El dinero influye en el acceso a la atención de salud

Estudios encuentran que una cobertura inadecuada y unos deducibles altos implican que hasta los asegurados se están privando

MARTES 13 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Incluso cuando los estadounidenses son suficientemente afortunados para tener alguna forma de seguro de salud, demasiados encuentran que los servicios que necesitan no están cubiertos por sus planes, según muestra una investigación reciente.

"No se trata sólo del seguro", afirmó el Dr. Harlan Krumholz, investigador principal del estudio que encontró que la mala cobertura evitaba que uno de cada cinco pacientes de ataque cardiaco obtuviera la atención que necesitaba.

"Dos terceras partes de los pacientes contaba con seguro", anotó Krumholz, profesor de medicina de la Facultad de medicina de la Yale.

El estudio de su equipo es uno de una serie de informes sobre el tema de la cobertura de salud, publicados en la edición del 14 de marzo del Journal of the American Medical Association.

En el primer estudio, en el que se encuestaron a casi 2,500 pacientes de ataque cardiaco, el equipo de Krumholz encontró que el 20 por ciento de éstos señaló que el dinero había representado un impedimento para la obtención de servicios de atención de salud que necesitaban tras su ataque cardiaco. Por lo general, estos pacientes terminaban teniendo una peor calidad de vida y un índice mayor de rehospitalización, encontró el estudio.

"Una cosa es decir que realmente queremos seguro completo en el país, pero mientras tengamos personas con cobertura inadecuada que sienten que tienen barreras para acceder a la atención de salud, seguiremos teniendo problemas", aseguró Krumholz. "El debate tiene que tratarse de la cobertura y cómo eliminar esas barreras a la atención necesaria".

Otro informe encontró que entre las personas que tienen una lesión grave o desarrollan una afección crónica, los que no tienen seguro encuentran que obtener la atención de salud es mucho más difícil y por lo tanto tienen más probabilidades de sufrir de mala salud a corto plazo.

"Las personas que no tienen seguro de salud corren un grave riesgo de que su salud decline si tienen un accidente o desarrollan una afección crónica", afirmó el autor del estudio Jack Hadley, del Urban Institute, un grupo de investigación bipartidista con sede en Washington, D.C. "Hay una diferencia real entre las personas que tienen seguro y los que no lo tienen en cuanto a qué sucede cuando se enferman", señaló.

Además, los estadounidenses que no tienen seguro y luego se enferman encuentran que asegurarse es mucho más difícil. Apuntó que las aseguradoras tienen reglas de evaluación y selección que limitan quién obtiene un seguro asequible.

Hadley añadió que el resultado de no tener seguro de salud también tiene consecuencias sociales. "Al final, puede tener un efecto espiral que lleva a mayores dificultades para obtener un trabajo y terminar en algún tipo de programa público de seguro", apuntó.

Los resultados de un tercer estudio encontraron que las personas que tenían seguro de salud y se cambiaban a planes de salud con deducible alto tenían menos probabilidades de acudir a una sala de emergencia por problemas médicos menores y menos probabilidades de ser hospitalizados.

"Las visitas a las salas de emergencia se reducían en alrededor de 10 por ciento frente a los pacientes que tienen planes tradicionales", afirmó el autor del estudio, el Dr. Frank Wharam, del departamento de atención ambulatoria y prevención de la Facultad de medicina de la Harvard. "Esto se debe a que estos pacientes dejaron de ir a la sala de emergencias por problemas como resfriados, dolores de cabeza, náuseas y dolor de espalda", señaló.

Cuando las personas son conscientes de que tendrán que pagar altas tarifas de su propio bolsillo, se reducen las visitas a los departamentos de emergencia, aseguró Wharam. "También tratan de evitar los costos adicionales al evitar ser hospitalizados y también negocian estadías más cortas en el hospital", apuntó.

No está claro si las personas están evitando atención médicamente necesaria debido a altos costos del propio bolsillo, dijo Wharam. "Encontramos evidencia de que las personas que viven en áreas de bajos ingresos podrían estar reduciendo las visitas por afecciones graves que requerirían visitas a los departamentos de emergencia", aseguró.

Wharam anotó que su grupo no estudió los resultados de salud para determinar si la atención estaba resultando afectada. "Necesitamos más estudios para establecer qué afecciones están siendo afectadas y cuáles son los resultados a largo plazo", dijo.

Otro informe en la misma edición de la revista encontró que los inmigrantes ilegales usan el sistema de Emergency Medicaid en cantidades sin precedentes.

Según el informe, la mayoría de los gastos de Emergency Medicaid en Carolina del Norte son por partos y complicaciones del embarazo en mujeres que son inmigrantes indocumentadas. Además, el gasto para las personas mayores indocumentadas y los pacientes discapacitados aumenta a un índice más elevada.

Finalmente, otro estudio de la revista perfiló un plan para revitalizar el sistema de atención de salud de EE.UU. al aumentar el valor de la atención suministrada a los pacientes.

"Mejorar el valor para los pacientes es claramente el único objetivo válido, por motivos éticos. También es el único objetivo que alinea los intereses de pacientes, médicos, planes de seguro de salud, empleadores y gobierno", escribieron los autores Michael E. Porter de la Universidad de Harvard y la Facultad de negocios de la Harvard, y Elizabeth Olmsted Teisberg, de la Universidad de Virginia.

Integrar la atención según la enfermedad o enfermedades del paciente, en lugar de distribuir los costos por toda una variedad de disciplinas médicas, como sucede ahora, podría terminar ofreciéndole a cada paciente una mejor atención por la misma cantidad de dinero, escribieron los expertos.

"Si un médico mejora el valor para los pacientes, podrá entonces negociar con Medicare y los planes de salud de manera más creíble sobre nuevas prácticas de contratación y reembolso que recompensen tal valor", añadieron.

Un crítico del sistema actual de seguro de salud considera que la gente debería poder gastar su propio dinero en la atención de salud usando cuentas de ahorros de salud e incentivos impositivos.

"Claramente, las personas que no tienen seguro de salud obtendrán menos servicios que las personas que tienen cobertura", apuntó Greg Scandlen, fundador del Consumers for Health Care Choices, con sede en Maryland. "La injusticia real sería si los no asegurados obtuvieran el mismo nivel de atención que las personas que pagan seguros", apuntó.

Scandlen considera que las personas tienen que ser responsables de sus costos de atención de salud. Esto incluye compartir los costos y cuentas de ahorros para atención de salud. Y la mejor manera de que más personas tengan cobertura es haciéndola más asequible, afirmó.

"El problema es una excesiva dependencia de pagos de terceros", aseguró Scandlen. "En vez de ello, deberíamos entregar el dinero a los pacientes y dejarlos tomar sus decisiones de atención de salud", aconsejó. "Siempre se necesitará seguro para las cosas importantes. Pero para los gastos ordinarios, un sistema de pagos de terceros es poco económico, burocrático e ineficiente".

Otro experto ofreció una solución distinta.

Jay Bhatt, presidente nacional de la American Medical Students Association, considera que la respuesta yace en un sistema de un pago único, en el cual el gobierno ofrece atención de salud universal. "Lo que necesitamos es un plan de salud que ofrezca atención de salud básica de alta calidad a todas las personas del país, con énfasis en los servicios de prevención", afirmó.

Más información

Para más información sobre el acceso a la atención, visite la U.S. National Coalition on Health Care.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ