Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Surgen dudas sobre la venta de estatinas sin receta

Decisión británica de permitir que este medicamento se venda sin receta considerada "inoportuna"

JUEVES 20 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- Grises nubarrones rondan la decisión del gobierno británico de permitir que el medicamento reductor del colesterol llamado estatina se venda sin receta médica en el Reino Unido, lo cual está aún siendo debatido en las dependencias de la U.S. Food and Drug Admininstration.

En un editorial que aparece en la edición del 22 de mayo de The Lancet, se consideró que esta idea de permitir vender sin receta este medicamento "es desafortunada para el público británico, que se convertirán en conejillos de indias de este experimento a gran escala de ventas sin receta. La estatina que empezará a inundar los estantes de tiendas y supermercados en julio es la simvastatina, que se vende como Zocor.

"No hay pruebas clínicas de estatinas de venta sin receta para la prevención primaria de las enfermedades del corazón", sostuvo este editorial publicado sin firma. "No hay información disponible sobre la conformidad con estatinas de venta sin receta, lo cual es una preocupación para productos que deben ser tomados a diario durante largos períodos de tiempo".

"¿Será que los consumidores de simvastatina también dejarán de fumar, perderán peso o harán más ejercicio? o ¿será que sustituirán el medicamento por cambios en su estilo de vida? ¿Será que los farmacéuticos tendrán tiempo para determinar el riesgo de una persona de adquirir enfermedad coronaria del corazón antes de expender el medicamento y también dar consejos sobre su estilo de vida? Todas estas son incógnitas", expuso el editorial.

El editorial señaló que la FDA rechazó solicitudes de venta sin receta de pravastatina (vendida como Pravachol) y iovastatina (vendida como Mevacor) "por falta de pruebas sobre si el medicamento puede ser utilizado de manera segura y efectiva para la venta sin receta".

La solicitud de Bristol-Meyers Squibb para la venta sin receta de Pravachol no ha sido renovada, afirmó Julie Keenan, vocera de la compañía, pero "seguimos explorando el potencial del Pravachol como terapia de venta sin receta".

La FDA está analizando una nueva solicitud de Johnson & Johnson-Merck Consumer Pharmaceuticals, una inversión de riesgo compartido entre las dos empresas, para la venta sin receta de una versión de baja dosificación de Mevacor, el primer medicamento con estatina. Sus ventas con receta han bajado considerablemente desde la aparición de nuevos y más poderosos agentes, como el Lipitor, de Pfizer, que se vende de manera excelente.

Johnson & Johnson-Merck se abstuvo de hacer comentarios.

La American Heart Association le envió preguntas al Dr. Robert H. Eckel, director de la clínica de lípidos del Centro de ciencias de la salud de la Universidad de Colorado y presidente de la junta del Consejo de nutrición, actividad física y metabolismo de la Asociación.

"Estoy de acuerdo con el editorial", declaró Eckel.

Al explicar su posición, Eckel comentó sobre la decisión británica que "no hay fundamentos científicos detrás de esta recomendación. Parece que fue realizada por razones financieras y transfiere la responsabilidad del National Health Service al público en general".

Los asuntos relacionados con las ventas sin receta "son relativos a cómo serán monitoreadas las personas en cuanto a la reducción de colesterol que necesitan y cómo serán utilizados los medicamentos en relación con sus estilos de vida", añadió.

La seguridad es otro aspecto, puntualizó Eckel. Aunque las estatinas son seguras en general, "podrían presentarse complicaciones serias, aunque rara vez, con efectos secundarios como dolor muscular o problemas del hígado.

Debido a las remisiones realizadas por otros médicos a la clínica de lípidos, "he visto a una cantidad de gente con efectos secundarios relacionados con las estatinas", añadió Eckel. "Hasta el 20 por ciento de los pacientes que me remiten tienen problemas serios con las estatinas u otros medicamentos para reducir los lípidos".

"Lo que se necesita ahora es un sistema de vigilancia para la simvastatina" con el fin de obtener evidencia sobre los beneficios y los riesgos, concluyó el editorial de Lancet.

"Si el público inglés será utilizado en un experimento con medicamentos de venta sin receta, entonces será necesario recolectar evidencias para beneficio de todos", decía.

Más Información

Para obtener más información sobre las estatinas, consulte la American Heart Association o el National Heart, Lung, and Blood Institute.

FUENTES: Robert H. Eckel, director, lipid clinic, University of Colorado Health Sciences Center, Denver; Julie Keenan, spokeswoman, Bristol-Meyers Squibb, Princeton, N.J.; May 22, 2004, Lancet
Consumer News in Spanish