Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Las primas de seguro aumentan vertiginosamente

Un informe halla que las primas han aumentado en 30 por ciento, a pesar de que los ingresos apenas lo han hecho en 3

MARTES 29 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente revela que las primas de seguro de salud ofrecido por el empleador se han incrementado dramáticamente a un ritmo que supera los aumentos salariales en los EE.UU. desde 2000.

Según el análisis de las estadísticas gubernamentales que publica la Robert Wood Johnson Foundation (RWJF) el martes, la cantidad promedio que los empleados deben pagar anualmente para cobertura de su familia aumentó en 30 por ciento entre 2001 y 2005. Durante ese tiempo, lo ingresos aumentaron apenas en 3 por ciento.

"En todo el país, los costos de las primas de seguro están aumentando diez veces más rápido que los ingresos, señaló Michael Berman, vocero de la RWJF. "En algunas regiones, la brecha es aún mayor. Entonces, lo que hemos tratado de hacer con este informe es resaltar para los líderes de este país lo que las familias ya saben, que cada vez es más difícil pagar por un seguro de salud en los EE.UU.".

El informe es un análisis estado por estado de los costos de cobertura en salud relacionados con el ingreso realizado por el State Health Access Data Assistance Center (SHADAC), parte de la facultad de salud pública de la Universidad de Minnesota en Miniápolis.

Fue publicado como parte del lanzamiento de la "Cover the Uninsured Week" (semana para la cobertura del no asegurado), un esfuerzo no partidista de la organización para aumentar la concienciación sobre los asuntos relacionados con la cobertura del seguro, que ya va en su sexta versión anual. La campaña consistirá de ferias de la salud, seminarios sobre seguros de salud, eventos de prensa y programas de extensión comunitaria por todo el país, todo financiado por la RWJF.

La RWJF anota que, actualmente, 47 millones de estadounidenses no tienen seguro, entre los cuales casi 9 millones son niños.

En 2007, se estimó que los costos sanitarios nacionales han aumentado en 6.9 por ciento, dos veces la tasa de inflación, según la National Coalition on Health Care (NCHC), una organización sin fines de lucro. Aunque la RWJF anota que los gastos de atención de la salud corresponden ahora al 16 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país, la NCHC proyecta que para 2016, la cifra aumentará a 20 por ciento.

De manera similar, el NCHC indica que en 2007, las primas de seguros de salud del empleador también aumentaron al doble de la tasa de inflación en 6.1 por ciento.

El informe de la RWJF se basa en datos obtenidos de las encuestas de cohortes sobre gastos médicos de la U.S. Agency for Healthcare Research and Quality, realizadas entre 2001 y 2005. Los investigadores del SHADAC también analizaron cifras del U.S. Census Bureau recolectadas entre 2001 y 2007.

Las comparaciones entre primas e ingresos del estudio demuestran que los empleados que tienen cobertura en salud en realidad no están pagando una mayor proporción de sus primas familiares totales desde 2000 y continuaron sobrellevando el 24 por ciento del costo total.

Sin embargo, el informe indica que entre 2001 y 2005, hubo un aumento nacional de 30 por ciento en lo que los empleados debían pagar por cobertura familiar, lo que implica un gasto de bolsillo anual promedio de $664 adicionales. En total, el empleado promedio debe desembolsar $2,585 por cobertura familiar.

Los residentes de algunos estados en realidad experimentaron aumentos en las primas superiores al promedio. Los estados más afectados fueron Oklahoma, Idaho, Texas, Oregón and Pensilvania.

En comparación, el ingreso promedio entre los estadounidenses que pagaban pólizas familiares aumentó apenas en 3 por ciento (unos $1.250) durante el mismo periodo.

Los empleadores, entretanto, han visto su proporción del gasto de bolsillo por familia aumentar en 28 por ciento a un promedio de $8,143 en 2005. El resultado fue En comparación con 2001, 30,000 empleadores menos ofrecieron cobertura en salud para sus empleados en 2005, lo que significa que más de 4 millones menos de trabajadores del sector privado tienen trabajos que ofrezcan beneficios en salud.

"No pretendemos señalar a nadie como culpable", aseguró Berman. "Los empleadores están pagando más, los empleados están pagando más y los costos se están saliendo del control de todos. Entonces, todos necesitamos reformas para abordar el asunto de los costos y aumentar la cobertura. Para este momento, uno de cada seis estadounidenses no tiene seguro, lo cual nos recarga a todos".

Mark V. Pauly, profesor de economía de la salud de la facultad de administración de negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia, aseguró que considera que el informe presenta un problema muy complejo sin dar suficientes detalles.

"El estado de los seguros de salud en este momento es bastante aterrador", dijo. "Particularmente, si usted es un trabajador independiente o tiene un negocio pequeño. El seguro de salud ha estado superando al ingreso o al PIB desde el paso a Medicare en 1965. Es lo mismo de siempre. Y me parece que este informe está haciendo parecer las cosas peor recientemente de lo que realmente están".

"Uno de los principales enigmas", explicó Pauly, "es que el costo del seguro ha aumentado con el aumento del gasto en salud, sobre todo por el desarrollo de tecnología médica nueva, en especial medicamentos, lo que, hasta donde sabemos, es un gasto que vale la pena".

"Entonces, la historia, con mayor precisión", dijo, "es que aunque la velocidad con la que aumenta el costo del seguro en realidad ha disminuido un poco en el último par de años, pues en algún momento entre 2000 y 2005, las primas de seguro aumentaron más de lo usual, sobre todo en los precios de los medicamentos de venta con receta. Antes de eso, en general los medicamentos recetados no estaban cubiertos. Entonces, no se puede ganar perdiendo, porque, antes de eso, la gente tenía que pagar por sus recetas de su propio bolsillo.

"Entonces, el problema es que los consumidores realmente quieren esos beneficios", aseguró Pauly. "Pero tienen un precio que los hacen particularmente difíciles de alcanzar para las personas de bajos ingresos. Entonces, lo que tenemos es un sistema insostenible y necesitamos encontrar una mejor manera de tomar decisiones sobre la atención de la salud. No va a ser nada fácil".

Más información

Para más información sobre los costos del seguro de salud, visite la National Coalition on Health Care.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Michael Berman, spokesperson, Robert Woods Johnson Foundation, Princeton, N.J.; Mark V. Pauly, Ph.D., professor, health economics, The Wharton School, University of Pennsylvania, Philadelphia; April 27-May 3, 2008, report, "Cover the Uninsured Week"
Consumer News in Spanish