Forros de cama no combaten alérgenos

No pueden proteger contra la alergia ni el asma

(HealthDay es el nuevo nombre de HealthScoutNews)

Miércoles, 16 de julio (HealthDayNews) -- Forros impenetrables que coloca una barrera entre los ácaros de tu cama y tú hacen bien su trabajo; pero no es una garantía de que sea el fin de los estornudos y la sibilancia.

Esto es lo que reflejan dos recientes estudios que encontraron que los forros reducen la exposición a ácaros, aunque por sí solos no son suficientes para prevenir ataques de asma y alergia en personas sensitivas a las amenazas microscópicas.

"Si deseas hacer una simple intervención solamente cubriendo el colchón, las almohadas y las sábanas, esto no funcionará", indicó el doctor Adnan Custovic, un alergista en el Wythenshawe Hospital, en Manchester, Inglaterra, y un coautor de uno de los estudios.

Custovic y sus colegas evaluaron si los forros de camas podrían reducir los problemas respiratorios en adultos asmáticos.

El segundo estudio, realizado por investigadores holandeses, hizo la misma pregunta a un grupo de personas, mayormente adultos que sufren de fiebre de heno perpetua.

Ambos estudios aparecen en la edición del 17 de julio de The New England Journal of Medicine.

En ambos casos, los forros de cama diseñados para evitar que partículas de ácaros llegaran a los durmientes redujeron la exposición a proteínas que causan alergias. Aún así, hacer esto no fue lo suficiente para reducir los síntomas a la larga.

El doctor Darryl Zeldin, un experto en ácaros, que labora en el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental, indicó que los hallazgos no deben desmotivar a las personas con alergias o asma de utilizar los cobertores.

"Todavía considera que las personas sensitivas a los ácaros, medidas para evitar los alérgenos, que incluyen forros impermeables, tiene sentido como un componente de una intervención más abarcadora e intensa", indicó Zeldin.

Un programa de dicha índole también podría involucrar tomar pasos para eliminar del hogar otros alérgenos, tales como cucarachas o caspa animal. También podría incluir lavar la ropa de cama frecuentemente con agua caliente, que se ha probado que remueve los alérgenos.

Aún así, Zeldin cree que la nueva investigación subraya las lagunas acerca de lo que saben los científicos acerca de alergias y alérgenos. "Puede ser que te deshagas de uno y respondas a otro o respondas más fuertemente a uno que ya ocasiona problemas", dijo.

Los ácaros son la causa principal de alergias y asma en los EE.UU. En una reciente encuesta, Zeldin y sus colegas encontraron que 85 por ciento de los hogares estadounidenses tenían niveles detectables de las plagas en la ropa de cama, mientras que la mitad tuvo niveles que sobresalían 2 microgramos por gramo de polvo; una cantidad considerada amplia para hacer a la persona sensitiva al alérgeno. Uno de cada cuatro hogares tuvo suficientes ácaros en su ropa de cama para provocar asma.

Más información

Visita el Instituto Nacional de Ciencia de Salud Ambiental o la Fundación de América de Asma y Alergia.

Fuentes: Adnan Custovic, M.D., profesor, Wythenshawe Hospital, Manchester, Inglaterra; Darryl Zeldin, M.D., científico titular, Instituto Nacional de Ciencia de Salud Ambiental, Research Triangle Park, N.C.; 17 de julio de 2003, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish