Declinan los ataques de asma en los niños y adolescentes de EE. UU.

asthma spacer

MARTES, 6 de febrero de 2018 (HealthDay News) -- Una cantidad menor de niños y adolescentes de EE. UU. están teniendo que afrontar ataques de asma en años recientes, reportaron el martes las autoridades federales de la salud.

Eso también se traduce en menos días de ausentismo escolar y de visitas al hospital, anotaron los investigadores.

De hecho, el número de niños con asma que tuvieron uno o más ataques de asma el año anterior se redujo de casi un 62 por ciento en 2001 a más o menos un 54 por ciento en 2016, según un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Pero "no todas las noticias son buenas", comentó durante una conferencia de prensa al mediodía la directora en funciones de los CDC, la Dra. Anne Schuchat.

Más o menos la mitad de los niños con asma tuvieron al menos un ataque en 2016, encontraron los investigadores.

"El informe de hoy revela que, en 2016, uno de cada seis niños con asma acabó en el departamento de emergencias o en servicios de urgencias", lamentó Schuchat. "Los ataques graves de asma pueden ser terroríficos para los niños y las familias".

Además, el declive reciente en el asma comenzó tras una década de aumento constante, señaló Schuchat. La prevalencia del asma en los niños y adolecentes aumentó entre 2001 y 2010, pero se redujo de 2010 a 2016.

El declive en los ataques de asma se observó en los jóvenes de ambos sexos en todos los grupos de edad y étnicos, indicó Schuchat.

Y aunque el declive significa un paso en la dirección correcta, dijo, se necesita más trabajo.

"Ahora mismo todos estamos enfocados en la gripe", comentó Schuchat. "Pero quiero recordarles que la gripe puede ser muy dura para la gente con asma. De hecho, en los niños que han sido hospitalizados por la influenza esta temporada, hasta ahora, el asma ha sido la afección médica más común que hemos visto".

El asma afecta a unos 6 millones de niños y adolescentes, lo que hace que sea la enfermedad respiratoria más común entre los jóvenes estadounidenses.

Aunque no existe una cura para el asma, generalmente se pueden controlar los síntomas. Las personas que sufren de asma pueden prevenir las exacerbaciones si evitan el polvo, la caspa de las mascotas, el humo de tabaco y otros irritantes que pueden desencadenar un ataque.

Además, los medicamentos (como los esteroides inhalados) pueden prevenir la mayoría de los ataques de asma. Pero muchos jóvenes no toman sus medicamentos, advirtió Schuchat.

"Sabemos que los niños deben tomar sus medicamentos según la receta para prevenir los ataques de asma, pero nuestros datos muestran que más o menos la mitad de los niños a los que se receta un medicamento de control del asma no lo usan con regularidad", lamentó.

El asma es más común en los niños y adolescentes de 5 a 17 años de edad, sobre todo en los chicos. También es más común entre los jóvenes negros y puertorriqueños, y los de familias pobres.

En 2016, los niños de 4 años o más pequeños eran los que tenían el mayor riesgo de ataques de asma, según el nuevo informe.

Los investigadores también encontraron que:

  • Las hospitalizaciones de los niños y adolescentes con asma se redujeron de casi un 10 por ciento en 2003 a alrededor de un 5 por ciento en 2013.
  • El número de jóvenes que faltó a la escuela debido al asma fue más bajo en 2013 que en 2003.
  • Hay más niños con asma que están aprendiendo las señales y síntomas de una exacerbación del asma, y qué hacer si sufren una.
  • Uno de cada seis niños con asma acaba en la sala de emergencias, y uno de cada 20 es hospitalizado por el asma cada año.

"No hay ninguna estrategia única ni panacea que prevenga los ataques de asma, pero las evidencias recientes muestran que una combinación de acciones puede ser altamente efectiva", aseguró Schuchat.

Las estrategias para ayudar a reducir los ataques de asma incluyen tener planes de acciones para el asma, y enseñar a los padres y a los niños y adolescentes a gestionar el asma con los medicamentos de control y de rescate, según el informe. Evitar los desencadenantes, como el humo de tabaco, el moho, la caspa de las mascotas y la contaminación atmosférica, también es importante, anotaron los investigadores.

Schuchat dijo que cree que el declive en los ataques de asma se debe al menos en parte a una mejor educación de los niños y los padres, y a esfuerzos comunitarios que se enfocan en los jóvenes con un riesgo alto.

El informe de los CDC se basó en datos de la Encuesta nacional de entrevista de salud de 2001 a 2016.

El informe apareció el martes en la publicación de los CDC Vital Signs: Asthma in Children -- United States, 2001-2016.

Más información

La Academia Americana de Alergias, Asma e Inmunología (American Academy of Allergy, Asthma & Immunology) tiene más información sobre el asma infantil.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: News briefing with Anne Schuchat, M.D., acting director, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Feb. 6, 2018; CDC report: Vital Signs: Asthma in Children -- United States, 2001-2016, Feb. 6, 2018
Consumer News in Spanish