Vacuna detiene alergia alimentaria en perros

Estudio ofrece esperanza para humanos víctimas de las alergias

JUEVES 11 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Perros con alergia al cacahuate, leche y trigo experimentaron un número mucho menor de reacciones tras haber sido vacunados contra los alérgenos específicos de esos alimentos, según lo reportado por investigadores en California.

Tras haber recibido la vacuna, los perros alérgicos al cacahuate pudieron comer mucho más de la leguminosa sin desarrollar una respuesta alérgica. En promedio, pasaron de tolerar sólo un cacahuate a comer más de 37. Reducciones similares en respuestas alérgicas fueron observadas entre perros con alergia a la leche y al trigo tras recibir la vacuna.

"Aunque claramente tenemos que realizar estudios en humanos, este estudio sugiere [que] pueden desarrollarse estrategias de vacuna para tratar exitosamente las alergias causada por alimentos", dijo el autor del estudio, el Dr. Dale Umetsu, profesor de pediatría en la Universidad de Stanford y jefe de la división inmunológica y de alergia en el Hospital Infantil Lucile Packard en Palo Alto, California.

El estudio, que se considera el primero en rescindir la alergia alimentaria en un animal distinto al ratón, aparece en la edición en línea del 12 de noviembre de Allergy.

Se calcula que 11 millones de estadounidenses padecen de alergias a alimentos, para las que no existe cura, de acuerdo a la Food Allergy & Anaphylaxis Network (FAAN), un grupo de abogacía con sede en Virginia. La alergia alimentaria ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo reacciona excesivamente, tratando a ciertos alimentos como si se tratasen de un invasor foráneo. El cuerpo reacciona liberando químicos que desencadenan una gama de síntomas, incluyendo picazón, hinchazón, urticaria y dificultad al respirar.

Algunas reacciones causadas por alimentos pueden atentar contra la vida, siendo responsables de 30,000 visitas a la sala de urgencias y hasta 200 muertes cada año, según reporta la FAAN. Ocho alimentos en particular (la leche, huevo, cacahuate, nueces de árboles, pescado, mariscos, soya y trigo) son responsables del 90 por ciento de todas las reacciones alérgicas a alimentos.

Aunque se está llevando a cabo mucha investigación en el tema de la alergia alimentaria, particularmente a la del cacahuate, podrían transcurrir de 5 a 10 años antes de que se cuenten con tratamientos efectivos, dijo Anne Munoz-Furlong, fundadora y directora ejecutiva de FAAN.

La vacuna de Umetsu utiliza la Listeria aniquilada por calor, un contaminante transmitido en alimentos, que se encuentra mezclado en cacahuate, leche o trigo, para simular una respuesta inmune protectora.

Si bien los resultados del estudio se basan exclusivamente en pruebas en animales, "el hecho de que esto luzca muy prometedor significa que podremos avanzar hacia pruebas en humanos en el futuro", señaló Munoz-Furlong.

Para probar la vacuna, los investigadores utilizaron perros que eran propensos a las alergias al igual que tratados para tener varias alergias severas a alimentos. Cuatro de los perros en el estudio tenían alergia al cacahuate. También eran alérgicos a la leche de vaca y la ambrosía. Tras diez semanas de haber recibido la vacuna que combinaba Listeria aniquilada por calor y cacahuate, se redujo dramáticamente la presencia de protuberancias en la piel debida a la alergias. Además, los perros toleraron más cacahuate en su dieta. Tres de los cuatro perros, de hecho, pudieron comer un puñado de cacahuate (alrededor de 57 de dicha leguminosa) sin desarrollar síntomas.

Sólo se trató su alergia al cacahuate, lo que muestra que la vacuna es específica al antígeno. "En esos perros, la alergia al cacahuate mejoró mucho, pero su alergia a la leche no", señaló Umetsu.

De forma similar, cinco perros con alergias a la leche, trigo, carne y ambrosía fueron evaluados en cuanto a sus síntomas y reacciones en la piel. Tres fueron vacunados para alergias a la leche y trigo; los otros se usaron como control. Los perros vacunados presentaron una reducción del 60 por ciento en la diarrea, y un 100 por ciento en reducción en el vómito en comparación con las reacciones antes a la vacunación. Similarmente, las pruebas en la piel mostraron reducciones notorias en las reacciones alérgicas.

"Este estudio muestra que el usar un protocolo de vacunación, uno puede, de hecho, conseguir un tipo de respuesta protectora, y hemos mostrado que este es un animal mucho más cercano a los humanos que los ratones, en la escala evolutiva", dijo Umetsu.

Se requieren de más estudios hechos en animales para demostrar más específicamente el mecanismo del efecto supresor sobre el sistema inmune, añadió. También, los investigadores necesitan mostrar cuáles componentes en específico de la vacuna de Listeria aniquilada por calor la hacen tan efectiva.

Hasta que no se cuente con una vacuna efectiva para tratar los síntomas, Munoz-Furlong insta a quienes sufren de alergias a que lean cuidadosamente las etiquetas en los alimentos y que lleven consigo epinefrina, un medicamento inyectable para tratar las reacciones alérgicas severas.

Más información

Consulte la Food Allergy & Anaphylaxis Network para asesoría en prevenir las reacciones alérgicas serias.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Dale Umetsu, M.D., Ph.D., professor, pediatrics, Stanford University, and chief, allergy and immunology division, Lucile Packard Children's Hospital, Palo Alto, Calif.; Anne Munoz-Furlong, founder and CEO, Food Allergy & Anaphylaxis Network, Fairfax, Va.; Stanford University press release; Nov. 12, 2004, Allergy online
Consumer News in Spanish