MARTES, 22 de septiembre (HealthDay News/DrTango) -- El disfrute del sabor a vainilla, baya o chocolate al encender un cigarrillo tiene sus días contados entre los jóvenes. Una nueva ley federal que prohíbe los cigarrillos de sabor a fruta y caramelo entra en efecto el 22 de septiembre.

Esta prohibición forma parte de la Ley de control y prevención del consumo del tabaco en la familia, que da competencia a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. para regular los productos de tabaco. El presidente Barack Obama firmó la medida el 22 de junio, convirtiéndola en ley.

Los estudios muestran que los cigarrillos de sabores, que han estado disponibles durante casi una década, atraen de manera desproporcionada a los jóvenes estadounidenses. Por tanto, prohibir la producción y venta de cigarrillos de sabores atractivos para los niños es un paso crítico para disuadir a los fumadores jóvenes, apuntan defensores de la salud.

"Casi el 90 por ciento de los fumadores adultos inician este hábito en la adolescencia. Los cigarrillos de sabores constituyen una vía por la que muchos niños y adultos jóvenes se convierten en fumadores habituales", señaló en un comunicado de prensa la Dra. Margaret A. Hamburg, comisionada de la FDA. "La FDA empleará su autoridad reguladora para reducir la carga de enfermedad y muerte causadas por los productos de tabaco, con el fin de mejorar la salud pública del país".

Gregg Haifley, director asociado de relaciones federales de la Red de Acción del Cáncer de la American Cancer Society en Washington, D.C., dijo que "la prohibición de los cigarrillos de sabor a caramelo y frutas puede tener un efecto significativo para reducir la iniciación al consumo de tabaco entre los jóvenes, así como disminuir el número de jóvenes que comienza a fumar de manera regular, a diario".

La red calcula que 3,500 niños al día fuman su primer cigarrillo y 1,000 de ellos se convierten en fumadores adictos.

"Éste es un caso real de cómo una medida preventiva puede evitar una epidemia en el futuro", agregó Matthew L. Myers, presidente de Campaign for Tobacco-Free Kids.

"Los productos de tabaco con sabores pretenden claramente introducir el tabaco a una nueva generación de jóvenes", advirtió.

Sin embargo, Myers señaló que le preocupa el hecho de que algunos fabricantes intenten evadir la prohibición mediante la distribución de cigarrillos con sabores comercializados como "mini-cigarros".

"El mismo hecho de que los fabricantes lo estén haciendo demuestra la necesidad de la legislación", señaló.

En una carta dirigida a la industria del tabaco la semana pasada, la FDA les explicó el alcance de la nueva ley y les advirtió que la prohibición abarcaba todos los productos de tabaco que cumplieran con la definición de cigarrillo, "aún si no estaban etiquetados como tal o si estaban etiquetados como cigarros u otro producto".

En vista de la inminente prohibición federal y la amenaza de litigio estatal, el mercado de cigarrillos de sabores se ha contraído de forma significativa en los últimos años, apuntaron los defensores de la salud.

En octubre de 2006, R.J. Reynolds Tobacco Company acordó dejar de comercializar cigarrillos con sabor a caramelo, fruta y alcohol mediante la firma de un acuerdo con los fiscales generales de 40 estados. La compañía ya no fabrica mezclas como "Twista Lime" o "Kauai Kolada", unos cigarrillos con sabor a piña y coco, confirmó su vocero David Howard.

"El principio rector de esta compañía es que los jóvenes no deberían fumar", señaló Howard. "En resumidas cuentas, las marcas que producimos se comercializan y venden exclusivamente a consumidores adultos de tabaco".

Un experto en la industria del tabaco calcula que los cigarrillos de sabores representan ahora mismo apenas el uno por ciento del mercado de cigarrillos.

Además de prohibir los cigarrillos de sabor a caramelo, fruta y especias, la Ley de control y prevención del consumo del tabaco en la familia:

  • Elimina el uso de los términos "ligero", "bajo en nicotina" y "suaves" en los productos de tabaco.
  • Otorga autoridad a la FDA para crear el Centro de Productos de Tabaco con el objetivo de supervisar la regulación en Estados Unidos.
  • Exige a las compañías de tabaco y a las importadoras publicar información completa sobre ingredientes y aditivos en los productos de tabaco.
  • Pone en marcha regulaciones para prohibir la comercialización de productos de tabaco destinados a los jóvenes.
  • Exige el uso de etiquetas de advertencia grandes y gráficas sobre los riesgos de salud de fumar.

R.J. Reynolds y varias compañías más interpusieron una demanda que rebate algunas de las cláusulas de comercialización de la nueva ley. La demanda, presentada en la corte federal de Bowling Green, Kentucky, no cuestiona la prohibición de los cigarrillos de sabores ni la autoridad de la FDA para regular a la industria.

Más información

La American Cancer Society tiene más información sobre el uso de tabaco en los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ