a person smoking
Adobe Stock

LUNES, 8 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Menos personas intentaron dejar de fumar cuando comenzó la pandemia de la COVID-19, y esto continuó durante al menos un año, según un nuevo estudio de EE. UU.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) detalló la conducta de tabaquismo durante la pandemia en el informe, al mismo tiempo que enfatizó la forma de volver a implicar a los fumadores en las campañas de cesación del tabaquismo.

"La cesación del tabaquismo es una urgente prioridad de salud pública, dado que fumar es asocia con un mayor riesgo de resultados graves con la COVID-19 y al menos 12 tipos de cáncer", advirtió la autora principal la Dra. Priti Bandi, científica principal de investigación de vigilancia de los factores de riesgo y la detección de la sociedad.

"Es esencial volver a implicar a las personas que fuman en intentos serios de dejar de fumar, si se toma en cuenta que el fumador típico intenta dejar de fumar seis veces, en promedio, antes de tener éxito", añadió Bandi en un comunicado de prensa de la sociedad.

Los hallazgos se basan en encuestas nacionales que incluyeron a casi 800,000 personas entre 2011 y 2020. El estudio también incluyó datos de los escáneres de las ventas al por menor de terapias de reemplazo de nicotina en 31 estados. Estos datos se correspondieron al periodo entre enero de 2017 y julio de 2021.

Los investigadores encontraron que el número de intentos de dejar de fumar en el año anterior se redujo entre 2019 y 2020, por primera vez desde 2011. Los intentos de dejar de fumar también se redujeron en 2020.

Las reducciones relativas de mayor tamaño entre 2019 y 2020 fueron entre personas de los grupos que tuvieron unos resultados negativos desproporcionados durante la pandemia de COVID-19, lo que incluye a las personas de mediana edad, las que tenían dos o más afecciones coexistentes, las personas negras, y las personas con un nivel educativo más bajo.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 1 de agosto de la revista JAMA Network Open.

"Estos resultados nos recuerdan lo crítico que es que los profesionales clínicos y los sistemas de atención de la salud respalden a las personas que fuman con estrategias basadas en las evidencias para abandonar el hábito", aseguró el Dr. William Dahut, director científico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer. "Estos esfuerzos se deben dirigir en particular a las personas que sufrieron un impacto desproporcionado por la pandemia de COVID-19".

Por otra parte, las ventas de productos de terapia de reemplazo de la nicotina fueron entre un 1 y un 13 por ciento más bajas de lo previsto. Los declives comenzaron en abril de 2020, y continuaron hasta el primer trimestre de 2021, mostraron los hallazgos.

Lisa Lacasse, presidenta de la Red de Acción de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, señaló que "el tabaco es la principal causa prevenible de cáncer, y es responsable de hasta un tercio de todas las muertes por cáncer. Sabemos que dejar de fumar no es fácil, así que debemos hacer todo lo posible para garantizar que los individuos que intentan dejar de hacerlo tengan acceso a los servicios de cesación que necesitan".

Garantizar que Medicaid cubra todos los tratamientos y servicios para la cesación del tabaquismo aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. en todos los estados, y que los programa estatales de prevención y cesación cuenten con los fondos adecuados, ayudará a que más personas dejen de fumar y reducirá las disparidades en el cáncer, añadió Lacasse.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre los efectos de fumar cigarrillos en la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: American Cancer Society, news release, Aug. 1, 2022


¿Le ha sido útil esta página?

Hola Doctor and Cara Murez

Updated on September 21, 2022

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ