See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La lactancia materna parece proteger contra algunas alergias

Un informe sugiere que ayuda a los bebés en alto riesgo de eczema, asma y alergias alimentarias

LUNES 7 de enero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las enfermedades atópicas, como el eczema, el asma y las alergias alimentarias, se podrían retrasar o incluso prevenir en bebés de alto riesgo si éstos son alimentados exclusivamente con leche materna por lo menos durante cuatro meses o con leche de fórmula sin proteínas de la leche de vaca.

Esa es la conclusión de un nuevo informe clínico de la American Academy of Pediatrics (AAP) que aparece en la edición de enero de Pediatrics. El informe sustituye a una declaración de políticas anterior de la AAP.

"En esencia, puede que no importe lo que consuma una mujer embarazada o que esté lactando", dijo el Dr. Frank Greer, autor del informe, profesor de pediatría de la Universidad de Wisconsin y director del Comité de nutrición de la AAP.

"La mejor prevención de las enfermedades atópicas [alérgicas] es dar solamente el seno durante los primeros cuatro meses de vida", agregó. "Y si el bebé proviene de una familia con historial de enfermedades atópicas significativas, pasar de la leche materna a una leche de fórmula parcial o totalmente hidrolizada (hipoalergénica) [sin proteínas de leche de vaca] podría retrasar o prevenir la manifestación de enfermedades atópicas, sobre todo de la dermatitis atópica [eczema]".

Greer agregó que esta recomendación podría también aplicarse a los bebes alimentados con leche de fórmula que están en riesgo de enfermedades atópicas.

El momento y la introducción de alimentos sólidos no tienen ningún efecto protector sobre la prevención de enfermedades atópicas, de acuerdo con el nuevo informe.

"Con el aumento de las alergias alimentarias y del asma observado recientemente, esperamos que la dieta de la madre, la lactancia materna y la dieta en los primeros años de la infancia contribuyan a reducir esa incidencia", dijo la Dra. Jennifer Wu, ginecoobstetra del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. "Desafortunadamente, parecen no tener un impacto significativo, de acuerdo con los estudios que se han realizado. En lo único que parecen haber impactado es en la dermatitis atópica, que se ha reducido en cerca de un tercio gracias a la lactancia materna. Sin embargo, los estudios que se han hecho hasta ahora no demuestran que la lactancia materna vaya a impactar de manera significativa en el asma infantil o las alergias alimentarias".

En las últimas décadas, la incidencia de enfermedades alérgicas como el asma, las alergias alimentarias y varias afecciones de la pie ha aumentado grandemente. En los niños de cuatro años o menos, la incidencia del asma ha aumentado un 160 por ciento, mientras que la incidencia de la dermatitis atópica casi se ha triplicado. Además, la incidencia de la alergia al maní se ha duplicado tan sólo en la última década, de acuerdo con el informe.

Aunque con seguridad la genética tiene un papel en el desarrollo de estas enfermedades, factores ambientales como la dieta también están fuertemente relacionados.

El nuevo informe revisó diferentes evidencias sobre la nutrición durante el embarazo, la lactancia materna y el primer año de vida que podrían afectar el desarrollo de enfermedades alérgicas. Sus principales hallazgos fueron:

  • Actualmente no hay evidencia de que lo que una madre consume durante el embarazo o la lactancia materna juegue un papel en la prevención de enfermedades atópicas de los niños. Sin embargo, hay algo de evidencia de que evitar ciertos alimentos durante la lactancia podría ayudar a prevenir el eczema atópico.
  • Dar solamente el seno durante al menos cuatro meses a los bebés que están en alto riesgo de desarrollar enfermedades atópicas reduce el riesgo de tener eczema y alergias a la leche de vaca durante los primeros dos años de vida.
  • En bebés de alto riesgo que no hayan tomando exclusivamente leche materna durante cuatro o seis meses, el uso de leche de fórmula hidrolizada (en lugar de la fórmula que contiene leche de vaca) podría retrasar o prevenir la aparición de la dermatitis atópica.
  • El uso exclusivo de la lactancia materna durante al menos tres meses protege a los bebés contra la respiración sibilante en los primeros años de vida.
  • No existe una buena evidencia que respalde el uso de fórmula infantil basada en soya para prevenir las alergias.
  • Tampoco hay evidencia que sugiera que retrasar la introducción de alimentos sólidos antes del periodo de cuatro a seis meses de edad recomendado tenga algún efecto sobre el desarrollo de enfermedades atópicas.
  • No hay evidencia convincente que sugiera que cualquier intervención dietética podría prevenir las enfermedades atópicas después de los cuatro o seis meses de edad.

"El panorama es mezclado", dijo Wu. "No hemos demostrado la eficacia de la lactancia materna. Esto quiere decir que necesitamos más estudios robustos y seguimientos a largo plazo para los niños".

El nuevo informe se titula "Efectos de las intervenciones nutricionales de los primeros años de vida sobre el desarrollo de enfermedades atópicas en bebés y niños: El papel de la restricción dietética materna, la lactancia materna, el momento de introducción de alimentos complementarios y fórmulas hidrolizadas".

Más información

Más información sobre la nutrición infantil en los National Institutes of Health.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Frank Greer, M.D., professor, pediatrics, University of Wisconsin, and chairman, American Academy of Pediatrics Committee on Nutrition; Jennifer Wu, M.D., obstetrician/gynecologist, Lenox Hill Hospital, New York City; January 2008 Pediatrics
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined