See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Asma infantil vinculada con el uso de acetaminofén de las madres

El mucho uso en la gestación tardía aumenta el riesgo

Lunes, 28 de octubre (HealthDayNews) -- Las mujeres quienes toman con frecuencia analgésicos como Tylenol con un periodo avanzado de embarazo puede incrementar las probabilidades de que su bebé padezca de asma luego del nacimiento.

Esa es la conclusión de un nuevo estudio realizado por investigadores del Reino Unido quienes encontraron que la exposición al acetaminofén en la matriz duplica el doble del riesgo de problemas respiratorios temprano en la vida.

Sin embargo, sólo aproximadamente uno por ciento de las mujeres en el estudio tomaron el analgésico todos los días o casi todos los días que aquellas con frecuencia tardías en su término, así que sólo unas cuantas docenas de bebés en el estudio se vieron afectadas. Los investigadores estiman que la exposición al acetaminofén tarde en el embarazo puede representar sobre uno por ciento del asma infantil temprana, una fracción "muy pequeña" de la prevalencia total.

Los bebés cuyas madres tomaron aspirina frecuentemente durante el embarazo también parecieron sufrir más sibilancia, pero hasta haber alcanzado los 6 meses de edad.

Un informe sobre el hallazgo aparece en la edición de noviembre de la revista "Thorax".

De ser cierto, el vínculo entre el acetaminofén y el asma infantil sería otra razón para usar con precaución los medicamentos de venta libre. El pasado mes, un panel de expertos de la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) requirió etiquetas de advertencias más claras en los empaques de medicamentos como Tylenol con respecto a personas que estuviesen tomando sin saber dosis que pudieran dañar su hígado.

Sobredosis de acetaminofén, tanto intencionales como accidentales están entre las más comunes causas de reacciones adversas de los medicamentos en el mundo. La FDA ha encontrado que las sobredosis de acetaminofén conducen a más de 56,000 visitas a la sala de emergencia al año en los Estados Unidos solamente. De éstas, aproximadamente una cuarta parte son no intencionadas, y 100 son mortales.

En el nuevo estudio, un equipo conducido por el doctor Seif Shaheen del Kings College en Londres examinó las tazas de asma y sibilancia en 9,400 niños cuando tenían de 30 a 42 meses, o aproximadamente 2.5 a 3.5 años de edad.

Sólo un uno por ciento de las madres tomaron acetaminofén regularmente o diariamente durante la parte avanzada de embarazo, definido como 20 a 32 semanas de gestación. En adición, sus hijos tuvieron el doble de riesgo de asma y sibilancia que aquellos cuyas madres tomaron menos de la droga o ninguna cantidad de ella, y el riesgo era levemente mayor para aquellos quienes desarrollaron estos problemas antes de que alcanzaran los 6 meses de edad.

El riesgo no se mantuvo para niños cuyas madres tomaron el analgésico en la etapa temprana del embarazo cuyas madres tomaron el analgésico temprano en el embarazo, pero luego dejaron de hacerlo. El consumo de aspirina pareció afectar el riesgo de un bebé de sibilancia durante los primeros meses de vida, pero la asociación era débil. Ni el acetaminofén ni la aspirina se asoció con un riesgo incrementado de eccema, una condición alérgica en la piel.

En estudios anteriores, el grupo de Shaheen encontró que las personas quienes tomaban más acetaminofén eran más propensas a asma y alergias, pero no se ha probado si la conexión es casual. Los investigadores discutieron que el analgésico puede dañar las células pulmonares mediante un proceso de estrés oxidativo. "Nuestros más recientes resultados sugieren que una fuerte exposición fetal al acetaminofén en la gestación tardía puede influenciar el comienzo de sibilancia persistente en la infancia temprana, esto conduce a apoyar el análisis de la hipótesis de que el asma infantil comienza en el útero", escribieron.

El doctor Lynn Taussig, presidente y director ejecutivo del Centro Nacional Judío de Medicina e Investigación, un destacado hospital para asmáticos en Denver, dijo que no estaba al tanto de un vínculo biológico entre el acetaminofén y los problemas de las vías respiratorias. Aún así, añadió, al menos algo del riesgo del asma infantil no se puede explicar por las exposiciones en la matriz a irritantes que toma la madre.

Sin embargo, dijo Taussig, la mayor cantidad del riesgo de alergias para los infantes proviene de factores como la exposición al humo del tabaco en el hogar, ciertas infecciones, el tamaño de las vías respiratorias y no haber sido lactado.

Un número estimado de 3.8 millones de jóvenes menores de 18 años de edad en este país padecen de asma, de acuerdo con la Asociación Americana del Pulmón. La prevalencia del asma en los niños se estabilizó en años recientes luego de haber aumentado abruptamente entre 1980 y 1996.

Qué hacer

Para encontrar más acerca del asma en los niños, visita la Fundación de Asma Infantil o la Asociación Americana del Pulmón.

Fuentes: Lynn Taussig, M.D., presidente y CEO, Centro Nacional Judío de Medicina e Investigación, Denver, noviembre de 2002, "Thorax"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined