El calor extremo puede dañar los medicamentos enviados por correo

Investigadores desaconsejan que se dejen en automóviles calientes o en el buzón de correos

MIÉRCOLES 27 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un nuevo estudio halla que los medicamentos enviados por correo pueden dañarse con el sol y volverse menos efectivos si no son recogidos a tiempo.

En pleno verano en Arizona, un buzón de correos puede alcanzar los 158 grados Fahrenheit (70 Celsius), una temperatura que los investigadores de Phoenix encontraron que tenía efectos desastrosos en el medicamento contra el asma formoterol.

Cuando se expusieron a tal temperatura extrema de calor por un periodo prolongado, las cápsulas de gelatina en polvo recubierto se volvieron marrones y el ingrediente activo, formoterol, se solidificó, explicó el Dr. Gregory T. Chu becario en cuidado crítico y pulmonar del Carl T. Hayden Veterans Affairs Medical Center de Phoenix.

Pruebas posteriores demostraron que la medicación expuesta al sol rendía menos de la mitad de su dosis prevista.

"La génesis de este estudio fue que nuestros pacientes nos estaban llamando para informarnos que ese medicamento le estaba siendo entregado en condiciones deplorables", señaló Chu, quien presentó el hallazgo el 27 de octubre en la reunión anual del American College of Chest Physicians en Seattle.

El formoterol inhalado, vendido con el nombre de marca Foradil, es utilizado para tratar dificultades respiratorias en personas con asma y con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una condición que incluye bronquitis crónica y enfisema. Los pacientes colocan una cápsula rellenada con polvo en un inhalador especial que hace que la cápsula se abra, liberando el medicamento para la inhalación.

Se estima que 20 millones de estadounidenses tienen asma, y cerca de 12 millones han tenido un ataque de asma el año anterior, de acuerdo con la American Lung Association. La EPOC, la cuarta causa de mortalidad en la nación, reclama 117,522 vidas en los Estados Unidos cada año.

Cada vez más estadounidenses reciben medicamentos por correo, y algunos expertos en seguridad de medicamentos se preocupan de que su exposición al calor o frió extremo pudiera afectar su efectividad. Esta preocupación no se limita a las medicamentos recibidos por correo o por el formoterol, el foco del estudio del hospital de VA.

"Es mucho más grave de lo que parece", afirmó Matthew Grissinger, analista en seguridad de medicamentos del Institute for Safe Medication Practices, una organización especializada en la seguridad de los medicamentos con base en Pensilvania.

Cada receta viene con una información que indica la temperatura recomendada para almacenar ese medicamento, apuntó. Mientras que algunas medicaciones deben ser refrigeradas, otras deben mantenerse a temperatura ambiente.

"En cualquier momento que se exceda esa temperatura, no existe una garantía sobre lo que usted recibirá", declaró Grissinger.

Sin embargo, Ann Smith, vocera de Medco Health Solutions, que realizó 78 millones de envíos de órdenes de medicamentos en 2003, señaló que el estudio no hace referencia sobre los requisitos de seguridad del embalaje.

Una farmacia de envíos por correo como Medco tiene procedimientos para transportar medicaciones sensibles a la temperatura, incluso para el formoterol, reiteró. Tales medicamentos son enviados en paquetes aislados, con hielo o paquetes de gel frío, según el tipo de medicamento y las condiciones climáticas de la estación.

Para examinar los efectos del calor en las medicaciones entregadas por correo, Chu y sus colegas recrearon las condiciones de un caliente buzón de correos de Arizona en su laboratorio. Las cápsulas de formoterol, todavía en su paquete original, fueron calentadas a 70 grados Celsius (158 grados Fahrenheit) durante cuatro horas.

Al inspeccionarlas, las cápsulas calentadas aparecían totalmente deformadas y el formoterol se agrumó, informaron los autores.

El equipo además examinó la efectividad de la medicación al repartir las cápsulas calentadas en un tubo de filtración utilizando la técnica de inhalación y el dispositivo provisto por el fabricante del medicamento. El peso del papel de filtración utilizado antes y después de la distribución de las cápsulas calentadas fue comparado con las mismas medidas de las cápsulas que no fueron calentadas.

El peso del filtro utilizado con las cápsulas calentadas fue menos de la mitad del obtenido en las cápsulas que no fueron calentadas. Eso implica que las cápsulas calentadas rendían mucho menos que lo previsto para la medicación, concluyeron los autores.

Cualquier ambiente caliente, un automóvil o camión de transporte, puede constituir un peligro, advirtió Chu.

Y, como Grissinger señaló, uno de los peores lugares para conservar los medicamentos en el gabinete de medicina: "Considere el calor y la humedad del baño".

Más información

Para más recomendaciones sobre la seguridad de medicamentos, visite el National Council on Patient Information and Education.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Gregory T. Chu, M.D., senior pulmonary and critical care fellow, Carl T. Hayden Veterans Affairs Medical Center, Phoenix; Matthew Grissinger, R.Ph., medication safety analyst, Institute for Safe Medication Practices, Huntingdon Valley, Penn.; Ann Smith, spokeswoman, Medco Health Solutions, Franklin Lakes, N.J.; Oct. 27, 2004, presentation, American College of Chest Physicians, Seattle
Consumer News in Spanish