Las infecciones de oído podrían aumentar el asma en los niños

Un estudio sugiere un vínculo, especialmente en los niños con problemas recurrentes del oído

MARTES 11 de mayo (HealthDayNews) -- Las dolorosas infecciones de oído son difíciles para los niños y sus padres y una nueva investigación sugiere que también podrían aumentar el riesgo de que el niño contraiga asma.

"A medida que aumentaba el número de infecciones, se observaron mayores tasas de asma", afirmó Kamal Eldeirawi, investigador de la Universidad de Illinois en la Escuela de Salud Pública de Chicago. "Los niños que habían sufrido tres o más infecciones de oído tenían aproximadamente el doble de probabilidades de padecer asma que los que no tenían un historial previo de infecciones de oído".

Este descubrimiento aparece en la edición de mayo de Chest.

Los expertos en pediatría estiman que un 69 por ciento de los niños estadounidenses sufrirán una infección de oído en algún momento de su desarrollo temprano, mientras que un número más pequeño, pero aún significativo, de niños (cerca de un 5 por ciento) desarrollará asma.

Hasta hace poco, "no había muchas investigaciones que estudiaran al asma y la infección de oído", apuntó Eldeirawi.

Como parte de su investigación, Eldeirawi y su equipo analizaron datos de salud del gobierno federal recogidos entre 1988 y 1994 sobre más de 7,500 niños entre los 2 y los 11 años de edad. Al comparar las tasas de infección de oído con cualquier historial de asma o respiración con silbido, encontraron una asociación significativa entre infecciones del oído en la niñez temprana y el asma.

En general, los niños que tenían una historia de infección de oído tenían un riesgo un 57 por ciento mayor de asma y un riesgo elevado de 70 por ciento de respiración con silbido no asmática. Una recurrencia aumentada de infección de oído se asoció con un aumento constante en el riesgo general de asma, añadieron los investigadores.

Sin embargo, Eldeirawi hizo hincapié en el hecho de que estos hallazgos son preliminares y que se necesitan "estudios de seguimiento a largo plazo" antes de que se puedan realizar recomendaciones.

Apuntó que "nuestros hallazgos no son concluyentes". "Sólo sugieren. Esperamos que esto abra una gran línea de investigación y que la gente empiece a explorarla".

El Dr. Stephen Wasserman, profesor de medicina de la Universidad de California, San Diego, afirmó "no estoy particularmente sorprendido" por los hallazgos ya que hace mucho que los expertos han descubierto una conexión entre las infecciones del oído y otra enfermedad respiratoria común, las alergias.

No es necesario que los padres de niños que tiendan a tener infecciones del oído se alarmen, añadió, especialmente cuando se trata del vínculo entre problemas del oído y la respiración con silbido. "Muchos niños respiran con silbido en su niñez temprana, entre 1 y 3 años de edad", explicó Wasserman, "y no continúan respirando con silbido más adelante. Se conoce como 'silbido temporal', y probablemente proviene del hecho de que las vías respiratorias de los niños son tan pequeñas".

Sin embargo, el vínculo entre el asma diagnosticado y las infecciones de oído sigue siendo misterioso. Eldeirawi afirmó que los expertos ya han generado un número de teorías para explicar los vínculos posibles entre ambas enfermedades.

"Los estudios han revisado los episodios repetidos de fiebre, que son un síntoma común de la infección de oído, y encontraron una relación de éstos con el asma", dijo. Otros estudios "han revisado la frecuencia en el uso de antibióticos y el subsiguiente riesgo de padecer asma, y encontraron una relación".

Los virus y las bacterias que causan una infección de oído también podrían afectar al sistema inmune del niño, y fomentar el asma, dijo Eldeirawi. Finalmente, los genes de un niño podrían de alguna manera predisponerlo tanto a infecciones del oído como al asma, añadió.

Podrían pasar años antes de que los científicos descubran los vínculos, si existen, entre los problemas de oído y el asma. Mientras tanto, los padres pueden hacer mucho para prevenir que sus niños contraigan ambas enfermedades.

"Por ejemplo, ayude a sus niños a evitar el humo del tabaco y evite la exposición ambiental al humo", aconsejó Eldeirawi, porque el humo de segunda mano está fuertemente vinculado tanto a la infección de oído como a la enfermedad respiratoria pediátrica. "Amamantar también está vinculado a una reducción en el riesgo de infecciones de oído, y en algunos estudios se ha encontrado que reduce el asma", dijo.

Si los niños desarrollan una infección temprana de oído, Eldeirawi aconsejó que se eviten las terapias con antibióticos innecesarios. "Si sus doctores prescriben antibióticos, los [padres] deben preguntarse '¿es realmente necesario? ¿Pasará la infección sin antibióticos?' Puesto que muchas infecciones de oído simplemente desaparecerán sin ellos".

Más Información

Para más consejos sobre cómo ayudar a los niños con las dolorosas infecciones de oído, visite la American Academy of Pediatrics. Para más información sobre el asma pediátrico, visite la American Academy of Allergy, Asthma & Immunology.

FUENTES: Kamal Eldeirawi, M.S., graduate researcher, Division of Epidemiology and Biostatistics, School of Public Health, University of Illinois at Chicago; Stephen Wasserman, M.D., Ph.D., professor, medicine, University of California, San Diego; May 2004 Chest
Consumer News in Spanish