Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los padres de niños en edad preescolar quizá no estén preparados para tratar el asma

child with asthma inhaler

MIÉRCOLES, 8 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- Solo alrededor de la mitad de los padres de niños en edad preescolar asmáticos tenían el conocimiento y los medicamentos adecuados a mano para tratar la afección respiratoria de sus hijos en casa, encontró un estudio reciente.

Y un tercio de esos niños tenían inhaladores vacíos, reportaron los investigadores.

"La incapacidad de tratar el asma podría conducir a visitas al departamento de emergencias", explicó la autora principal del estudio, Michelle Eakin, profesora asociada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

"Pedimos ver los medicamentos de los niños [en una visita a domicilio] y solo un 60 por ciento tenían el medicamento de rescate del niño listo", apuntó. Tener el medicamento "listo" implicaba tenerlo en la casa, asegurarse de que no hubiera caducado y asegurarse de que no estuviera vacío.

El asma es la afección crónica de la salud más común en los niños en Estados Unidos. También es un factor importante en las disparidades en la salud en Estados Unidos. Un 16 por ciento de los niños negros tienen asma, frente a un 7 por ciento de los niños blancos, anotaron los autores del estudio.

Los síntomas del asma incluyen tos (sobre todo cuando empeora de noche), respiración sibilante, opresión en el pecho y falta de aire, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) de EE. UU. El asma sin tratar puede dificultar mucho la respiración, y en los casos más graves, puede conducir a la muerte.

El tratamiento para la enfermedad incluye medicamentos de rescate, como el albuterol (ProAir, Ventolin), que se administra cuando los síntomas como la respiración sibilante se activan. También hay medicamentos de control, sobre todo inhaladores de corticosteroides como Flovent, Pulmicort y Qvar. Esos se usan a diario, incluso aunque el niño no tenga síntomas, para mantener a raya la inflamación que provoca el asma, según el NHLBI.

En colaboración con el programa de educación en la niñez temprana Head Start de Baltimore, los investigadores entrevistaron a los cuidadores de 300 niños durante una entrevista a domicilio de dos horas de duración. Los niños tenían de 2 a 6 años de edad, con una edad promedio de 4 años, y casi dos tercios tenían un asma sin controlar.

El 92 por ciento de las familias eran negras. El mismo porcentaje de los cuidadores eran uno de los padres biológicos del niño, usualmente la mamá. Un 40 por ciento de los cuidadores no habían acabado la escuela secundaria, y un tercio habían ido a o se habían graduado de la universidad.

Los investigadores observaron cinco factores específicos que indicaban que los cuidadores estaban preparados para tratar el asma de un niño:

  • La disponibilidad del medicamento: ¿podían los padres localizarlo con facilidad?
  • ¿Estaba el medicamento caducado?
  • ¿Tenía un contador que indicara las dosis que quedaban?
  • ¿Era un medicamento de "rescate" o uno de control?
  • ¿Los padres se sabían las instrucciones de dosificación?

De los padres que reportaron que sus hijos utilizaban un medicamento de rescate, apenas un 60 por ciento cumplían los cinco criterios, y solo un 79 por ciento tenían el medicamento en casa. Entre los padres cuyos hijos pequeños necesitaban medicamentos de control, solo un 49 por ciento cumplían los cinco criterios, y apenas un 79 por ciento lo tenían en casa, mostraron los hallazgos.

Respecto al tema de los medicamentos caducados, Eakin explicó que como los inhaladores utilizan un propelente para llevar el medicamento activo a los pulmones, es posible que sigua habiendo propelente disponible incluso cuando el medicamento se haya acabado. Eso significa que da la misma sensación a la persona que lo usa. Pero si el contador externo del inhalador está en cero, no hay medicamento activo.

Dado que casi todos los niños tenían un seguro de salud estatal, que por lo general incluye solo un copago nominal para los inhaladores (por lo general de más o menos 1 dólar), es probable que el costo no fuera un factor para los padres entrevistados, anotó Eakin.

Quizá falte educación sobre el asma y distintos tipos de educación, sugirió Eakin.

La Dra. Jennifer Appleyard, jefa de alergias e inmunología en el Hospital y Centro Médico St. John en Detroit, aseguró que el estudio es "una llamada de atención".

"No creo que se trate solo de los niños en edad preescolar o de los afroamericanos o de los niños de los barrios marginados, y tampoco creo que todo sea responsabilidad de los padres. Creo que los hallazgos de este estudio se pueden extrapolar a todos los grupos de edad", planteó Appleyard.

"Debemos reforzar la educación en cada cita, y debemos preguntar si tienen sus inhaladores. ¿Están caducados? ¿Conoce la técnica adecuada?", añadió.

Appleyard dijo que, en su consultorio, los padres reciben hojas con las instrucciones en cada visita. "Hay mucha información. Se convierte en algo abrumador para los pacientes y los padres, pero debemos asegurarnos de que comprendan la enfermedad y sus medicamentos", planteó.

"Mientras mejor comprenden los pacientes [y sus padres] la enfermedad, más cumplen y mejor controlados están. Pero eso implica tiempo y recursos", explicó.

El estudio aparece en la edición en línea del 7 de agosto de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre el asma y su tratamiento, visite el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Michelle Eakin, Ph.D., associate professor, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Jennifer Appleyard, M.D., chief, allergy and immunology, St. John Hospital and Medical Center, Detroit; Aug. 7, 2018, Pediatrics, online
Consumer News in Spanish