Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La violencia mundial reclama 1.6 millón de vidas

Los suicidios representan la mitad de la muertes, sostiene la OMS

Jueves, 3 de octubre (HealthDayNews) -- Más de 1.6 millón de personas al año, ó 4,400 cada día, sufren de muertes violentas, y por consiguiente prevenibles, alrededor del mundo, de acuerdo con un nuevo informe realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un tercio de las muertes son asesinatos, una quinta parte, el resultado de la guerra y conflictos nacionales. Pero la mitad de las muertes son suicidios, uno casi cada 40 segundos. Millones de personas cargan con cicatrices físicas o emocionales del abuso que no es fatal. La gran mayoría de los actos violentos se cometen en secreto y no se reportan.

"Aunque las imágenes del terrorismo, la guerra y la agitación civil impregnan nuestra visión mundial, sabemos muy poco de los millones de niños, adolescentes, mujeres y hombres quienes sufren en silencio de abuso y negligencia", emitió el doctor Gro Harlem Brudtland, el director general de la OMS, en un discurso hoy acerca del documento.

"Sufren en lugares que deberían ofrecerles el mayor sentido de seguridad y pertenencia: sus hogares, escuelas, lugares de trabajo y las calles de sus comunidades. Detrás de las puertas cerradas, la violencia toca de una forma o de otra los países y comunidades más seguros", dijo.

Nelson Mandela, el una vez encarcelado líder de Sur Africa, escribió en un prólogo al informe que "la seguridad no sólo ocurre: es el resultado del consenso colectivo y la inversión pública".

El informe evaluó la violencia en general, así como su impacto en grupos específicos, como los jóvenes, los ancianos y las mujeres.

En el 2000, por ejemplo, la violencia reclamó las vidas de casi 200,000 jóvenes. Para cada uno de esas muertes violentas, de 20 a 40 jóvenes son lesionados por peleas, intimidaciones y otras formas de agresión. Muchas veces, la embriaguez es en parte culpable de la violencia y sus consecuencias.

La violencia reclama 14 por ciento de los hombres entre las edades de 15 y 44 años, y 7 por ciento de las mujeres en ese grupo de edades.

Según han reportado otros informes de violencia, las mujeres son particularmente vulnerables a recibir abuso en sus hogares. Casi una de cada dos mujeres asesinadas muere a manos de sus esposos o de un novio actual o pasado, y en algunos países este porcentaje es aún mayor.

El abuso sexual también es alarmantemente común, de acuerdo con el informe, que reclama que una de cada cuatro mujeres a nivel mundial será abusada sexualmente en su vida, y un tercio de las féminas pasarán por una iniciación forzada al sexo. La mayoría de las mujeres abusadas lo son más de una vez.

Casi 6 por ciento de los ancianos son víctimas de abuso violento en el mundo. Las personas de 75 años o más también tienen tres veces el índice de suicidios que las personas de 15 a 24 años, según el informe. Los hombres se suicidan tres veces más que las mujeres.

Europa Oriental tiene el índice más alto de suicidio, mientras que América Latina y algunas naciones de Asia tienen la menor incidencia.

Los informes singularizan al siglo XX como una era particularmente violenta. Durante ese tiempo, 191 millones de personas murieron en la guerra o en conflictos bélicos, incluyendo dos guerras mundiales y exterminios en la Unión Soviética y China. Más de la mitad eran civiles.

El saldo económico en las naciones está duplicándose, situación en la cual algunos países gastan hasta 5 por ciento de su producto interno bruto solamente en consecuencias de salud.

El informe hace un llamado a los países para encaminar recursos hacia la prevención de la violencia en todos los grupos de personas, pero en especial en los pobres del mundo. Reforzar los tratados de derechos humanos, tomar medidas severas en cuanto al comercio internacional de drogas y armas, y fortalecer los programas de prevención de violencia ayudaría, afirma el reporte.

Los Estados Unidos se encuentra entre los peores ofensores del mundo cuando se trata de ciudadanía violenta, dijo Jane Grady, directora auxiliar del Centro para el Estudio y la Prevención de la Violencia de la Universidad de Colorado. Gran parte del problema se debe al fácil acceso de pistolas, agregó.

Grady sostuvo que el siglo XXI parece ser un poco más benigno que en los últimos cien años, gracias en parte a leyes de armas más estrictas. "La mortandad parece estar disminuyendo", manifestó. Pero las violentas gangas de jóvenes siguen siendo populares y los adolescentes todavía son propensos a la agresión. "No ha desaparecido", dijo.

"Esto es un asunto muy importante con números muy grandes", expresó la doctora Patricia Salber, cofundadora de Doctores para una Sociedad Libre de Violencia, un grupo sin fines de lucro de San Francisco. "Dada la magnitud del problema que la OMS nos ha documentado, necesitamos tener una respuesta de magnitud similar", añadió Salber. "Los programas de prevención de violencia necesitan colocarse en un sitial que tenga la misma clase de credibilidad que tienen los programas de prevención de malaria".

Qué hacer

Para más sobre el informe, visita la Organización Mundial de la Salud. Para más sobre la prevención de la violencia, visita el Centro para el Estudio y la Prevención de la Violencia de la Universidad de Colorado.

Fuentes: Jane M. Grady, directora auxiliar, Centro para el Estudio y la Prevención de la Violencia, Universidad de Colorado, Boulder; Patricia Salber, M.D., M.B.A., cofundadora, copresidenta, Doctores para una Sociedad Libre de Violencia, San Francisco; 3 de octubre de 2002, presentación, Organización Mundial de la Salud
Consumer News in Spanish