Envenenamiento de alimentos aumenta la preocupación por la seguridad

Empleado de supermercado rocía pesticida en carne molida

Jueves, 8 de mayo (HealthDayNews) -- En un episodio que expone una falla en la seguridad de los alimentos en Estados Unidos, más de 90 personas se enfermaron a comienzos del año cuando un empleado de supermercado roció casi 200 libras (90.7 kg) de carne molida con un pesticida construido a base de nicotina.

Nadie murió, aunque una persona llegó a la sala de urgencias con problemas del corazón en el incidente que ocurrió en una tienda Family Fare en Grand Rapids, Michigan, a finales de año.

Un informe sobre el incidente aparece en Morbidity and Mortality Weekly Report del Viernes, publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Autoridades federales han acusado a Randy Jay Bertram de envenenar deliberadamente la carne, de acuerdo con WOOD, una estación de televisión de Grand Rapids. Bertram fue descrito como un "empleado disgustado" que buscaba venganza del supermercado, según la estación televisiva.

Las autoridades dijeron que Bertram utilizó una sustancia llamada Black Leaf 40 con una alta concentración de nicotina. Las sustancia fue prohibida en los Estados Unidos a comienzos de los 1990 debido a su toxicidad.

El doctor Matthew Boulton, epidemiólogo del estado de Michigan, dijo que el caso subraya la dificultad que los funcionarios de salud enfrentan en mantener el orden en el suministro de alimentos de la nación al detal.

"Sistemas de vigilancia pueden ciertamente alertarnos de contaminaciones infecciosas y podemos intervenir con rapidez. Pero en una situación como esta, sería difícil para los funcionarios de salud pública, Realizar algo diferente. Es muy difícil para nosotros controlar actos maliciosos", comentó Boulton, coautor del informe del jueves de los CDC.

El 11 de septiembre de 2001, los ataques terroristas y las cartas con ántrax un mes después forzó a los funcionarios de seguridad alimentaria a apoyar la seguridad del suministro de alimentos en el país.

Steven Cohen, un portavoz del Servicio de Inspección y Seguridad de los Alimentos del Departamento de Agricultura de EE.UU., señaló que la agencia ha "mejorado nuestro sistema de monitoreo considerablemente" desde el 11 de septiembre. Inspectores hoy día evalúan carne de res y de pollo para "cosas que no esperarías encontrar" en ellas, aunque Cohen no quiso mencionar los nombres de estos agentes peligrosos.

La USDA (siglas en inglés del Departamento de Agricultura de EE.UU.) tiene la autoridad de evaluar los productos en los anaqueles del supermercado, añadió Cohen. Sin embargo, la agencia cree que sus acciones cumplen con la mayoría de los productos a nivel de producción.

Esta semana, la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA) propuso dos nuevas regulaciones que se considera que protegerán al suministro de alimentos de una amenaza terrorista.

Una de las reglas requeriría que los fabricantes de alimentos, procesadores, empacadores, distribuidores, receptores, arrendadores e importadores mantengan expedientes de dónde provienen los productos y a dónde son enviados. Estos récord servirán como bitácora de la procedencia del ítem del alimento y permitirá los inspectores saber quién tuvo control del mismo y cuándo.

La segunda regla dará a la FDA mayor autoridad para detener ítem de alimentos sospechosos. La política no cubre alimentos bajo supervisión de la USDA, que incluyen carne de res, pollo y productos de huevos.

Carl Winter, director del programa FoodSafe de la Universidad de California en Davis, sostuvo que los estadounidenses disfrutan de alimentos relativamente seguros antes de las acciones inspiradas por el 11 de septiembre. "Creo que estamos en el mismo lugar ahora", argumentó.

Winter cree que los procesadores de alimentos ha hecho avances en asegurar sus plantas, pasos que podrían proteger a los consumidores contra ataques intencionales. Pero "en la medida en que las personas están involucrada en nuestro sistema, existe el potencial para errores o para actos maliciosos. Creo que esto es algo con lo que tenemos que vivir".

Afortunadamente, dicen los expertos, los incidentes de sabotaje malicioso a gran escala con los suministro de comida son raros. El informe del CDC cita sólo dos casos previos, incluyendo un salad bar en Oregon contaminado con salmonela.

Más información

Para encontrar más acerca de la seguridad en los alimentos, visita la Administración Federal de Drogas y Alimentos o la Asociación para la Educación de la Seguridad en los Alimentos

Fuentes: Matthew Boulton, M.D., MPH, epidemiólogo estatal, Departamento de Salud Comunitaria de Michigan, Lansing; Steven Cohen, portavoz, Servicios de Inspección y Seguridad en los Alimentos del USDA, Washington, D.C.; director, FoodSafe, Universidad de California, Davis; 9 de mayo de 2003, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Morbidity and Mortality Weekly Report
Consumer News in Spanish