Proyecto de ley exigiría lista de alérgenos en rótulos de productos alimenticios

La cámara aprobó el proyecto, que obliga a usar inglés común y corriente

MIÉRCOLES 21 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Los fabricantes de productos alimenticios muy pronto tendrán que cambiar radicalmente sus prácticas de rotulación e incluir, en inglés común y corriente, una línea de ingredientes, especialmente las alergias que podrían provocar.

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó por voto oral la Food Allergen Labeling and Consumer Protection Act, un proyecto que el Senado ya había aprobado. Si el proyecto pasa en un comité, se espera que el Presidente Bush lo firme.

"Estamos encantados. Este es el resultado de 13 años de trabajo con la industria alimenticia y seis con el Congreso", declaró Anne Munoz-Furlong, fundadora y funcionaria ejecutiva principal de la Food Allergy and Anaphylaxis Network (FAAN). "Consideramos que esto va a hacer una gran diferencia para los estadounidenses con alergias alimentarias".

Las empresas privadas, junto con la U.S. Food and Drug Administration, también celebraron el acontecimiento.

"Nos parece algo bueno para los consumidores", afirmó Tim Willard, vocero de la National Food Processors Association de Washington, D.C. "Permitirá a los consumidores con alergias, o a los que adquieren los alimentos para ellos, tener información más clara y fácil de leer sobre los componentes de los alimentos".

Lo que hay en el rótulo del producto, o lo que se percibe en él, puede afectar decisiones de vida o muerte.

De todos modos, muchas veces la información es demasiado complicada y técnica para una persona común, especialmente un niño promedio. Por ejemplo, los términos "lactosa", "caseína" y "lactoglobulina" indican que el producto contiene leche. Pero una palabra tan simple como "leche" no aparece por ninguna parte.

La Food Allergen Labeling and Consumer Protection Act fue presentada por primera vez hace cuatros años por la Congresista Nita M. Lowey (D-N.Y.). Pasó en el Senado el ocho de marzo de 2004.

La ley no obliga sólo a rotular, sino también otros factores varios. Específicamente, exige:

  • que aparezca una lista en los rótulos de los alimentos, en lenguaje cotidiano, de los principales alérgenos alimenticios (leche, huevos, maní, frutos secos, mariscos, soya y trigo) que contengan. Estos alérgenos son responsables por el 90 por cientos de las alergias alimentarias.
  • Que los U.S. Centers for Disease Control and Prevention le hagan seguimiento a las muertes relacionadas con alergia alimenticia
  • Que la FDA evalúe cómo eliminar contaminación no intencional y contacto cruzado de alimentos.
  • Y que se establezcan directrices para el uso del término "libre de gluten" para ayudar a quienes sufren de intolerancia al gluten o enfermedad celíaca.

Para enero de 2006, los rótulos deberán estar actualizados, aunque algunos fabricantes ya empezaron a cumplir. "Ya estamos viendo algunos cambios en el mercado que reflejan estas modificaciones", sostuvo Munoz-Furlong.

"Ya van a empezar a aparecer más rótulos así", agregó Willard. "Francamente, se va a volver un asunto competitivo".

Willard agregó que sólo habrá cambios en los ingredientes relacionados con las alergias y que únicamente se alterarán los ingredientes en los rótulos.

Aquellos productos que antes decía que tenían "caseína", ahora tendrán además en paréntesis "leche" al final de la lista. Al mismo tiempo, ya no será suficiente decir "nueces" o "frutos secos". Será necesario especificar de qué se trata.

"Los consumidores podrán leer rápidamente los ingredientes y buscar la palabra que están acostumbrados a ver, ya sea leche, huevos, soya, etc.", agregó Munoz-Furlong. "Esto va a hacer la diferencia sin importar a qué alérgeno se es alérgico. Estamos seguros de que va a simplificar las cosas tanto para los padres como para los niños mismos".

Agregó que "un niño de siete años podrá leer el rótulo y saber qué contiene el producto. La niñera, el entrenador, la profesora, mucha gente está leyendo los rótulos para ayudar a los alérgicos".

Según la FAAN, cerca de 11 millones de estadounidenses sufren de alergias alimentarias. No hay cura para estas alergias, lo que significa que evitar estos alimentos es la única solución. Se estima que unas 250 muertes cada año son causadas por reacciones alérgicas, mientras que otras 30,000 personas necesitan tratamientos de emergencia para salvar sus vidas.

Más Información

Para saber más sobre las alergias alimentarias más comunes, visite la Food Allergy and Anaphylaxis Network.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Anne Munoz-Furlong, CEO and founder, Food Allergy and Anaphylaxis Network, Fairfax, Va.; Tim Willard, spokesman, National Food Processors Association, Washington, D.C.; U.S. House of Representatives Web site; statement, U.S. Rep. Nina Lowey (D-N.Y.)
Consumer News in Spanish