Lo que la reforma a la atención de la salud significa para usted

Los expertos sopesan sus efectos sobre los asegurados, los no asegurados, los adultos jóvenes y mayores, y más

MARTES, 23 de marzo (HealthDay News/DrTango) -- Desde la aprobación histórica del proyecto de ley de reforma a la atención de la salud de la Cámara de Representantes de los EE. UU. el domingo, y la firma del Presidente Barack Obama dos días después, muchos estadounidenses continúan preguntándose qué tiene que ver con ellos.

La nueva legislación amplía la cobertura a los no asegurados, por supuesto, aunque otros grupos de consumidores también resultarán afectados, como los adultos mayores y las personas que tengan seguros de salud financiados por sus empleadores.

Por ley, se exigirá a la mayoría de los estadounidenses que actualmente no están asegurados que adquieran un seguro, generalmente por medio de uno de los intercambios de seguro administrados por el estado.

Obama firmó la medida de reforma a la atención de la salud al medio día del martes, mientras que otro proyecto que contenía cambios y mejoras a la legislación espera acción del Senado.

La oposición republicana ya ha presentado proyectos de ley para contrarrestar el paquete de reforma a la atención de la salud y los fiscales generales del estado están cuestionando la legalidad de un nuevo mandado federal que exige que la mayoría de los ciudadanos estadounidenses cuenten con seguro médico.

HealthDay consultó a expertos que tenían puntos de vista muy diversos acerca de su opinión sobre lo que la legislación implica para los consumidores. A continuación sus comentarios:

Personas que tienen seguro salud financiado por el empleador

Durante su campaña por la reforma a la salud, Obama insistió en que, si le gustaba su plan de salud, podían conservarlo.

Sara Collins, vicepresidenta del Programa de Seguro de Salud Asequible del Commonwealth Fund de la ciudad de Nueva York, aseguró que esto continúa siendo cierto para las personas que obtienen cobertura de seguro de salud de un empleador de gran tamaño. "En este momento, si usted cuenta con un plan financiado por su empleador, las cosas no van a cambiar mucho", señaló.

La gente que obtiene sus beneficios de empleadores menores, sin embargo, podría encontrarse con algunos cambios. La Oficina de Presupuesto del Congreso (Congressional Budget Office, CBO) calculó que entre 8 y 9 millones de personas, la mayoría trabajadores de bajos ingresos y quienes trabajan para empleadores pequeños, podrían perder su cobertura financiada por el empleador como resultado de la legislación.

La razón es que "habrá verdaderos incentivos económicos para pasar empleados de ingresos promedio y bajos" a los recientemente creados 'intercambios' de seguro médico", señaló John C. Goodman, presidente del Centro Nacional de Análisis de Políticas de Dallas y partidario de reformas de de libre mercado.

Los no asegurados

La legislación extiende el seguro médico al 94 por ciento de los estadounidenses que no sean de la tercera edad. Esto quizá no sea una cobertura universal, pero reducirá la cantidad de no asegurados en 32 millones para 2019, según el análisis de la CBO.

Collins describió las dos maneras en que la gente puede obtener cobertura subsidiada. Una forma es expandir la elegibilidad para Medicaid a cerca de $30,000 para una familia de cuatro. La otra manera es subsidiar la cobertura privada por medio de los nuevos intercambios de seguro. Las familias cuyos ingresos estén entre $30,000 y $88,000 al año deberían ser elegibles para estos subsidios.

Adultos jóvenes

Cerca del 30 por ciento de los adultos jóvenes actualmente no tiene seguro, señaló Collins. Para ayudar a cerrar esta brecha en la cobertura, los legisladores incluyeron una cláusula en el paquete de reforma a la salud que permite a los adultos jóvenes permanecer en los planes de seguro de sus padres hasta los 26 años. Esa medida, que entra en vigencia este año y cuenta con apoyo bipartidista, debería ayudar a cerrar la brecha en el aseguramiento, anotó.

"Tengo la corazonada de que el beneficio para adultos jóvenes será muy popular", comentó Collins. "No hay restricciones al ingreso, así que esto realmente aborda lo que las familias de todos los tipos de ingresos realmente enfrentan con adultos jóvenes".

Goodman estuvo de acuerdo en que la extensión de la cobertura es algo bueno para los adultos jóvenes enfermos, pero dijo que exigirle a las aseguradoras que acepten a todos los solicitantes y que cobren tarifas similares, independientemente del riesgo para la salud, resultará en el menoscabo del mercado de seguros individuales.

Según él, "si usted es un adulto joven y está comprando su propio seguro, esto va a ser desventajoso para usted porque las primas van a aumentar mucho".

Personas con afecciones preexistentes

A partir de este año, los pacientes de afecciones preexistentes a quienes se ha negado cobertura y no han estado asegurados durante seis meses serán elegibles para cobertura subsidiada por medio de un programa nacional de fondos comunes de alto riesgo. El fondo común se convierte en resolución temporal hasta que los intercambios de seguro estén funcionando completamente, aseguró Collins.

Y para 2014, los aseguradores no podrán cobrarle a los individuos y a los negocios pequeños primas más altas ni negar cobertura por afecciones preexistentes.

Aunque los grupos de salud celebraron los cambios, Goodman opinó que las nuevas reglas podrían crear problemas para las aseguradoras si la gente no entra al mercado (y paga multas por no tener seguro) hasta que enferme. "La multa es bastante baja, comparada con el costo del seguro", explicó.

Beneficiarios de Medicare

La legislación contiene varias mejoras a Medicare Por ejemplo, los adultos mayores actualmente comparten el costo de los servicios preventivos, pero, a partir de 2011, esas pruebas y tratamientos estarán completamente cubiertas.

La conocida brecha en la cobertura de la Parte D de Medicare, llamada el "hueco de la rosquilla", también será eliminada para 2020. Actualmente, muchos necesitan pagar las facturas de la brecha en la cobertura, que comienza cuando el beneficiario ha gastado $2,830 en medicamentos y sólo termina después de que los costos de los medicamentos superen $6,440. Como parte de la nueva legislación, los adultos mayores que alcancen la brecha de la cobertura en 2010 serán elegibles para un descuento de $250.

Sin embargo, la legislación también reduce los subsidios a planes privados de seguro que atienden a los adultos mayores, los llamados planes "Medicare Advantage". Goodman sostuvo que los resultados de esas reducciones podrían convertirse en la peor pesadilla de la administración de Obama.

"Justo antes de votar en noviembre, los adultos mayores estarán recibiendo cartas de las aseguradoras para informarles que su plan será cancelado y que tendrán que volver al Medicare tradicional", predijo.

Más información

Para leer la ley de reforma a la salud y los cambios aprobados por la Cámara de Representantes, visite el Comité de Reglas de la Cámara (House Rules Committee).


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Sara R. Collins, Ph.D., vice president, Affordable Health Insurance Program, The Commonwealth Fund, New York City; John C. Goodman, Ph.D., president, National Center for Policy Analysis, Dallas
Consumer News in Spanish