MARTES 9 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Si su niño supera la alergia al maní con el tiempo, debe comer alimentos que contengan maní por lo menos una vez al mes para prevenir el regreso de la alergia, según sugiere un nuevo estudio.

Según los resultados de la investigación, comer algo con maní por lo menos con esa frecuencia ayuda a mantener la tolerancia a éstos. Pero aunque la alergia haya desaparecido aparentemente, si la cantidad de maní ingerido es limitada, los niños deben llevar epinefrina consigo durante un tiempo por si se desarrolla una reacción.

"Hace unos años, nos sorprendimos al descubrir que algunos niños que habían perdido su alergia al maní la tenían nuevamente", afirmó el investigador líder, el Dr. Robert A. Wood, profesor de pediatría en la Universidad Johns Hopkins. "Nos sorprendimos porque esto es algo que no habíamos visto con otras alergias alimentarias".

En su estudio, Wood y su equipo estudiaron a 68 niños que habían superado su alergia al maní. El objetivo del estudio era averiguar cuántos de los niños se convertirían en alérgicos nuevamente.

También deseaban identificar los factores de riesgo que causaban la recurrencia de la alergia y encontrar maneras para tratar a los niños que habían superado su reacción alérgica al maní, según el informe, que aparece en la edición de noviembre del Journal of Allergy & Clinical Immunology.

El grupo de Wood observó los niveles recurrentes de inmunoglobulina-E específica al maní (IgE), realizaron desafíos alimentarios con maní e hicieron que los niños respondieran a preguntas sobre lo que comían.

Los investigadores encontraron que hubo cerca del 8 por ciento de probabilidades de tener una recurrencia de la alergia al maní. El riesgo de recurrencia era mucho más alto entre los niños que evitaron comer maní luego de haber superado la alergia, reportó el grupo de Wood.

"Es mucho menos probable que la alergia vuelva si consume maní regularmente una vez haya podido tolerarlo", apuntó Wood.

Wood dijo que el maní no es único. Es probable que lo mismo suceda con otros alimentos, tal como la leche o los huevos. "La gran diferencia es que cuando alguien supera su alergia a la leche, aún si no se trata de un gran aficionado a la leche, estará recibiendo proteína de leche en su dieta diariamente", señaló.

"Es más común para las personas que han tenido alergia al maní evitar el alimento aunque se les haya dicho que lo pueden volver a incluir en su dieta", añadió Wood.

"Ahora recomendamos a nuestros pacientes que coman formas concentradas de maní por lo menos una vez al mes luego de superar su alergia a éste continuar tolerándolo", escribió el equipo de Wood.

"También recomendamos que los pacientes y sus familias que consumen maní frecuentemente continúen llevando epinefrina inyectable por lo menos durante un año luego de pasar el desafío. Si consumen maní con poca frecuencia o en cantidades limitadas, entonces los pacientes deben tener epinefrina disponible de manera indefinida todo el tiempo debido a un mayor riesgo de una alergia recurrente", concluyeron los investigadores.

Wood anotó que todas las alergias están en aumento en los países desarrollados, pero casi se desconocen en los países en desarrollo. Parte de esta disminución puede explicarse por la llamada teoría de la higiene, dijo.

"Mientras menos se expone a un bebé a los gérmenes e infecciones, más puede su sistema inmune concentrarse en cosas como una alergia", dijo Wood. "Las alergias son mucho menos comunes si usted crece en una granja, tiene contacto cercano con animales. Mientras más exposición tenga a las bacterias y otras infecciones al principio de su vida, menor riesgo tendrá de sufrir de alergias", añadió.

"Aunque la alergia contra el maní se considera muchas veces como permanente, estudios de varios centros han mostrado que cerca del 20 por ciento de los niños jóvenes con la alergia pueden consumir maní para cuando llegan a la edad escolar", afirmó el Dr. Scott H. Sicherer, profesor asociado de pediatría del Jaffe Food Allergy Institute de la Escuela de Medicina de Mount Sinai.

"Este emocionante descubrimiento se balancea con la observación, reportada por nuestro grupo y por varios otros, de que algunos niños podrían eventualmente tener una recurrencia de la alergia", añadió.

En la práctica de Sicherer, él vigila a los niños pequeños con alergia al maní para ver si la superan. "Cuando planeamos que el niño coma maní bajo la supervisión del médico, explicamos a sus familias que haríamos que incluyan verdaderamente el maní en su dieta si toleran el alimento exitosamente", dijo.

Además, cuando un niño ingiere maní exitosamente, hace que la familia le dé maní y que ya no eviten el alimento. No hacerlo parece incrementar el riesgo de recurrencia de la alergia. "Hacemos que continúen teniendo medicamento de emergencia disponible por un año o dos hasta que esté claro que el niño está comiendo maní rutinariamente. Si un niño se niega a comer maní, deberíamos evaluarlos periódicamente para saber si el peligro ha regresado", aseguró Sicherer.

Más información

El National Institute of Allergy and Infectious Diseases tiene un boletín sobre las alergias alimentarias.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ