo racial y étnico", recomendó.

El factor de riesgo más importante para el derrame es el aumento de la presión sanguínea. Aquellos cuya presión está por debajo de 120/80 mmHg tienen la mitad del riesgo de derrame comparados con aquellos cuya presión está por encima de 140/90 mmHg, según la actualización.

Según el National Health and Nutrition Examination Survey 1999-2000 o encuesta nacional de revisión de la salud y la nutrición, entre un cuarto y la mitad de los estadounidenses de origen mexicano son hipertensos. Aún así, la conciencia, el tratamiento y el control de la presión sanguínea en este grupo son significativamente más bajos que entre blancos no hispanos y negros no hispanos.

"Hay diferencias entre los grupos raciales o étnicos que debemos tener en cuenta relacionados con el acceso al cuidado u otros aspectos culturales", advirtió Howard. "No podemos simplemente agrupar todo tipo de programas de prevención, necesitamos dirigirlos específicamente a poblaciones distintas".

Howard sugiere que las personas deberían poder hacerse revisar la presión sanguínea en aquellos lugares que les resulten más convenientes. Entre éstos se pueden encontrar escuelas, salones de belleza, bibliotecas e iglesias. "Debe haber estrategias dirigidas que vayan a los lugares en los que se reúna la gente", recomendó.

"Este es un problema de salud pública verdaderamente importante que será parte de este país todo este siglo", declaró el Dr. Lewis B. Morgenstern, director del Programa para la Apoplejía del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan y autor líder del estudio de Corpus Christi.

Morgenstern considera que los factores de riesgo como la diabetes y la hipertensión, junto con un acceso limitado a cuidado médico de calidad y falta de prevención de las apoplejías, así como de educación en el tratamiento, son las razones por las que los estadounidenses de origen mexicano están en mayor riesgo de derrame.

Actualmente, el equipo de Morgenstern está trabajando en Corpus Christi para educar a los estudiantes estadounidenses de escuela media de origen mexicano acerca de la apoplejía. El objetivo es que aprendan acerca de la apoplejía por sí mismos y lleven esta información a sus padres y abuelos.

"Este es un ejemplo de cómo se puede organizar una intervención adecuada de acuerdo con la cultura", aseguró Morgenstern. "Lo mismo se puede hacer del lado de la prevención haciéndole saber que la apoplejía es una enfermedad grave pero prevenible".

Más información

La American Stroke Association le pueden dar más información acerca de la apoplejía.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Virginia Howard, M.S.P.H., assistant professor of epidemiology, School of Public Health, University of Alabama, Birmingham and chairwoman, American Heart Association stroke statistics subcommittee; Lewis B. Morgenstern, M.D., director, Stroke Program, and associate professor of neurology, epidemiology, emergency medicine and neurosurgery, University of Michigan Health System, Ann Arbor; Dec. 31, 2004, Heart Disease and Stroke Statistics 2005 Update; Aug. 15, 2004, American Journal of Epidemiology
Consumer News in Spanish