La AMA busca créditos de impuestos para las personas no aseguradas

Afirman que un cambio a pólizas individuales cubriría a 26.4 millones

MARTES 11 de mayo (HealthDayNews) -- La mayoría de los 43 millones de personas sin seguro de los EE.UU. podría por fin obtener cobertura médica completa si Washington les ofreciera créditos de impuestos especialmente destinados para seguros de salud, afirmaron altos directivos de la American Medical Association.

La AMA, la mayor organización que representa a los doctores del país, propone abolir la actual exclusión de impuestos para los beneficios de salud de empleadores y reemplazarlo por cupones de crédito que las personas pobres que trabajan podrían usar para comprar paquetes individuales de seguros.

"La propuesta de la AMA permitiría a la gente elegir su propio seguro. Les proporciona un mecanismo para que puedan pagar sus seguros con créditos de impuestos rembolsables", afirmó el presidente de la AMA, el Dr. Donald J. Palmisano. "Permite que controlen su propio destino".

La propuesta para financiar el cuidado de la salud, escrita por Palmisano junto con dos expertos del Centro para la Investigación de la Política de Salud de la AMA, aparece en la edición del 12 de mayo del Journal of the American Medical Association.

El año de elecciones continúa centrando la atención de la salud como una prioridad para los votantes estadounidenses. A medida que los costos de los medicamentos y procedimientos médicos continúan aumentando, más y más individuos de bajos ingresos y desempleados se encuentran desamparados cuando se trata de recibir cobertura médica.

Bajo el actual sistema fiscal federal, los beneficios de seguros de salud ofrecidos a los trabajadores individuales por sus empleadores se excluyen de los impuestos. Sin embargo, este sistema "le da mucho dinero a la gente que no debería recibirlo", afirmó Mark V. Pauly, un analista del sistema de atención de salud en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania.

"Las personas con mayores ingresos (obviamente tienen mayores tasas de impuestos) ahorran más, y también es más probable que tengan seguros de salud gracias a su empleo", apuntó.

En su editorial a la propuesta, Pauly está de acuerdo con Palmisano de que al dinero que se ahorra al abolir esta exclusión impositiva se le daría mejor uso utilizándolo como un crédito impositivo para los estadounidenses más pobres.

De acuerdo a la AMA, el sistema de subsidio fiscal actual le cuesta al gobierno federal $101 mil millones cada año. Pero mientras una familia que genera $100,000 en un año recibe alrededor de $2,780 en reducciones de impuestos, una familia que genera $10,000 recibe sólo $102 por año. "Estas personas trabajan, pagan su alquiler, mandan a sus niños a la escuela, y alimentan a sus familias", dijo Palmisano. "Pero cuando terminan de pagar todo esto, no tienen suficiente dinero para comprar un seguro".

Bajo el plan de la AMA, el dinero se desviaría del sistema actual hacia un sistema de créditos impositivos para los contribuyentes de bajos ingresos, "un crédito de impuesto rembolsable, un cupón, entregado a principios de cada año", explicó Palmisano. Los individuos podrían entonces buscar el mejor plan de salud que puedan encontrar.

La AMA no desea dar un valor particular al bono, afirmando solamente que la cantidad debe ser "suficiente para inducir a los individuos de bajos ingresos a adquirir cobertura médica". Sin embargo, en un caso hipotético, en que cada beneficiario recibiera un crédito de impuestos de $2,000, y las familias $4,000, la AMA prevé que el plan llevaría a 26.4 millones de estadounidenses a contar con una cobertura médica completa.

¿Pero tendrían los consumidores individuales el poder adquisitivo de las grandes corporaciones de hoy en día? Palmisano cree que surgirían mecanismos para bajar los precios para los poseedores individuales de pólizas. "Hay muchas maneras en que pueden asociarse, ya sea mediante cooperativas de compras voluntarias, oportunidades de Internet, o cuentas de ahorros para la salud", añadió. "Tendría el beneficio de pertenecer a un grupo aunque sea el propietario individual de su póliza".

La flexibilidad y la posibilidad de elegir son las bases de la propuesta de la AMA, dijo Palmisano. En este plan, los individuos tienen múltiples elecciones. Podría tener un seguro proveído por el empleador, pero en lugar de un beneficio definido sería una contribución definida [por el empleador], y los individuos tendrían entonces una serie de elecciones", explicó. "Podría tener un HMO (Organización para mantenimiento de la salud), un PPO (Organización de proveedores preferidos), una cuenta de ahorros para la salud, con cobertura altamente deducible encima de todo. Esto ayudaría a hacer que el individuo sea un consumidor prudente de atenciones de la salud".

Los consumidores que compren una póliza también obtendrían una "renovabilidad garantizada", lo que quiere decir que su seguro continuaría aún si perdieran sus trabajos, se enfermaran o tuvieran un accidente.

"Cubriríamos a todo el mundo por adelantado, cuando están sanos", explicó Palmisano. "Aún si se enferman de una enfermedad crónica, podrían obtener renovabilidad garantizada".

Pauly dice que, idealmente, el próximo sistema de crédito de impuestos llenaría el mercado de consumidores entusiasmados por comprar en lo que antes era un mercado "exclusivo". "Tiene el potencial de hacer el mercado individual un mercado más masivo", afirmó. "Como sabemos que sucede con la mayoría de productos, cuando el mercado se expande esto significa mejor calidad y tal vez precios más bajos".

Palmisano señaló que la propuesta de la AMA sobre los créditos de impuesto "concuerda" con iniciativas similares descritas por el presidente Bush en el discurso del Estado de la Unión este año. Él y Pauly esperan que haya resistencia a la idea, enraizada en discusiones ideológicas que han entorpecido el debate sobre la atención de la salud durante décadas.

"Del lado liberal-democrático, hay personas que simplemente no confían en un mercado privado", dijo Pauly. "Mi interpretación del proceso político hasta ahora es que ningún plan de seguro de salud ha llegado a ninguna parte".

Sin embargo, Pauly aún tiene esperanzas de que, aún en un año de elecciones, se puede progresar. "Tenemos que comenzar este debate político", añadió. "Tenemos que pensar más seriamente y comenzar a ayudar al mercado a ser más creativo acerca de estos nuevos productos [de seguros de salud]".

Más Información

Ésta es la semana de "Cobertura para los no asegurados". Lea más acerca de esta semana aquí. También puede obtener más información sobre los seguros o la falta de seguros en la Henry J. Kaiser Family Foundation.

FUENTES: Donald J. Palmisano, M.D., J.D., president, American Medical Association, Chicago; Mark V. Pauly, Ph.D., Department of Health Care Systems, The Wharton School, University of Pennsylvania, Philadelphia; May 12, 2004, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish