See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Seguro privado de salud difícil de conseguir y costoso

Informe encuentra que estos planes están fuera del alcance de la mayoría de estadounidenses

JUEVES 14 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Casi nueve de cada 10 estadounidenses que buscan un seguro privado de salud nunca compran un plan y uno de cada cinco que hacen su solicitud son rechazados o se les cobra más debido a dolencias preexistentes, según encuentra un informe reciente.

Además, dos de cada cinco que compraron planes privados con deducibles altos descubrieron más tarde que algunos de sus costos médicos no estaban cubiertos por su plan, según datos publicados el jueves por la organización sin fines de lucro The Commonwealth Fund.

El informe llega en un momento en que la cantidad de estadounidenses sin seguro es más alto que nunca. Una cifra sin precedentes de 46.6 millones de estadounidenses, el 15.9 por ciento, no tenía seguro de salud en 2005, en comparación con 45.3 millones ó 15.6 por ciento en 2004, según cifras recientes de la Oficina de censos de los EE.UU.

"Queríamos ver cuál era la experiencia de la gente en el mercado del seguro privado de salud", afirmó la autora principal del estudio, Sara Collins, vicepresidenta asistente de Commonwealth Fund. "Realmente no se tienen muchas opciones fuera del sistema basado en el empleador".

Cuando las personas pierden su cobertura de atención sanitaria, muchas acuden al seguro privado. Pero, informó Collins, demasiadas encuentran que los planes privados no se pueden obtener o costear.

"Muy pocas personas que intentan comprar cobertura en el mercado individual terminan en realidad adquiriéndola", afirmó.

"Además, las personas que tienen planes privados dan a sus planes calificaciones más bajas que las personas con planes basados en el empleador", añadió.

Por otra parte, es más probable que las personas que tengan planes de salud de deducible alto, ya sean privados o basados en el empleador, retrasen la atención sanitaria o no compren medicamentos recetados, apuntó Collins. Además, con frecuencia incurren en altas deudas médicas y a veces usan sus tarjetas de crédito para pagar su atención médica. Ese es en particular el caso entre las familias de bajos ingresos, que están en riesgo especialmente, encontró el informe.

"Las personas que tienen seguros privados gastaron mucho más de sus ingresos en la atención sanitaria", aseguró Collins. De hecho, el 40 por ciento de los que tenían deducibles de más de $1,000 tenían cuentas médicas por servicios no cubiertos por su seguro, en comparación con el 19 por ciento de los que tenían deducibles menores de $500.

El equipo de Collins encontró que el 89 por ciento de los adultos en edad de trabajar que investigaron sobre cobertura en el mercado individual durante los últimos tres años nunca compraron un plan. De éstos, el 58 por ciento afirmó que fue difícil o imposible encontrar una cobertura que pudieran pagar.

El 21 por ciento de los que sí enviaron una solicitud a un plan privado afirmaron que fueron rechazados, que les cobraron un precio mayor debido a una dolencia médica preexistente, o que tenían un problema de salud que los excluía de la cobertura, encontraron los investigadores.

Collins apuntó que consideraba que el seguro privado podía ser aún una buena opción para las personas que buscaban seguro de salud.

"Lo que en realidad debemos hacer es abrir nuevas formas de cobertura grupal para personas que pierden su cobertura basada en el empleador", señaló. "Podríamos, por ejemplo, abrir el Programa de beneficios de salud de empleados federales o expandir Medicaid o Medicare".

Sin tales cambios, afirmó Collins, espera que los costos de los seguros de salud continuarán en aumento.

"De lo que tenemos que preocuparnos es del efecto que esto tendrá sobre la capacidad de las personas para obtener la atención sanitaria que necesitan", declaró.

Una experta culpó a la regulación gubernamental por el alto costo de los seguros privados.

"Si deseamos resolver el problema del acceso a la atención de salud y al seguro de salud, debemos encontrar una manera de controlar los costos", recomendó Grace-Marie Turner, presidenta del Galen Institute, un grupo de asesoría que defiende un método de libre mercado para el sector de la atención de la salud.

Afirmó que eliminar las reglas y regulaciones gubernamentales que aumentan el costo de la cobertura ayudaría a millones de personas a poder pagarla.

"Abrir el sector de la salud a una competencia verdadera le brindaría a los consumidores más opciones para una cobertura asequible", aseguró Turner. "La respuesta no es más intromisión del gobierno, sino un mercado competitivo que le permitirá a los consumidores forzar a las aseguradoras y a los proveedores de atención médica a ofrecer más opciones y mayor valor".

Un representante del sector hizo pronunciamientos acres sobre el nuevo informe.

"Se lo están inventando. Son estadísticas inventadas que no tienen credibilidad", afirmó Greg Scandlen, fundador de Consumers for Health Care Choices, un grupo de presión política del sector de la atención médica.

"En la mayoría de casos, la cobertura individual es asequible", añadió. "No es barata, pero es asequible".

Más información

Para más información sobre los seguros de salud, visite Families USA.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Sara Collins, assistant vice president, Commonwealth Fund, New York City; Greg Scandlen, founder, Consumers for Health Care Choices, Hagerstown, Md.; Grace-Marie Turner, president, Galen Institute, Alexandria, Va.; Sept. 14, 2006, Commonwealth Fund report
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined