See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los afroamericanos siguen teniendo un riesgo más alto de problemas cardiacos

doctor black
Adobe Stock

MARTES, 5 de octubre de 2021 (HealthDay News) -- Los afroamericanos se han visto duramente afectados de forma constante por los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca en los últimos 20 años... y problemas sociales como el desempleo y unos ingresos bajos explican una gran parte del fenómeno, encuentra un estudio reciente.

La enfermedad cardiovascular, que incluye a la enfermedad cardiaca y al accidente cerebrovascular (ACV), es la principal causa de muerte de los estadounidenses, y se sabe bien que afecta de forma desproporcionada a los afroamericanos.

El nuevo estudio, que se publicó en la edición del 5 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association, se enfocó en los factores de riesgo de la enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos, como la hipertensión, la diabetes y la obesidad. Y los afroamericanos han sufrido más de estas afecciones que las personas blancas, asiáticas e hispanas, señalaron los autores del estudio.

Pero los hallazgos también resaltan el motivo.

"Los determinantes sociales de la salud podrían explicar gran parte de la diferencia", señaló el investigador principal, el Dr. Jiang He, de la Facultad de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleáns.

Este término se refiere al contexto más amplio de las vidas de las personas y su impacto en la salud: una dieta saludable y el ejercicio pueden ser buenos para el corazón, por ejemplo, pero es más fácil de decir que de hacer para una persona que necesita dos empleos para pagar el alquiler.

En el estudio, He y sus colaboradores pudieron tomar en cuenta algunos de estos determinantes sociales: el logro educativo y los ingresos de las personas, si eran propietarios de una vivienda, y si tenían un seguro de salud y un proveedor regular de atención de la salud.

Resultó que estos factores explicaban en gran medida por qué los afroamericanos se enfrentan a unos riesgos de enfermedad cardiaca particularmente altos.

El estudio no es el primero que rastrea el origen de las disparidades de salud del país a los factores sociales, lo que incluye el racismo estructural, que son las formas en que la sociedad está estructurada para ofrecer a una raza ventajas sobre las demás.

El Dr. Keith Churchwell fue el autor principal de una declaración reciente de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) sobre el tema.

En la declaración, la AHA dijo que el racismo estructural se debe reconocer como una "causa fundamental de las disparidades de salud persistentes en Estados Unidos".

Churchwell dijo que los nuevos hallazgos concuerdan con las evidencias anteriores, el tipo de evidencias en que se basó la declaración de la AHA.

Las disparidades raciales en la salud comienzan con cosas tan fundamentales como las oportunidades educativas, la nutrición, la vivienda estable y el transporte, según Churchwell, que también es presidente del Hospital Yale de New Haven, en Connecticut.

"Creo que todos nos estamos dando cuenta de que si vamos a mejorar la salud de nuestras comunidades, hay que resolver estos determinantes sociales", aseguró Churchwell, que no participó en el estudio. "Tienen un mayor impacto que los medicamentos que administramos y los procedimientos que realizamos".

En el estudio, el equipo de He usó los datos de una encuesta de salud federal que se realiza hace tiempo.

Los investigadores encontraron que, entre 1999 y 2018, los estadounidenses experimentaron un aumento en ciertos factores de riesgo de la enfermedad cardiaca y los ACV. La prevalencia de la obesidad de disparó de un 30 a un 42 por ciento, mientras que la tasa de diabetes aumentó de un 8 a casi un 13 por ciento.

Al mismo tiempo, los niveles promedio de presión arterial se mantuvieron bastante constantes, mientras que los niveles de azúcar en la sangre aumentaron.

Pero el panorama difirió según la raza y la etnia, y a los afroamericanos les fue constantemente peor que a los estadounidenses blancos, asiáticos e hispanos.

Y en 2018, los adultos negros tenían, en promedio, un 8 por ciento de probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiaca o ACV en los 10 años siguientes, basándose en sus factores de riesgo. Esto es en comparación con unas probabilidades de alrededor de un 6 por ciento entre los estadounidenses blancos, encontraron los investigadores.

Entonces, el equipo de He sopesó los factores sociales que pudo. Y estos problemas parecieron explicar una gran parte de la diferencia entre los riesgos cardiovasculares de los estadounidenses negros y los blancos.

Aun así, apuntó He, la encuesta no capturó otros factores más matizados. Por ejemplo, ¿pueden las personas permitirse la comida saludable? ¿Tienen lugares seguros para hacer ejercicio?

Incluso preguntar a las personas sobre el "acceso" a la atención de la salud no logra capturar el panorama completo, anotó He. La calidad de esta atención, lo que incluye si los proveedores y los pacientes se comunican bien entre sí, es crítica.

"Si deseamos mejorar la salud de la población, debemos prestar atención a estos determinantes sociales", señaló.

Según Churchwell, los sistemas de atención de la salud pueden ayudar a abordar los problemas más amplios de varias formas, lo que incluye las asociaciones con las organizaciones comunitarias y las autoevaluaciones (con la ayuda de los expedientes electrónicos) para garantizar que proveen una atención equitativa.

No es suficiente simplemente decirles a los pacientes que coman mejor y hagan ejercicio, enfatizó Churchwell.

Desde la perspectiva del paciente, animó a las personas a que pregunten sobre los recursos en su comunidad, para ayudar con cualquier cosa, desde el ejercicio hasta el respaldo de la salud mental.

"Pídale a su proveedor que lo ayude a resolverlo", añadió Churchwell.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre el racismo estructural y las disparidades de salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jiang He, MD, PhD, chair and professor, epidemiology, Tulane University School of Public Health and Tropical Medicine, New Orleans; Keith Churchwell, MD, president, Yale New Haven Hospital, New Haven, Conn.; Journal of the American Medical Association, Oct. 5, 2021

Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined