See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Calefactores de gas portátiles vinculados con problemas respiratorios en infantes

Estufa de leña y calentadores de queroseno también vinculados con sibilancia

Martes, 22 de octubre (HealthDayNews) -- La contaminación de estufas de leña y calentadores de gas y queroseno puede empeorar los problemas de la vías respiratorias en los bebés.

Un nuevo estudio de 890 infantes en Connecticut y Virginia demostró que estas fuentes de calor secundarias aumentaron significativamente el riesgo de respiración dificultosa y tos en bebés expuestos a dichas fuentes de calor en su primer invierno. Estos calentadores pueden liberar partículas pequeñas así como monóxido de carbono y gases de bióxido nítrico, los cuales irritan los pulmones. Calefactores de gas portátiles son con frecuencia mal descargados y arrojan estos irritantes de vuelta a la habitación.

Los investigadores no encontraron un vínculo entre las chimeneas y los problemas respiratorios tempranos, aunque esto puede ser debido a que los infantes no estaban expuestos al fuego durante mucho tiempo. Reportaron sus hallazgos en la más reciente edición de la "American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine".

Elizabeth W. Triche, una epidemióloga de Yale University y la persona encargada de dirigir el estudio, indicó que los calefactores de gas resultan ser los "peores agentes" entre los calentadores secundarios en impulsar problemas respiratorios en bebés.

En general, casi 90 por ciento de los infantes en el estudio tuvo al menos un ataque de tos y 33 por ciento tuvo episodios de sibilancia en su primer invierno. Un aumento de cada ocho horas en la exposición a un calefactor de área de gas aumentó el riesgo de problemas respiratorios en 25 por ciento, mientras que los calentadores de queroseno elevaron los ataques de tos, aunque los efectos fueron menores que de los calentadores de gas.

El grupo de Triche tratado representa una gama de factores que afectan al riesgo de problemas respiratorios de un bebé, incluyendo género los niños son más propensos que las niñas a padecer de asma en la infancia además, el ingreso, nivel de educación y el estatus de fumadores de sus padres. También hicieron una revisión para el año de nacimiento de un niño.

El frío puede impulsar la tos y otros problemas de las vías respiratorias, y es probable que los dispositivos de calefacción secundarios estuvieran funcionando en climas muy fríos. Sin embargo, Triche dijo que las familias que no usaron un calentador secundario mientras que otras usaban uno solían tener menos episodios de sibilancia y tos.

El uso de una fuente secundaria de calor era relativamente poco común. Una cuarta parte de las madres en el estudio dijeron que utilizaron su chimenea al menos durante el primer invierno de su bebé y 17 por ciento utilizó una estufa de leña. Uno de cada seis, ó 18 por ciento, utilizó un calentador de queroseno al menos una vez, mientras que sólo 3 por ciento dijo utilizar un calefactor de gas.

Casi cuatro de cada 10 mujeres en el estudio reportaron tener alergias, y 9 por ciento dijo se habían diagnosticado formalmente con asma.

La experta en asma doctora Linda C. Ford llamó al más reciente estudio "un primer paso maravilloso". Sin embargo, advierte que no está claro que el estudio estuviera demostrando un vínculo entre las fuentes de calefacción y el asma en lugar de dificultades respiratorias por otras causas. "No cada ataque de sibilancia es asma", dijo Ford, una portavoz para la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología.

Triche está ahora examinando el impacto de calentadores secundarios en la salud respiratoria de la madres del estudio. Los resultados de ese análisis pronto estarán disponibles, indicó.

Qué hacer

Para más sobre el asma y contaminantes en el hogar, visita la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. o la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología.

Fuentes: Elizabeth W. Triche, Ph.D., directora asociada, Centro para Epidemiología Ambiental, Pediátrica y Perinatal, Escuela de Medicina de Yale University, New Haven, Conn.; Linda C. Ford, M.D., experta en asma, Omaha, Neb.; 15 de octubre de 2002, "American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined