See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Lidiar con el estrés de temporada

Experto ofrece algunos consejos

Martes, 23 de diciembre (HealthDayNews) -- El estrés de la Navidad puede hacer sentir a una persona tan incómoda como una nuez tostándose en el fuego.

Balancear las compras navideñas, la socialización y los viajes con las demandas normales del trabajo, la escuela y la familia puede ser demasiado para algunos. Hasta el clima invernal puede causar estrés a algunos.

El estrés es único en el individuo y una situación que cause estrés a una persona pudiera no afectar a otra, dijo en una declaración Fred Newton, profesor y director de servicios de consejería en Kansas State University.

La capacidad de lidiar con el estrés también varía de persona a persona.

"No es sólo el nivel de actividad; es la actitud acerca de esto. Todos tenemos una forma única de lidiar con el estrés. Algunas personas se vuelven pasivas; se tornan indiferentes", explicó Newton.

Otras personas podrían tornarse ansiosas o nerviosas y otras irritables o temperamental. El estrés puede causar síntomas cognitivos y de comportamiento tales como atención o concentración pobres, inculpación de otros y pobre solución de problemas. Las personas que sienten estrés podrían también experimentar un cambio en el nivel de actividad, la pérdida de apetito, el aumento de consumo de alcohol o el aislamiento.

Otros síntomas del estrés incluyen fatiga, apretar los dientes, dolores de cabeza, musculares y de las coyunturas. Cuando el estrés se presenta, el sistema inmunitario podría estar comprometido y una persona podría desarrollar enfermedades relacionadas con el estrés.

Newton ofrece algunas formas simples de reducir los efectos de estrés diario:

  • Respira diafragmáticamente. Coloca una mano en el estómago, justo debajo el ombligo. Cuando respires tu mano debe retirarse el cuerpo. Cuado exhales debe moverse hacia el cuerpo. Enfoca tu atención, en el movimiento de la mano. Puedes hacer este ejercicio parado, sentado o acostado.
  • Suéltate. Sonríe y haz que tus ojos brillen. Luego, haz una respiración profunda. Mientras exhalas, deja que la mandíbula cuelgue, los hombros se suelten, y al frente se suavice. Hazlo de nuevo.
  • Vive el presente. Muchas personas se preocupan por cosas que en realidad nunca pasan o cosas que ya han pasado. Necesitas recordarte que la realidad consiste de sólo un momento: el presente. Repite cuantas veces lo necesites en el día: ¿Dónde estoy? Aquí. ¿Qué tiempo es? Ahora.
  • Libera tensión. Enfatiza la diferencia entre sostener la tensión en tu cuerpo y dejarla ir. Dobla los dedos de tus pies hacia arriba como si fueras a tocar las espinillas. Sostenlos mientras tensas las caderas, las nalgas y los puños. Haz una respiración profunda y sostenla mientras aprietas la mandíbula y cierras los ojos. Sostén la tensión por cinco segundos. Luego, suéltala de repente. No reposes. Siente la tensión abandonar el cuerpo mientras exhalas.
  • Elige un lugar de relajación. Comienza con unas pocas respiraciones de relajación. Luego, con tus ojos cerrados, crea en tu mente un lugar ideal para relajarte Montañas, playa, pradera o parque. Puede ser un lugar o imaginado. Visualízate disfrutando con comodidad este lugar. Una vez lo hayas creado, búscalo cuando necesites relajarte.
  • Calienta tus manos. Visualiza tus manos como calientes y relajadas. Por ejemplo, pueden imaginar un balde de agua caliente, cerca de una fogata o en un par de guantes calientes.

Más información

Aquí puedes aprender más acerca de lidiar con el estrés.

Fuentes: Kansas State University, comunicado noticioso, diciembre de 2003
Consumer News in Spanish