Cambios planificados en los fondos de prevención del SIDA resultan controversiales

Aquellos que los apoyan afirman que el sistema actual tiene fallas

Randy Dotinga

Randy Dotinga

Updated on February 14, 2006

LUNES 18 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una renovación de las directrices federales para la financiación de la prevención del VIH está despertando la ira de los activistas del SIDA, quienes temen que las nuevas regulaciones diluirán programas efectivos que se dirigen a hombres homosexuales y grupos minoritarios.

Pero los U.S. Centers for Disease Control and Prevention, que revisa las reglas, también han oído a críticos que exigen que se rindan cuentas de manera más estricta luego de que los fondos generales para un programa de prevención de SIDA extremadamente explícito en San Francisco fuera cuestionado.

En total, más de 4,700 personas enviaron sus opiniones a los CDC durante un periodo de revisión pública que terminó en agosto. Los CDC había planeado emitir las nuevas directrices para mediados de diciembre, independientemente de los resultados de la elección presidencial, pero la avalancha de comentarios podría atrasar el asunto, según Kathy Harben, vocera de la agencia.

Los defensores del sistema actual afirman que no hay razón para lanzar una importante renovación sobre cómo paga el gobierno los programas de prevención del VIH. "Pensamos que es irónico que en una administración que está tratando de disminuir la burocracia haya este inmenso nivel de interferencia gubernamental", afirmó el Dr. Tri Do, profesor asistente de medicina en la Universidad de California en San Francisco y presidente electo de la Gay & Lesbian Medical Association.

Actualmente, una organización que recibe fondos federales de prevención (por ejemplo un grupo de defensa del SIDA sin fines de lucro) forma su propio panel de revisión para vigilar su uso del dinero. Los CDC, que gastarán $788 mil millones este año fiscal en prevención del SIDA, lanzaron una nueva revisión de las reglas luego de una controversia que se generó en 2001 sobre dos programas ofrecidos por el Stop AIDS Project en San Francisco. La oficina del inspector general del U.S. Department of Health and Human Services encontró que los programas (llamados "Booty Call" y "Great Sex Workshop") animaban a la actividad sexual y eran obscenos.

La organización Citizens Against Government Waste, entre otras, afirmó que los programas eran un mal uso de dinero. Pero algunos defensores del SIDA respondieron que sus programas necesitan ser explícitos para alcanzar a sus audiencias objetivo, que generalmente están conformadas por hombres homosexuales sexualmente experimentados.

Harben dijo que uno de los propósitos de la renovación es actualizar las reglas para que reflejen los avances en tecnología, como el amplio uso de la Internet. Además, "deseábamos incrementar la obligación de las organizaciones que reciben fondos federales de dar cuentas", apuntó.

Entre las nuevas propuestas se encuentra una regla que requeriría que las autoridades de salud estatales o locales revisaran los programas de prevención del VIH para asegurarse de que no sean obscenos. Otra controversial propuesta afirma que la educación con fondos federales sobre las enfermedades de transmisión sexual "contendrá información médicamente exacta sobre la efectividad o falta de efectividad de los condones".

Además de temer que las nuevas reglas podrían acallar la discusión sobre los condones, los críticos dicen que esto permitirá que personas no involucradas dicten técnicas de prevención de las que podrían saber muy poco a grupos de personas, incluidos hombres homosexuales y minorías.

Los programas de prevención dirigidos a negros y latinos, por ejemplo, deben ser revisados por paneles que incluyan miembros de ambos grupos étnicos, señaló George Ayala, director del Institute for Gay Men's Health, de Nueva York y San Francisco.

"Las directrices propuestas no ofrecen nada específico sobre este asunto", apuntó Ayala, lo que conllevará problemas potenciales sobre "sensibilidad cultural, relevancia cultural y experiencia sobre la sexualidad".

Más información

Aprenda sobre la estrategia para combatir el SIDA de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ