See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Ignorar los riesgos de ataque cardiaco y apoplejía cuesta miles de millones

Los fumadores, los hipertensos, los que tienen el colesterol alto y no han sido tratados recargan el sistema fiscal

JUEVES 2 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Cuando los estadounidenses no se tratan los factores de riesgo de ataque al corazón y apoplejía, el costo no es sólo humano sino también fiscal.

Un estudio reciente reveló que el aumento en la aparición de apoplejías mortales y ataques al corazón causados por factores de riesgo no tratados, como la hipertensión, el colesterol alto y el tabaquismo le cuesta a la sociedad miles de millones de dólares al año.

Los factores de riesgo ignorados que llevan a un primer ataque cardiaco mortal o a una apoplejía cuestan en los Estados Unidos más de trece mil millones de dólares cada año en costos hospitalarios y en salarios pagados a personas desempleadas. Además, los siguientes ataques cardiacos y apoplejías que resultan mortales cuestan otros 13 mil millones de dólares anuales, según el informe que aparece en la edición en línea del 2 de septiembre de Stroke.

"Observamos la carga financiera que enfrentamos en los Estados Unidos como consecuencia de un control inadecuado de la presión alta, el colesterol alto y el tabaquismo", afirmó el Dr. Adnan I. Qureshi, profesor de neurología y neurociencias del Centro de Investigación sobre la Apoplejía Zeenat Qureshi de la Universidad de Medicina y Odontología de Nueva Jersey.

El equipo de Qureshi recolectó datos sobre unos 15,000 sujetos que participaron en el Second National Health and Nutrition Examination Mortality Follow-up Study de 1976 a 1980 o en el National Health and Nutrition Examination Study, de 1999 a 2000.

Los pacientes se dividieron en seis grupos. Los investigadores comenzaron con aquellos que controlaban los factores de riesgo inadecuadamente y no tenían antecedentes de ataque cardiaco o apoplejía, aquellos con un sólo factor de riesgo controlado inadecuadamente y sin antecedentes de ataque cardiaco o apoplejía y aquellos con dos o más factores no controlados y sin antecedentes de estos eventos.

Además, observaron pacientes con una historia de ataque cardiaco y apoplejía que tampoco tenían los factores de riesgo adecuadamente controlados, pacientes con una historia de ataque cardiaco y apoplejía y un factor de riesgo inadecuadamente controlado y pacientes con una historia de dos o más factores de riesgo inadecuadamente controlados.

Durante los 13 años de seguimiento, 565 personas murieron por causa de ataques cardiacos y 126 murieron por apoplejías. El grupo de Qureshi calculó la proporción de eventos cardiovasculares mortales que podrían haber sido evitados si los factores de riesgo de ataque cardiaco y apoplejía se hubieran controlado.

Entre aquellos pacientes que no tenía una historia previa de ataque al corazón o apoplejía pero que tenían dos o más factores de riesgo inadecuadamente controlados, la carga fiscal para la sociedad ascendía a $13.2 miles de millones anuales, aseguró Qureshi.

"Si se observa a los pacientes que han tenido un evento cardiovascular anterior y que tenían un factor de riesgo inadecuadamente controlado, la pérdida financiera llegaba a $6.2 mil millones. Si eran dos o más los factores de riesgo, la pérdida financiera en la que se habría incurrido alcanzaría $7.4 mil millones.

Tener estos datos justifica los intensos esfuerzos para monitorear los factores de riesgo cardiaco y para implementar estrategias que mejoren el cumplimiento del tratamiento y aumenten la frecuencia de los exámenes para detectar factores de riesgo, sostuvo Qureshi.

Para aquellos que habían tenido un ataque al corazón o una apoplejía, Qureshi sugiere que los medicamentos sean subsidiados para reducir la carga financiera de los pacientes y hacer que su cumplimiento sea más adecuado. Para quienes no habían sufrido de ataques al corazón o apoplejías, debería haber más esfuerzos por identificar sus factores de riesgo, recomendó.

"Los pacientes necesitan reconocer que si no se controlan la presión arterial, que si su colesterol es alto y que si además siguen fumando, habrá un precio muy alto que pagar", advirtió Qureshi. "Se está jugando con un aumento de casi seis veces en el riesgo de muerte por un evento cardiovascular".

"Este estudio documenta lo que ya ha sido ampliamente reconocido, que seguimos haciéndolo mal, que no estamos controlando algunos de los factores de riesgo más básicos", aseguró el Dr. Lawrence M. Brass, profesor de neurología, epidemiología y salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

Brass señaló que, en los Estados Unidos, apenas el 25 por ciento de los pacientes con presión alta tienen la situación bajo control. "En un país que invierte $1.1 billones en el cuidado de la salud, el hecho de que tengamos un porcentaje de éxito tan bajo para controlar uno de los factores de riesgo más potente es una vergüenza", se lamentó. "Algo falla en un sistema así".

"El costo de no tratar la presión, el colesterol, o el tabaquismo es verdaderamente sorprendente", añadió Brass. "La gente dice que no hay suficiente dinero para darle medicinas a todos los que las necesitan. Este artículo sostiene que no nos podemos dar el lujo de no hacerlo".

Más Información

La American Heart Association puede darle más información sobre prevención de ataques al corazón y apoplejías cerebrales.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Adnan I. Qureshi, M.D., professor, neurology and neurosciences, Zeenat Qureshi Stroke Research Center, University of Medicine and Dentistry of New Jersey, Newark; Lawrence M. Brass, M.D., professor, neurology, epidemiology and public health, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Sept. 2, 2004, Stroke online
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.