Los hogares libres de alérgenos no previenen el asma en los niños

Estudio refuta creencia que califica la exposición a dérmicos de mascotas y al polvo como principales responsables

JUEVES 30 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Reducir los niveles de dérmicos de gatos y ácaros del polvo en su hogar no previene a sus hijos contra el asma, de acuerdo a una investigación británica.

Este hallazgo rebate la creencia común de que el asma es causada por una exposición temprana a los alérgenos. En cambio, el asma es provocada por una combinación de factores genéticos y ambientales, según el informe que aparece en la edición de octubre del boletín británico Thorax.

De hecho, este hallazgo añade a la creciente evidencia que una exposición temprana podría proteger a los niños de desarrollar asma.

"Entre un grupo de niños muy normales nacidos en una pequeña comunidad del Reino Unido y a los que se les dio seguimiento desde el momento de su nacimiento hasta la edad de 5 a 6 años, los niveles de ácaros del polvo y los alérgenos de gatos en los hogares no estaban relacionados al desarrollo de alergias o asma", afirmó el Dr. Paul Cullinan, autor del estudio y profesor adjunto sobre epidemiología respiratoria en la Facultad de Medicina del Imperial College del National Heart and Lung Institute en Londres.

"Los factores más importantes fue tener un padre asmático y ser el primer hijo de la familia", añadió.

En su estudio, el equipo de Cullinan recopiló los datos de 625 niños. Los niños recibieron un seguimiento a partir de su nacimiento. Cuando tenían 5 años y medio de edad, 552 fueron examinados para detectar algún tipo de reacción alérgica a los ácaros del polvo, dérmicos de gatos y polen de gramíneas.

Los investigadores también preguntaron a las madres si sus hijos tuvieron algún episodio de respiración con silbido en el año anterior. Además, cuando los niños tenía 8 semanas de nacidos, el grupo de Cullinan midió los niveles de alérgenos y las muestras de polvos tomadas de cada hogar.

Las pruebas determinaron que uno de cada 10 niños era alérgico a los ácaros de polvo o a los dérmicos de gatos, y que uno de 14 había tenido una respiración con silbido el año anterior.

Sin embargo, los investigadores no encontraron relación alguna entre los niveles de alérgenos en los hogares y las alergias o respiración con silbido. Aunque si encontraron que las reacciones alérgicas y la respiración con silbido ocurrían cuando los niveles de alérgenos eran bajos.

También hallaron que los niños cuyos padres eran susceptibles a las alergias fueron significativamente más propensos a mostrar signos de asma. Además, el asma tendía a estar más presente en el primer hijo.

Basándose en sus hallazgos, los investigadores no ven la necesidad de reducir los niveles de alérgenos para prevenir el asma.

"Clínicamente, reducir los niveles de alérgenos en los hogares parece un punto muy pequeño en la prevención del asma y las alergias; aunque éstos pueden aumentar el riesgo", declaró Cullinan. "La cuestión de ser el primer hijo resulta intrigante. Sospechamos que tiene algo que ver con la manera en que el sistema inmunológico femenino enfrenta su primer embarazo".

"No hace falta preocuparse por el polvo y los gatos en los hogares como una manera de prevenir que un hijo contraiga asma", recomendó Cullinan; advirtiendo, sin embargo, que "puede ser un problema en el caso de que ya tenga asma". Para estos niños, la exposición a los ácaros del polvo y a los dérmicos de gatos en el hogar podría detonar los ataques.

Aunque parece que existe, a un muy bajo nivel de alérgenos, una sensibilización y desarrollo de tolerancia a alérgenos, indicó el Dr. Bruce P. Lanphear, director del Cincinnati Children's Environmental Health Center y profesor de pediatría del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati.

"Esto es importante ya que podría modificar la forma en que abordamos el problema para realizar esfuerzos de prevención en los niños", explicó Lanphear . "Es posible que al reducir los niveles de alérgenos, y que estos aumenten de nuevo, podría causar que algunos niños desarrollen un asma más severo".

El hallazgo "aumenta las preguntas sobre la complejidad en la reducción de la exposición a alérgenos y la prevención de los niños para que no desarrollen asma o para controlar el asma", indicó Lanphear. "Comprender y controlar los factores de riesgo ambientales para el asma no va a ser algo sencillo".

Más Información

El National Heart, Lung, and Blood Institute tiene una página sobre cómo sobrellevar el asma.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Paul Cullinan, M.D., reader, respiratory epidemiology, Imperial College School of Medicine, National Heart and Lung Institute, London; Bruce P. Lanphear, M.D., M.P.H., director, Cincinnati Children's Environmental Health Center, and professor, pediatrics and environmental health, Cincinnati Children's Hospital Medical Center; October 2004 Thorax
Consumer News in Spanish