Una nueva tecnología que aplica calor ayuda a los pacientes de asma

Un estudio halla que reduce el grosor del músculo de las vías respiratorias para mejorar la respiración

MIÉRCOLES 28 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Una nueva tecnología que utiliza ondas de radiofrecuencia para mitigar el engrosamiento (hipertrofia) del músculo de las vías respiratorias de los que sufren de asma ayudó a estas personas a respirar mejor, a tener menos síntomas y a usar menos medicamentos, informan los investigadores.

La técnica, conocida como termoplastia bronquial, ahora está siendo evaluada en un ensayo de mayor tamaño que podría conducir a que la U.S. Food and Drug Administration apruebe su uso.

"Éste es el primer ensayo que muestra una respuesta bastante notable", dijo el coinvestigador, el Dr. John D. Miller, profesor asociado de cirugía en la Universidad de McMaster en Canadá. "También es el primer tratamiento sin fármacos para el asma que se ha desarrollado recientemente".

El informe aparece en la edición del 29 de marzo del New England Journal of Medicine.

Con la termoplastia, los médicos deslizan un broncoscopio flexible que puede emitir ondas de radio hasta los pulmones. Estas ondas de radiofrecuencia generan calor que puede reducir la masa del músculo liso de las vías respiratorias.

La idea básica tras la termoplastia es que "el músculo liso suele yacer relajado en las vías respiratorias, pero cuando se contrae provoca el estrechamiento de las mismas", explicó Miller. "Cuando se reduce la cantidad de masa del músculo y éste es accionado para que se contraiga, no hay nada que contraer".

En el ensayo participaron 112 personas con asma moderada o grave. La mitad se sometió a tres sesiones de termoplastia; y la otra mitad a un tratamiento farmacológico habitual.

Un año más tarde, el flujo de aire era mucho mejor en los pacientes que recibieron la termoplastia, de 39 litros por minuto en comparación con 8.5 litros por minuto para los que siguieron el tratamiento estándar.

El grupo de la termoplastia también reportó una media de 40 días libres de síntomas, frente a 17 para los del otro grupo, con menos síntomas de asma y menos medicación.

"Ahora un segundo ensayo, que utiliza la información de este estudio, se ha puesto en marcha", señaló Miller. "Es similar al primer ensayo, salvo en que utilizará un procedimiento simulado en el brazo de control".

Ya se completó la inscripción de 350 pacientes asmáticos para el nuevo ensayo, dijo el Dr. Elliot Israel, profesor asociado de medicina de la Facultad de medicina de Harvard y miembro del grupo de investigación. "Éstos se encuentran en diferentes fases de tratamiento, y algunos están en la segunda o tercera sesión", apuntó Israel. A los participantes se les hará un seguimiento de hasta dos años para evaluar los resultados del tratamiento.

La terapia podría producir también otros efectos beneficiosos además de dotar al aire de más espacio para circular, dijo Israel. "Las células vivas del músculo generan señales químicas y biológicas que incrementan la inflamación", apuntó. "Tal vez también modifique en parte la dinámica del tejido conectivo en las vías respiratorias".

Un aspecto importante del método es que vuelve a prestar atención al papel del tejido muscular en el asma, que ha sido más o menos ignorado durante muchos años, señaló Charles G. Irvin, director del Centro Pulmonar de Vermont en la Universidad de Vermont y coautor de un editorial acompañante. La atención ha estado centrada en la inmunología y la inflamación, en lugar del músculo de la vía respiratoria, apuntó.

La termoplastia podría no ser la mejor forma de afectar al tejido muscular, dijo Irvin. "El procedimiento actual no es algo trivial", aseguró. "El paciente debe someterse a unas tres sesiones, y cada vez que se lleva a cabo una broncoscopia existe un riesgo".

El editorial propone otros métodos posibles, como el uso de medicamentos para inmovilizar los músculos de las vías respiratorias o reducir la masa del músculo por medios químicos.

"Sin embargo, el aspecto más importante del trabajo es que el procedimiento mejora el resultado", aseguró Irvin. "Y eso es emocionante. Nos hace reconsiderar la creencia convencional".

A final de cuentas, la termoplastia será útil sobre todo para las personas con asma lo suficientemente grave como para llevarlas a la sala de emergencias, declaró Irvin.

"Quizá podamos aprender a hacerlo de forma menos invasiva", dijo Miller. "Pero ahora mismo, se trata de una investigación bastante estupenda con buenos resultados".

Más información

El U.S. National Heart, Lung, and Blood Institute tiene más información sobre el asma.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: John D. Miller, M.D., associate professor, surgery, McMaster University, Hamilton, Canada; Elliot Israel, M.D., associate professor, medicine, Harvard Medical School, Boston; Charles D. Irvin, Ph.D., director, Vermont Lung Center, Burlington; March 29, 2007, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish