See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los niños de la ciudad encuentran que es más fácil respirar en otros lados

Estudio halla que los síntomas leves de asma se reducen luego de apenas una semana

LUNES, 2 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Luego de estar alejados durante una semana de la contaminación del aire urbano, los niños que tienen asma leve persistente comienzan a mostrar cambios dramáticos en su salud respiratoria.

Un estudio en la edición de marzo de Pediatrics informa que apenas siete días después de que un grupo de niños en edad escolar abandonará la ciudad y se fuera a un área rural, la inflamación de las vías aéreas se redujo y la función pulmonar aumentó.

"Me sorprendieron bastante los hallazgos", señaló el Dr. Giovanni Piedimonte, autor principal del estudio, profesor y presidente del departamento de pediatría de la facultad de medicina de Virginia occidental. "Pensamos que veríamos una diferencia, pero no pensé que llegáramos a tener cambios tan estadísticamente significativos. Lo que particularmente me sorprendió fue que la mayor parte del cambio estadísticamente significativo se vio en la función pulmonar. Prácticamente todos los niños de alguna manera mejoraron su función pulmonar".

Estudios anteriores habían hallado que la exposición a la materia particulada de la contaminación del aire incrementa el uso de medicamentos para el asma y conduce a más hospitalizaciones por asma, según la información de respaldo del estudio actual. Otros contaminantes también se han relacionado con la predisposición a las infecciones respiratorias, a la respiración sibilante y a una reacción más intensa a los alérgenos inhalados.

Lo que no se había estudiado, según los autores, era si la respuesta negativa a la contaminación del aire era reversible.

Para intentar responder esta pregunta, los investigadores tomaron a 37 niños que vivían en un área urbana de Italia y los llevaron a un hotel rural para una semana de campamento. Los niños tenían alergias y asma leve persistentes, aunque ninguno estaba recibiendo tratamiento en el momento del estudio.

Se monitorizaron la contaminación del aire, los conteos de polen y las condiciones meteorológicas en ambos lugares. Los niños se sometieron también a pruebas en ambos lugares. Las pruebas de los niños incluían medidas de reacciones alérgicas mediante el uso de eosinófilos nasales, es decir, glóbulos blancos relacionados con las alergias, y función pulmonar.

Luego de una semana de estar en el ambiente rural, hubo una reducción de cuadro veces en los niveles de eosinófilos nasales y aumento de la función pulmonar, según se mide por el flujo espiratorio máximo (la fuerza con la que se exhala).

"El aire limpio es bueno. El aire del lugar donde vivimos probablemente sea más importante de lo que pensamos generalmente", señaló Piedimonte. "Una de las mejores cosas que podríamos lograr es limpiar el aire de las ciudades. Nuestra situación en los EE. UU. ha mejorada pero queda mucho por hacer. Si le cortamos los fondos a agencias como la EPA [Agencia de Protección Ambiental], las implicaciones para la salud de los niños serán espantosas".

El Dr. Andrew MacGinnitie, alergólogo e inmunólogo del Hospital Infantil de Pittsburgh, aseguró que el estudio era "impresionante y contribuye a la creciente evidencia de que la contaminación suscita en gran parte el asma". Sin embargo, agregó que hubiera preferido si, además de probar los marcadores biológicos de las alergias y la función pulmonar, los investigadores hubieran evaluado los síntomas de los niños en ambos ambientes, el rural y el urbano.

La buena noticia del estudio, anotó, es que "sí sugiere que los cambio que vemos con la contaminación podrían ser reversibles".

Otras investigaciones sobre el asma publicadas en la misma edición de Pediatrics hallaron que el uso de antibióticos en el primer año de vida se relacionaba con un ligero aumento en el riesgo de desarrollar asma posteriormente en la vida. El estudio canadiense también halló que el riesgo aumenta con cada curso de antibióticos que se receta.

Además, un estudio suizo halló que no había relación entre el desarrollo del asma y la vacunación rutinaria contra la tos ferina (pertussis).

Más información

Para saber más sobre la calidad del aire y el asma, visite la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Giovanni Piedimonte, M.D., professor and chairman, Department of Pediatrics, West Virginia University School of Medicine, physician in chief, WVU Children's Hospital, and director, WVU Pediatric Research Institute, Morgantown, W.Va.; Andrew MacGinnitie, M.D., Ph.D., allergist/immunologist, Children's Hospital of Pittsburgh; March 2009, Pediatrics
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined