See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los demócratas de la cámara aprueban el proyecto de reforma a la atención de la salud

Un reacondicionamiento de $940 mil millones le daría acceso a seguro médico a 32 millones de estadounidenses más

DOMINGO, 21 de marzo (HealthDay News/DrTango) -- Luego de un año de aguerrido debate entre los partidos, la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, aprobó un histórico proyecto de ley a la atención de la salud por $940 mil millones, que extendería la cobertura de los seguros médicos a 32 millones de estadounidenses que no tienen seguro, evitaría que las aseguradoras nieguen cobertura a quienes tengan afecciones médicas preexistentes y reduciría el déficit federal en unos $138 mil millones durante la próxima década.

El proyecto, la legislación social más arrolladora desde los programas Great Society de los años sesenta, y el centro del primer año de gobierno del Presidente Barack Obama, también constituye un hito, el de los seguros médicos prácticamente universales, que han estado eludiendo los presidentes desde Theodore Roosevelt hace más de un siglo.

La última cuenta, en la que casi todos los representantes votaron según los lineamientos de su propio partido, era de 219 votos por el sí y 212 por el no. Ninguno de los republicanos votó por la medida, un proyecto de ley similar a uno ya aprobado por el Senado.

Muchos demócratas que apoyaron el proyecto consideraron que era un logro que ya estaba en mora de aprobarse y que proporcionará atención de salud de calidad prácticamente a todos los estadounidenses.

"La atención médica no sólo es un derecho civil, es un asunto moral, comentó antes del voto el representante Patrick Kennedy, demócrata de Rhode Island. Según informó Associated Press, Kennedy aseguró que su padre fallecido, el Senador Edward M. Kennedy, demócrata de Massachusetts, había trabajado toda su carrera por la atención médica para todo el país, al igual que el Presidente John F. Kennedy.

Los republicanos criticaron el proyecto como una intrusión injustificada del gobierno federal a la atención médica que coartaría a Medicare e incrementaría los impuestos en un billón de dólares (trillion). El representante David Dreier, republicano de California, que criticó las maniobras parlamentarias de los demócratas antes del voto, opinó que "el mayor atropello ha sido siempre el proyecto mismo", señaló la AP.

El resultado del voto era incierto al final de la tarde del domingo, pues algunos demócratas conservadores se abstenían del apoyo porque les preocupaba que el proyecto permitiera el uso de fondos federales para el aborto. Cuando Obama prometió emitir una orden ejecutiva "para asegurar que los fondos federales no se usaran en servicios abortivos", la aprobación del proyecto estaba prácticamente garantizada.

El Senado aprobó su versión de la reforma a la legislación sobre salud en diciembre.

Antes de que un proyecto de ley final pueda ser enviado a Obama para su firma, el Senado debe aprobar un paquete de cambios aprobados por la Cámara al proyecto del Senado. Un voto por mayoría simple en el Senado completaría el proceso y prepararía el camino para la firma de Obama.

En los días que llevaron al voto, los expertos en atención de la salud y políticas públicas, señalaron que la aprobación del proyecto realmente se reducía a un simple principio: Más estadounidenses deberían tener acceso a un seguro médico.

"El gran impacto es la cobertura de 31 millones de individuos no asegurados, lo que incluye a 15 millones de personas con ingresos inferiores al 133 por ciento de la línea de pobreza [a través de una expansión de Medicaid]", aseguró la semana pasada Karen presidenta de Commonwealth Fund de la ciudad de Nueva York. "Básicamente, le hace una mella enorme a la cantidad de no asegurados y a los asegurados de manera insuficiente. De lejos, ese es el mayor impacto".

Thomas R. Oliver, director asociado de políticas de salud del Instituto de Salud de la Población de la Universidad de Wisconsin, describió la legislación como "un esfuerzo espectacular para llegar realmente a las cuestiones básicas de accesibilidad y posibilidad de pagar por cobertura".

Aunque declaró que el esfuerzo legislativo "es un cambio radical", Oliver también reconoció que el proyecto, en cuanto sea aprobado, sería decepcionante para los muchos que desean que la cosa más constructiva que necesitamos hacer como país es proporcionarle a los estadounidenses cobertura adecuada de un seguro básico".

Sin embargo, sí cree que el proyecto es un paso hacia esa meta.

Tal como está, el proyecto impondría penalizaciones para muchos negocios que no ofrecen cobertura para sus trabajadores, según la AP. Aunque eso podría implicar millones de nuevos clientes que pagan a hospitales, laboratorios farmacéuticos, aseguradoras y y médicos, las reducciones a Medicare implicarían que los hospitales tendrían que operar de manera más eficiente para mantenerse a flote. Las aseguradoras se enfrentarían a regulaciones federales sin precedentes y las industrias de la atención médica se verían afectadas por nuevos impuestos federales, según el servicio noticioso.

La implementación de las cláusulas del proyecto se escalonaría durante los próximos cuatro años y más allá.

"La mayoría de la expansión en el seguro no tendrá lugar hasta 2014, aunque habrá algunos cambios en las reglas de efecto inmediato", señaló Davis.

Tal como está el proyecto en este momento, a partir de 2010:

  • Las aseguradoras ya no podrán excluir a individuos de alto riesgo para que sean beneficiarios de una póliza ni podrán excluir a quienes desarrollen problemas médicos. "Esto garantiza la disponibilidad de la atención para quienes tengan problemas de salud graves", aseguró Davis.
  • Los adultos jóvenes de hasta 26 años serían elegibles para cobertura al amparo de las coberturas de sus padres", dijo.
  • Los topes a los beneficios anuales o de toda la vida se eliminarían, aseguró Davis.

Entre los cambios más a largo plazo estarían los siguientes:

  • Establecer intercambios regionales de seguros médicos a los que varios grupos, como los trabajadores independientes, los que no tienen cobertura ofrecida por el empleador, los individuos de alto riesgo y los negocios pequeños, podrían acudir en busca de cobertura.
  • Adoptar seguros médicos portátiles, es decir, que los asegurados lleven consigo su cobertura cuando cambien o dejen un empleo, aseguró Davis.
  • Regulación y escrutinio más estrictos del sector de los seguros médicos.

Más información

El Commonwealth Fund tiene más información sobre el proyecto de ley de reforma a la atención de la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Karen Davis, Ph.D., president, Commonwealth Fund, New York City; Thomas R. Oliver, Ph.D., professor, population health sciences, University of Wisconsin School of Medicine and Public Health, and associate director, health policy, University of Wisconsin Population Health Institute, Madison, Wisc.; Associated Press
Consumer News in Spanish