See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La infección bacteriana temprana podría incrementar el riesgo de asma

Estudio halla que los bebés expuestos a ciertos gérmenes son más propensos a desarrollar problemas respiratorios

MIÉRCOLES 10 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente halló que los bebés que han tenido ciertas infecciones bacterianas en el primer mes de vida son más propensos a desarrollar asma para cuando tienen cinco años.

Investigadores daneses hallaron que los bebés cuyos resultados en pruebas de Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae o Moraxella catarrhalis resultaron positivos tenían más del doble del riesgo de asma en comparación con bebés que no fueron infectados. Además, tenían cuatro veces el riesgo de resultar hospitalizados por asma grave al ser comparados con bebés cuyos resultados en las pruebas de estos bacterias no fueron positivos.

"La colonización de bacterias patógenas en un bebé recién nacido es un pronosticador contundente del riesgo de asma posteriormente en la infancia", según el Dr. Hans Bisgaard, autor líder del estudio, profesor y jefe del Centro danés de asma pediátrica del Hospital universitario de Copenhague.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 11 de octubre de la New England Journal of Medicine.

A pesar de la creciente prevalencia del asma, los científicos no están seguros de qué causa exactamente el desarrollo de esta enfermedad de las vías aéreas que es potencialmente mortal. La genética parece ser parte del problema, además de los factores ambientales. Las infecciones bacterianas pueden desencadenar síntomas de asma en quienes tienen la enfermedad, pero no se ha sabido si las bacterias tienen que ver con el desarrollo inicial del asma.

Para evaluar los efectos de las bacterias en el desarrollo del asma, Bisgaard y sus colegas obtuvieron cultivos de 321 bebés de un mes de edad. Buscaron S. pneumonia, H. influenzae, M. catarrhalis y Staphylococcus aureus en los cultivos.

Los investigadores hallaron que el 21 por ciento de los bebés estaban infectados por S. pneumoniae, H. influenzae o M. catarrhalis. También hallaron que la infección con estas bacterias se relacionó con un aumento de 2.4 veces en el riesgo de respiración sibilante persistente, un riesgo 2.99 mayor de exacerbación aguda severa de la respiración sibilante y un aumento de 3.85 en el riesgo de hospitalización por su causa. No se halló esa relación con la infección por S. aureus, según el estudio.

Cuando estos niños alcanzaron los cinco años de edad, la prevalencia de asma era de 33 por ciento para los que habían tenido infecciones bacterianas tempranas, en comparación con diez por ciento para los que no habían sido infectados.

"Hay dos interpretaciones posibles. Por un lado, este hallazgo podría estar sugiriendo que los eventos iniciadores de asma y alergia son causados por colonización bacteriana, en analogía con el descubrimiento de que la úlcera era causada por una infección por Helicobacter pylori, y por el otro, podría ser que esta relación entre la colonización bacteriana de los neonatos y un desarrollo posterior del asma es [el resultado del asma subyacente y una respuesta inmunitaria deficiente a la bacteria]", aseguró Bisgaard.

La Dra. Erika von Mutius, profesora de pediatría del Hospital Infantil Universitario de Munich, Alemania, escribió un editorial acompañante en la revista. Aseguró que es difícil determinar a partir de este estudio "si [las bacterias] realmente son un factor causante o simplemente un indicador de que la enfermedad se está desarrollando".

En su editorial, von Mutius escribió que "en mi opinión, la información presentada por Bisgaard y sus colegas podría ser interpretada para sugerir que la colonización bacteriana de la [garganta] durante los primeros cuatro meses de vida indica una respuesta defectuosa innata del sistema inmunitario al principio de la vida, lo que promueve el desarrollo del asma.

Bien sea que las infecciones bacterianas durante el primer mes de vida sean causa del asma o simplemente una señal de un sistema inmunitario que ya es susceptible, Bisgaard señaló que la colonización temprana con bacterias podría ser una señal de advertencia precoz del riesgo de un niño de desarrollar asma. Él y sus colegas están planeando realizar un ensayo aleatorio controlado para determinar si el uso de probióticos (complementos dietéticos o alimentos que contengan bacterias beneficiosas que generalmente se hallan en el organismo) para prevenir estas infecciones bacterianas podría reducir el riesgo de asma.

Más información

Para saber más acerca de las causas potenciales del asma, visite el U.S. National Heart, Lung, and Blood Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Hans Bisgaard, M.D., professor and head, Danish Pediatric Asthma Center, Copenhagen University Hospital, Denmark; Erika von Mutius, M.D., professor of pediatrics, University Children's Hospital, Munich, Germany; Oct. 11, 2007, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined