See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las mujeres tienen más probabilidades de cambiar de opinión sobre los tatuajes

Un estudio muestra que son más propensas que los hombres a borrar un tatuaje

LUNES, 21 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Aunque la mayoría de los estadounidenses que se hacen tatuajes están satisfechos con su decisión, las mujeres son más propensas que los hombres a querer que se los eliminen, según revela una investigación reciente.

Los autores del estudio subrayan que la diferencia sexual se podría atribuir al hecho de que las mujeres parecen estar sometidas a más estigmatización social y comentarios negativos por tener un tatuaje.

"Observamos que las mujeres con tatuaje aún se enfrentan a ciertas repercusiones sociales negativas", apuntó la autora del estudio Myrna L. Armstrong, profesora en la escuela de enfermería del Centro de ciencias de la salud de la Universidad Texas Tech en Lubbock, Texas. "Sin embargo, esto no es un problema para los hombres. La sociedad apoya a los hombres, porque los tatuajes están relacionados con la imagen del macho, así que no hay razón para cuestionarlo. En cambio, para las mujeres tener un tatuaje es como transgredir la norma de género".

Armstrong y sus colegas informan sobre estas observaciones en la edición de julio de Archives of Dermatology.

Según los autores, uno de cada cuatro estadounidenses de 18 a 30 años tiene un tatuaje, y las mujeres representan entre el 45 y 65 por ciento del mercado de los tatuajes.

Estudios previos habían mostrado que más del 80 por ciento de los tatuados estaba satisfecho con su tatuaje. Entre el quinto que no lo está, cerca del 6 por ciento decide a fin de cuentas eliminar su tatuaje.

Para determinar quiénes decidían eliminar su tatuaje y por qué, Armstrong y su equipo encuestaron a 196 pacientes, con una edad promedio de 30 años, que visitaron cuatro clínicas dermatológicas especializadas en la eliminación de tatuajes en 2006.

Más de la mitad dijo que se había hecho un tatuaje entre los 16 y 23 años. Cuando se les preguntó por el impulso inicial que los llevó a tomar esa decisión, el 44 por ciento apuntó que lo hizo por el deseo de sentirse únicos, mientras que el 33 por ciento señaló que lo hizo para demostrar su independencia y el 28 por ciento para destacar las experiencias de la vida.

Cuando se les preguntó por qué habían decidido eliminar el tatuaje, el 55 por ciento contestó que se avergonzaba de él; el 38 por ciento dijo que éste empeoraba su autoimagen corporal; el 37 por ciento por problemas al elegir vestuario; el 25 por ciento por la estigmatización social; y el 21 por ciento en honor a una ocasión especial, como un cumpleaños o matrimonio.

Pero independientemente de la motivación, la estadística más llamativa quizá era la proporción de sexo de los pacientes que optaban por la eliminación del tatuaje: el 69 por ciento eran mujeres en comparación con el 31 por ciento de los hombres. La brecha observada representa un gran cambio respecto a los resultados de un estudio anterior realizado por el equipo de investigación en 1996, en el que más hombres que mujeres deseaban eliminar su tatuaje.

En el estudio actual, las mujeres también experimentaban más reacciones negativas acerca de su tatuaje que los hombres, bien sea en un escenario público, el entorno laboral o en la escuela, lo que a menudo las obligaba a cubrir su tatuaje con maquillaje o vendas.

Armstrong y su equipo ofrecieron a las mujeres una táctica práctica para hacer frente a la estigmatización social.

"Deseo enfatizar que no somos para nada críticos", anotó. "Pero recomendamos a las mujeres a que piensen bien en qué parte del cuerpo se ponen un tatuaje, de modo que puedan controlar cómo lo muestran, y no tengan por qué mostrarlo si no lo desean".

El Dr. Jeffrey S. Orringer, profesor asociado del departamento de dermatología de la Universidad de Michigan en Ann Arbor y director del Centro de dermatología cosmética y láser de la universidad, señaló que los hallazgos "tienen sentido" y coinciden con las experiencias de sus pacientes.

"Podemos especular sobre muchos motivos", agregó Orringer. "La ropa que usan las mujeres tiende a mostrar más el pecho y la parte inferior de las piernas, mientras que los hombres en un entorno laboral llevan traje y corbata, por lo que cubren estas áreas. También, las mujeres suelen pasar por etapas de transición, tanto en el aspecto profesional como laboral, como en la veintena, cuando se dan cuenta de que lo que se lleva en el campus de la universidad no es apropiado para la sala de juntas u otros escenarios. Así que borrar el tatuaje es un modo de pasar a la siguiente etapa de su vida".

Más información

Para más información sobre los tatuajes y su eliminación, visite la U.S. Food and Drug Administration.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Myrna L. Armstrong, R.N., professor, school of nursing, Texas Tech University, Health Sciences Center, Lubbock, Texas; Jeffrey S. Orringer, M.D., director, Cosmetic Dermatology & Laser Center, and associate professor, department of dermatology, University of Michigan, Ann Arbor; July 2008, Archives of Dermatology
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined