Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Entre los corredores financieros, los niveles de testosterona afectan el rendimiento

Un estudio británico encontró que los que tenían más de la hormona masculina en la mañana ganaban más dinero

LUNES 14 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una investigación reciente de Inglaterra encuentra que los corredores financieros que se despiertan con altos niveles de la hormona masculina testosterona tienden a ganar más dinero ese día, probablemente porque se sientan más audaces.

Por otro lado, los corredores que tienen niveles más altos de la hormona del estrés cortisol tienden a ser más cautos.

"Pensamos que, durante las burbujas, los corredores experimentan niveles extremadamente altos de testosterona, lo que afecta no sólo su juicio sino la capacidad de la política monetaria para controlar las burbujas", afirmó el autor del estudio John Coates, becario de investigación de la Escuela de negocios Judge y del departamento de desarrollo de fisiología en neurociencia en la Universidad de Cambridge, en Inglaterra. "Alan Greenspan pasó la mayor parte de su carrera tratando de detener una burbuja, y nunca tuvo éxito. ¿Por qué es tan difícil detener esas cosas?".

Los hallazgos son consistentes con investigación previa, afirmó el Dr. Julio Licinio, presidente del departamento de psiquiatría y ciencias conductuales de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami. "Si la testosterona es más alta, uno se exige más a sí mismo", afirmó.

De hecho, la testosterona se relaciona a la conducta sexual y competitiva. Aumenta en los atletas antes de la competencia, e incluso más si ganan, mientras que disminuye entre los que pierden.

Por otro lado, el cortisol responde al estrés y a las situaciones inciertas.

Pero, ¿cómo responden estas hormonas a la toma de riesgos financieros?

Para averiguarlo, Coates, quien una vez dirigió una oficina de derivados en el Deutsch Bank de Wall Street, reclutó a 17 corredores financieros de Londres para participar en el estudio. Los hallazgos aparecen en la edición de esta semana de Proceedings of the National Academy of Sciences.

Trece comerciaban principalmente en futuros europeos de ingresos fijos, mientras que para los otros cuatro, el principal recurso negociado era el Dax (valores del índice de futuros alemán) o el Eurostoxx (índice de equidades europeas). La edad de los corredores iba de los 18 a 38 años, y los ingresos anuales iban desde $24,000 a más de $10 millones. El tamaño nominal de los movimientos individuales iba de alrededor de $200,000 a mil millones.

Durante ocho días consecutivos, dos veces al día (a las 11 a.m. y las 4 p.m.), los participantes depositaron una pequeña cantidad de saliva en un vial que era analizado para los niveles de testosterona y cortisol. Entonces éstos se correlacionaban con las cifras de ganancias y pérdidas de las mismas horas del día.

El estudio se llevó a cabo en un parqué real, de manera que los riesgos y recompensas fueran igualmente reales. Y dentro de lo posible, los investigadores hicieron que coincidiera con un periodo de volatilidad bursátil (uno que inmediatamente precedía e incluía publicaciones económicas clave de los EE.UU.).

Los niveles altos de testosterona se correlacionaban con una mayor rentabilidad, mientras que los niveles más altos de cortisol (que aumentó hasta 500 por ciento durante un día) se correlacionaban con la incertidumbre.

"Estos aumentos en los niveles de esteroides tienen implicaciones tanto para la economía como para los corredores", dijo Coates. "Los niveles crónicamente altos de esteroides tienen un efecto debilitador en el organismo".

En cuanto a los mercados financieros, sería imposible manipular las hormonas de los corredores para manipular la economía. Pero, señaló Coates, "creo que se vería un sistema financiero muy distinto si hubieran más mujeres y hombres mayores en el parqué".

Más información

La National Library of Medicine tiene más información sobre la testosterona.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: John Coates, Ph.D., research fellow, Judge Business School, and department of physiology development in neuroscience, University of Cambridge, U.K.; Julio Licinio, M.D., chairman, department of psychiatry and behavioral sciences, University of Miami Miller School of Medicine; April 22-25, 2008, Proceedings of the National Academy of Sciences
Consumer News in Spanish