Según una encuesta, al público de EE. UU. le falta confianza en la FDA

Más de la mitad de los encuestados considera que la agencia se queda rezagada en la protección de los alimentos y los medicamentos

JUEVES, 30 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Aunque el público estadounidense se siente un poco mejor sobre el trabajo que la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) de los EE. UU. está realizando ahora que hace un año, alrededor de la mitad sigue considerando que la agencia no hace lo suficiente para proteger los alimentos y los medicamentos del país, encuentra una nueva encuesta de Harris Interactive/HealthDay.

Cuando se trata de monitorizar la seguridad y eficacia de los nuevos medicamentos recetados, el 47 por ciento de los encuestados considera que la agencia hace un mal trabajo, una mejora respecto al índice de desaprobación de 58 por ciento notado en una encuesta similar el año pasado.

En cuanto a la seguridad alimentaria, el 49 por ciento de los estadounidenses tiene una opinión negativa del trabajo que la FDA realiza, mientras que el 48 por ciento tiene una valoración positiva.

En particular, la seguridad de los alimentos importados parece un foco de inquietud, pues apenas el seis por ciento de los encuestados dijeron que la supervisión de la FDA de los alimentos importados es "excelente", y el 21 por ciento afirmó que es "mala".

De forma similar, hay dudas sobre la capacidad de la FDA de asegurar la seguridad de los medicamentos recetados fabricados en el extranjero.

"Las percepciones sobre la seguridad de los fármacos ha subido y bajado", afirmó Humphrey Taylor, presidente de la The Harris Poll. "Creo que lo que ocurre es que salen historias sobre problemas con medicamentos (acordarse de Vioxx), y esas cifras suben. Parece que nos hemos recuperado de las cifras bajas del año pasado", añadió.

Sin embargo, en la lista de cosas que la gente cree que la agencia debería estar revisando, "la seguridad alimentaria emerge por mucho como la principal prioridad del público para la FDA", señaló Taylor. Eso podría reflejar preocupación por la cantidad de brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos, entre ellos el reciente escándalo del maní y la salmonella, y otro brote de salmonella en 2008 que eventualmente se descubrió que se originaba en pimientos jalapeños.

"Cada vez que hay una retirada de alimentos, espinacas o tomates o algo así, hay un inmenso descenso en la opinión pública, y la gente deja de comprar espinacas o lo que sea", dijo Taylor. "Esos tipos de historias sobre seguridad alimentaria y de fármacos realmente tienen un gran impacto".

Stephanie Kwisnek, vocera de la FDA, dijo que su agencia aún no ha leído los resultados de la encuesta y no podía ofrecer comentarios específicos. Pero señaló que la FDA está trabajando con el gobierno de Obama en "nuevos métodos legislativos y también está iniciando un método agresivo y proactivo" para mejorar la supervisión de las existencias alimentarias de EE. UU.

Según Kwisnek, esta nueva estrategia incluye "trabajar más de cerca con compañías en las retiradas antes de que cualquier enfermedad se asocie con productos potencialmente nocivos", usando la Internet y otros "mecanismos de medios sociales" para mantener al público mejor informado, estableciendo "presencias en el extranjero para asegurar la seguridad de los productos que llegan a EE. UU.", y contratando a más científicos e inspectores.

La nueva encuesta en línea, llevada a cabo a mediados de abril, implicó a una muestra nacionalmente representativa de 2,495 adultos a partir de los 18 años.

Otra gran preocupación de los encuestados fueron los medicamentos recetados fabricados domésticamente. Apenas el ocho por ciento de los encuestados a la encuesta opinan que la agencia está haciendo un "excelente" trabajo de asegurarse de que los nuevos medicamentos recetados sean seguros y eficaces, o de vigilar la seguridad de los medicamentos recetados tras su llegada al mercado.

De manera similar, apenas el once por ciento consideraba que la FDA hace un trabajo "excelente" en la gestión de las retiradas de medicamentos recetados. En general, el 43 por ciento piensa que el maneo de las retiradas por parte de la agencia es "bueno", el 28 por ciento que es "regular", y el doce por ciento que es "malo".

"Esto muestra que sigue habiendo mucha inquietud entre la gente sobre la manera en que la FDA hace su trabajo", advirtió Tony Corbo, miembro principal del grupo de presión Food & Water Watch, una organización sin fines de lucro de Washington, D.C.

Otro defensor del consumidor se mostró de acuerdo. "El público refleja una preocupación legítima sobre la capacidad de la FDA, con los recursos y autoridades legales actuales, de hacer lo necesario para proteger las existencias alimentarias", añadió Jeffrey Levi, director ejecutivo de Trust for America's Health.

El público parece recordar las retiradas recientes de productos: 90 por ciento recuerda cuando se retiró la mantequilla de maní de las estanterías; 68 por ciento recuerda la retirada de comida para perros y gatos contaminada con melamina el año pasado; y 63 por ciento recuerda el susto con la espinaca en 2006, encontró la encuesta.

Más de la mitad (el 56 por ciento) de los encuestados opinaban positivamente sobre el manejo de las retiradas alimentarias por parte de la FDA, mientras que 40 por ciento opinaba de forma negativa. La confianza en las retiradas de medicamentos era menos robusta.

En reflejo de estas inquietudes, una mayoría de los encuestados (el 59 por ciento) dijo que sentían que la seguridad alimentaria debería ser la prioridad más importante de la FDA, seguida por asegurarse de la seguridad y eficacia de los medicamentos recetados (37 por ciento). La seguridad de los alimentos importados quedó en tercer lugar, con treinta por ciento.

Pero los encuestados sentían poca confianza en la capacidad de la FDA de proteger la comida importada. Eso es importante, ya que "más del 80 por ciento de nuestros mariscos son actualmente importados, al igual que un creciente porcentaje de las frutas y verduras", apuntó Corbo. "Se trata de una preocupación con buenas bases entre los consumidores sobre la seguridad de las importaciones".

Otros hallazgos claves de la encuesta:

  • En 2009, el 47 por ciento de los encuestados opinaban de manera negativa, y un número igual de forma positiva sobre cómo la FDA protege la seguridad y eficacia de los nuevos medicamentos. En 2004, el 56 por ciento opinaban de forma positiva y el 37 por ciento de forma negativa. Durante los años de intermedio, las cifras han oscilado en ambas direcciones, reflejando tal vez las crisis actuales de los fármacos en las noticias, apuntó Taylor.
  • Más individuos (53 por ciento) opinaban de forma positiva que negativa (40 por ciento) sobre cómo la FDA maneja las retiradas de los medicamentos en 209, frente a la tendencia opuesta en 2008: 39 por ciento en positivo y 53 por ciento en negativo.
  • Alrededor del mismo porcentaje de personas opinaban de forma positiva como negativa sobre la manera en que la FDA monitoriza los medicamentos tras su aprobación.
  • Alrededor de un tercio (35 por ciento) de los encuestados afirman que la FDA aprueba los medicamentos de forma demasiado lenta, 19 por ciento demasiado rápido, y 18 por ciento piensan que el proceso está más o menos bien.
  • Apenas una cuarta parte se siente "muy confiada" sobre la seguridad de los medicamentos de venta libre, como los fármacos para la tos y el resfriado; el 24 por ciento opina lo mismo sobre los medicamentos recetados, tanto de marca como las genéricas. Pero apenas el catorce por ciento opina lo mismo de los remedios herbales y los complementos nutricionales.

Han habido especulaciones en cuanto a si el nuevo gobierno de Obama hará los cambios necesarios para que la FDA mejore su rendimiento. Pero cualquier mejora sin duda será lenta, advirtieron los expertos.

"La FDA respondió a la retirada reciente de pistacho más agresivamente que antes, pero cambiar esto conllevará mucho trabajo, así que creo que la preocupación del público es adecuada", enfatizó Levi.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la seguridad alimentaria.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Humphrey Taylor, Chairman, The Harris Poll; Jeffrey Levi, Ph.D., executive director, Trust for America's Health, Washington, D.C.; Tony Corbo, senior lobbyist, Food & Water Watch, Washington, D.C.; Stephanie Kwisnek, spokeswoman, U.S. Food and Drug Administration; Harris Interactive/HealthDay poll
Consumer News in Spanish