See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Alérgenos de mascotas hallados en todos los hogares estadounidenses

Incluso en aquellos que no tienen animales, según un estudio

JUEVES 8 de julio (HealthDayNews) -- La verdad acerca de la caspa de las mascotas es que es más ubicua de lo que usted cree.

Independientemente de si un gato o un perro están en su casa siempre, todos los hogares de los Estados Unidos contienen alérgenos de perros y gatos, según un reciente estudio. De hecho, la caspa de las mascotas estaba presente en casi el 100 por ciento de los hogares encuestados, a pesar de que los perros y los gatos vivían apenas en la mitad de esas casas.

"La gente sensible a los alérgenos de perros y / o gatos muy posiblemente estará expuesta a niveles detectables de estos alérgenos en su ambiente, independientemente de dónde viva", afirmó el Dr. Darryl Zeldin, jefe del programa de investigación sobre el asma del National Institute of Environmental Health Sciences (NIEHS). Él es el autor principal del estudio, que aparece publicado en la edición de julio del Journal of Allergy and Clinical Immunology.

Se cree que dichos alérgenos contribuyen al asma.

Los investigadores utilizaron datos del primer National Survey of Lead and Allergens in Housing, los cuales fueron recopilados en 1998 y 1999. Los encuestadores recogieron muestras aspiradas de polvo de la cama, el piso de la habitación, el piso de la sala y el sofá de la sala en 831 unidades residenciales con 2,456 personas en 75 lugares de los Estados Unidos.

Los alérgenos de perros y gatos fueron detectados en el 100 por ciento y el 99.9 por ciento de los hogares, respectivamente, a pesar de que apenas el 49.1 por ciento de esos hogares realmente tenía una mascota. La mayoría de los hogares encuestados tenían niveles que sobrepasaban los umbrales propuestos.

Los sofás tenían la mayor concentración de alérgenos de perros y gatos, lo que indica que o bien la masota mandaba en la casa o bien los alérgenos llegaban allí a través de la ropa de la gente.

También es posible que los alérgenos sean más bajos en aquellas comunidades en las que la propiedad de perros y gatos no sea tan común, como en los centros de las ciudades, agregó Zeldin.

¿Por qué habrían de encontrarse estos alérgenos en hogares sin mascotas?

"Una explicación es que los alérgenos de perros y gatos se trasfieren a través de la ropa", afirmó Samuel J. Arbes, autor principal del estudio y coordinador de investigación clínica del NIEHS. "Se ha demostrado que los alérgenos de perros y gatos están presentes en lugares públicos, en las sillas de los autobuses, en taxis, en las sillas de los parques, en las salas de cine, en los hospitales, incluso en las oficina de los alergólogos". Eso significa que se pueden recoger y llevar a casa muy fácilmente.

También es posible que una mascota haya vivido en la casa antes.

El resultado final de esto es que reducir la exposición a los alérgenos podría no ser la ruta más eficaz para controlar el asma y las alergias. "Para las personas alérgicas a los perros y los gatos, evitar los alérgenos puede ser muy difícil. Podría ser que las personas que sean muy alérgicas a los perros y los gatos tengan que depender de medicamentos, en lugar de tratar de evitar estar expuestos", sostuvo Arbes.

"Mientras los alérgenos sean ubicuos en las comunidades, será muy difícil que la gente puede evitarlos", agregó Zeldin. "Quizá el enfoque no debería ser la intervención ambiental en sí, sino otras maneras de modular la respuesta de un individuo a dichas exposiciones, como medicamentos, terapia inmune o inyecciones para la alergia".

Según el Dr. Michael Marcus, director de alergias, inmunología y pulmonología pediátrica del Centro Médico Maimonides de Nueva York, una mayor exposición podría ayudar, pero también es necesario enfocarse en las respuestas a la enfermedad subyacente, en especial porque cada persona tiene niveles de tolerancia distintos.

"Necesitamos entender la enfermedad subyacente mejor, bien sea que hablemos de rinitis alérgica, eczema o asma", puntualizó. Necesitamos contemplar el problema básico de la enfermedad en lugar de tratar de evitar lo que la desencadena como la única manera para tratarla".

Más Información

Para mayor información sobre el asma y la prevención de alergias, visite el National Institute of Environmental Health Sciences.

Traducido por HispaniCare

FUENTES: Samuel J. Arbes, Jr., D.D.S., M.P.H., Ph.D., epidemiologist and clinical research coordinator, National Institute of Environmental Health Sciences, Research Triangle Park, N.C.; Darryl Zeldin, M.D., head, asthma research program, National Institute of Environmental Health Sciences, Research Triangle Park, N.C.; Michael Marcus M.D., director, allergy, immunology and pediatric pulmonology, Maimonides Medical Center, New York City; July 2004 Journal of Allergy and Clinical Immunology
Consumer News in Spanish