See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El smog impide el desarrollo pulmonar de los niños

La contaminación en California frena el crecimiento a una edad crucial

MIÉRCOLES 8 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- El aire en algunos lugares del sur de California está tan sucio que impide el desarrollo de los pulmones de los niños

Para cuando cumplen los 18, muchos de los niños que crecen en áreas contaminadas tienen pulmones subdesarrollados y muy probablemente seguirán así hasta la adultez, según sostiene un estudio en la edición del nueve de septiembre de New England Journal of Medicine.

Los hallazgos probablemente no se limitan al sur de California. "Es muy probable que los agentes contaminantes que estudiamos estén presentes en cualquier ambiente urbano. Principalmente, son subproductos de la combustión de hidrocarburos", afirmó James Gauderman, profesor asociado de medicina preventiva de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California y autor del estudio.

La edad entre los 10 y los 18 años es crucial cuando se trata del desarrollo pulmonar. Las chichas han desarrollado totalmente sus pulmones más o menos cuando llegan a los dieciocho, mientras que los de los chicos necesitan algunos años más. A continuación, la función pulmonar se mantiene igual durante un lapso corto de tiempo, para luego comenzar a disminuir lentamente a medida que la persona envejece.

Este estudio, llamado Children's Health Study, es la investigación más extensa hasta la fecha acerca de la contaminación del aire y sus efectos sobre la salud de los niños.

Durante años, entre 1993 y 2001, los investigadores le hicieron seguimiento a la salud de los pulmones de 1,759 niños entre 10 y 18 en aquellos lugares donde los agentes contaminantes estaban más concentrados en 12 comunidades de California. Alpine, Atascadero, Lake Elsinore, Lake Arrowhead, Lancaster, Lompoc, Long Beach, Mira Loma, Riverside, San Dimas, Santa Maria y Upland. Todas estas poblaciones se encuentran al sur del estado, a excepción de Alpine County, que se encuentra en el la cordillera de Sierra Nevada cerca a San Francisco.

Según los investigadores, los adolescentes que vivían en las áreas más contaminadas tenían cerca de diez veces más posibilidades de tener una función pulmonar disminuida en comparación con sus iguales en otras áreas menos contaminadas. Una función pulmonar clínicamente disminuida implica que una persona tiene menos del 80 por ciento de la función pulmonar esperada para su edad.

Entre los efectos a corto plazo se encuentran gripes más graves que duran más tiempo, mientras que entre los efectos a largo plazo pueden estar un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiaca o respiratoria.

"Es muy probable que estos chicos lleven sus déficits de la función pulmonar toda su vida", afirmó Gauderman. "Los chicos que comienzan con una función pulmonar disminuida pueden estar en riesgo de desarrollar algunas de las enfermedades que aparecen en la edad madura o después de manera precoz o quizá con un cuadro clínico más grave.

"No es mucho lo que se puede hacer con una función pulmonar disminuida que ya exista", aclaró Gauderman. "Estos hallazgos indican que si logramos mejorar la calidad del aire, esto traerá beneficios sustanciales".

Otro estudio aparecido en la misma edición de la publicación informó acerca de hallazgos más positivos. Las intervenciones individualizadas en el hogar pueden reducir drásticamente los problemas relacionados con el asma en los chicos que viven dentro del perímetro urbano.

"Cambiar el ambiente es casi tan importante como tomar medicamentos", declaró el Dr. Meyer Kattan, coautor del estudio y profesor de pediatría de la Escuela de Medicina Monte Sinaí de Nueva York.

Aunque otros estudios han observado el efecto de reducir la exposición a un alérgeno, como el humo del cigarrillo, pocas personas son alérgicas a una sola cosa, señaló Kattan.

Éste fue el primer estudio en analizar diversos alérgenos a la vez. En total, 937 niños con asma alérgica entre 5 y 11 fueron reclutados para esta prueba. La mitad del grupo se asignó aleatoriamente para recibir visitas de un consejero ambiental que educara a los participantes sobre cómo reducir la exposición de acuerdo con sus alergias particulares. "Nuestro único interés no era reducir la exposición", explicó Kattan. "Se trataba de un componente educativo combinado con intentar reducir realmente la exposición".

La intervención duró un año y fue seguida por otro de observación. En las intervenciones se realizaron cosas como cambiar los colchones y las fundas de las almohadas, utilizar aspiradoras con filtros de aire de alta potencia recogedores de partículas HEPA (High Efficiency Particle Arresting) y purificadores de aire HEPA, así como obtener control de plagas profesional.

Los participantes que fueron visitados por un consejero ambiental tuvieron un 19.5 por ciento menos días con síntomas, 20.7 menos días de faltar a clase cada año y 13.6 por ciento menos citas médicas no programadas por año. También hubo reducciones en los niveles de alérgenos en el hogar, como alérgenos de las cucarachas y los ácaros del polvo. La función de las vías áreas de los pacientes no se midió.

"La conclusión del estudio fue que la educación, acompañada por la intervención, es el camino que se debe seguir", afirmó el Dr. Albert L. Sheffer, autor de un editorial acompañante y director emérito del departamento de alergología de Hospital Brigham and Women de Boston. "Ésta es la primera vez que hemos visto resultados estadísticamente significativos".

Aunque los autores del estudio se mostraron optimistas acerca de la posibilidad de lograr esos resultados en la "vida real", hay otros que no están muy seguros.

"Esto muestra claramente que funciona. El problema es motivar a la gente en estas situaciones socioeconómicas para que aproveche por sí misma estas observaciones y no creo que eso suceda", afirmó Scheffer, a pesar del hecho de que "el control ambiental es un método crónico, constante y barato para cuidar el asma".

Más Información

Para mayor información sobre el asma infantil, visite la American Academy of Allergy, Asthma and Immunology.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Meyer Kattan, M.D., professor, pediatrics, Mount Sinai School of Medicine, New York City; Albert L. Sheffer, M.D., director emeritus, allergy department, Brigham and Women's Hospital, Boston; W. James Gauderman, Ph.D., associate professor, preventive medicine, Keck School of Medicine, University of Southern California, Los Angeles; Sept. 9, 2004, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.