See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El asma podría estar asociada al tabaquismo de la abuela

Estudio sugiere que los nietos podrían enfrentar un doble riesgo

LUNES 11 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Los efectos del tabaquismo podrían transmitirse de generación en generación, no sólo a través del cordón umbilical.

Una reciente investigación sugiere que un niño pequeño cuya abuela fumaba durante el embarazo podría tener el doble de riesgo de desarrollar asma de la infancia, en comparación con un niño cuya abuela no fumó durante este período tan crítico.

Este estudio es aparentemente el primero en demostrar esta relación, según los investigadores de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles. Aparece en la edición de abril de la publicación Chest.

Los investigadores dijeron que la cantidad de asmáticos en los EE.UU. se ha más que duplicado en los últimos veinte años, principalmente entre niños en edad preescolar, lo que hace de esta enfermedad una carga significativa para la salud pública.

Se sabe que el humo de segunda mano desencadena el asma y contribuye a que los niños falten a clases. Además, la evidencia reciente señala que las madres que fumaron durante el embarazo podrían contribuir a que sus hijos desarrollen el asma.

Para el nuevo estudio, los investigadores realizaron entrevistas a los padres y guardianes de 908 niños, 338 de los cuales habían tenido asma durante los primeros cinco años de su vida y 570 que no habían tenido asma. Se recolectó información sobre el historial de tabaquismo de la madre y en el hogar, así como otros factores de riesgo para el asma. Todos los participantes vivían en el sur de California.

El estudio se basó únicamente en la observación y no analizó cualquier otro mecanismo biológico posible que pudiera causar el asma.

Los niños cuyas madres habían fumado durante el embarazo tuvieron 1.5 más posibilidades de desarrollar asma al principio de la vida, en comparación con los niños de las madres que no fumaron.

Pero, aunque parezca sorprendente, los niños cuyas abuelas habían fumado durante el embarazo tenían 2.1 veces más probabilidades de desarrollar esta afección respiratoria.

Si la abuela del niño había fumado durante el embarazo pero la madre no, el niño tenía 1.8 veces más probabilidades de desarrollar asma. Si tanto la madre como la abuela fumaban, el niño tenía 2.6 veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Los investigadores no pueden explicar el por qué de esta relación, pero es posible que las sustancias químicas del tabaco afecten de alguna manera el ADN del feto. Si se trata de una niña y sus óvulos se dañan, eso podría afectar a sus futuros hijos. Además, cualquier daño a la mitocondria del feto, un componente crítico de la función celular, puede ser heredado a través de la línea materna. En cualquier caso, los investigadores dijeron que el daño del ADN puede poner a los hijos y a los nietos en riesgo de asma porque compromete su función inmunológica.

De hecho, investigaciones anteriores no relacionadas con este estudio habían demostrado que las mujeres que fumaban durante el embarazo podían causar anormalidades cromosómicas en las células del feto que podrían aumentar los riesgos de leucemia, tanto pediátrica como de adultos.

Los expertos señalaron que, aunque es imposible cambiar el pasado, los hallazgos del estudio podrían ayudar a la gente que tiene problemas respiratorios cuyas abuelas fumaron durante el embarazo.

"Cuando un niño presenta respiración sibilante y síntomas parecidos al asma antes de los cinco años, es difícil predecir que llegarán a desarrollar el asma", explicó el Dr. Jonathan Field, especialista pediátrico en asma y alergias del Centro Médico de la Universidad de Nueva York de esa ciudad. "Quizá podríamos usar esto como parte del historial del niño, algo más que nos permita determinar si el niño desarrollará asma de acuerdo con su historia familiar".

El nuevo estudio también debería brindar un incentivo para que las futuras madres dejen de fumar o dejen de hacerlo si saben que están embarazadas.

No hubo suficiente mujeres en el estudio que dejaran de fumar durante el embarazo para determinar si dejar este hábito durante el embarazo cambiaría las posibilidades de tener asma para las generaciones futuras.

Un estudio separado, que aparece en la edición del 15 de mayo de Cancer, halló que los fumadores que recibieron uno o más resultados anormales en exámenes por tomografía computarizada de espiral de tórax tenían más probabilidades de dejar de fumar. El estudio halló que entre más resultados anormales obtuviera una persona, más probable era que dejaran de fumar y se mantuvieran sin hacerlo al final de tres años.

Más información

La American Lung Association le ofrece más información sobre dejar de fumar durante el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Jonathan Field, M.D., director, Pediatric Allergy and Asthma Clinic, New York University Medical Center, and clinical assistant professor, New York University School of Medicine, both in New York City; April 2005, Chest
Consumer News in Spanish