Surge el temor de alergistas por Claritin

Advierten sobre costos más altos y peligros al consumidor

Martes, 12 de noviembre (HealthDayNews) -- Con las regulaciones propuestas para hacer el antihistamínico más vendido Claritin disponible sin receta, un grupo de especialistas en alergias advirtió hoy que la movida podría forzar a muchos pacientes a comprar medicamentos más viejos y más peligrosos.

El objeto del debate es la estructura de formularios del plan de salud, que son listas de medicamentos que las aseguradoras cubrirán y los niveles de reembolso de esos medicamentos.

La patenta de Claritin expira al finalizar este mes, lo que abre la puerta a versiones genéricas más baratas del medicamento. Su fabricante, Schering-Plough Corp., ha hecho dos movidas en un intento de evitar compartir el mercado de su píldora contra las alergias. Primero introdujo un nuevo medicamento, Clarinex que es silábica y químicamente parecida a Claritin, pero que la compañía planea vender con receta. Luego solicitó a la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas inglés) vender Claritin sin receta.

Si, como se espera, la FDA permite que Claritin se venda sin receta, algunos expertos temen que las aseguradoras retiren píldoras no sedantes relacionadas como Allegra y Zyrtec de sus formularios para aumentar los costos al consumidor. Dicho paso, argumentaron, forzaría a los pacientes de alergias a bien fuera pagar más por los nuevos medicamentos o bien podría tornarlos soñolientos e incrementar su riego de accidentes automovilísticos y lesiones en el trabajo. Allegra y Zyrtec requieren ambos receta por ahora, y ambos tienen patente de protección.

El doctor Bill Berger, presidente entrante del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología advirtió sobre consecuencias "desastrosas" a los consumidores si los formularios remueven los antihistamínicos de segunda generación.

Las alergias y el asma afectan entre 20 y 30 por ciento de las personas de la nación, indicó Berger, una cifra que se ha duplicado en los últimos 20 años. Estas condiciones condujeron a tantas como 11 millones de visitas a consultorios al año, junto con 2 millones de visitas a la sala de emergencia y medio millón de hospitalizaciones. Su saldo económico: 30 millones de días perdidos en el trabajo y la escuela y aumentos de más de $13 mil millones en costos directo e indirectos anualmente.

Permitir que las píldoras como Claritin estén disponible sin receta y por lo tanto elimina a los doctores en la primera etapa de tratamiento, "es un error muy malo", sostuvo Berger, quien habló con los reporteros por vía telefónica.

El doctor Bob Lanier, actual presidente del colegio, dijo que permitir que los pacientes compren antihistamínicos sin receta "convierte en triviales" condiciones como asma y fiebre del heno. Lanier sostuvo que tanto él como sus colegas tenían sus dudas de que los pacientes pudieran diagnosticarse a sí mismo con precisión y pudieren manejar sus alergias. El no poder hacer esto retrasa el tratamiento apropiado. "Conocemos pacientes que se automedican para muchas enfermedades", afirmó Berger. "No es hasta cuando las cosas se salen completamente fuera de control que entonces van a ver al doctor".

Un panel de la FDA recomendó el pasado año la aprobación de Claritin para usarse sin receta, junto con Allegra de Aventis y Zyrtec de Pfizer. La agencia todavía tiene que reglamentarlo, pero rara vez la reglamentación va contra las recomendaciones de sus paneles de expertos. Los fabricantes de medicamentos habían amenazado con acción legal, pero Schering, con la expiración de la patente para Claritin que se aproximaba, ha cambiado de parecer.

WellPoint Health Networks, una división de la Cruz Azul, ha solicitado a la FDA hacer todos los antihistamínicos disponibles sin receta, argumentando que los medicamentos son demasiado caros. La movida daría a los pacientes de alergias de la nación "mayor dominio del cuidado de su salud", ha manifestado WellPoint.

Mohit Ghose, un portavoz para la Asociación Americana de Planes de Salud, una agrupación comercial de Washington, D.C., acusó al colegio de alergias de utilizar "tácticas de miedo" para complicar un asunto que al final requiere sólo la educación eficaz del paciente.

"Las personas deben sentarse y hablar con su doctor y ver qué es lo mejor para ellos", indicó Ghose, quien añadió que hacer los potentes antihistamínicos disponibles sin receta generaría "grandes ahorros en costos" que los planes pasarían a los consumidores. Ghose manifestó que los miembros de la asociación estaban "considerando seriamente" qué hacer toda vez Claritin pueda comprarse sin receta, estudiando medidas como alterar formularios y ajustar pagos.

El doctor Stanley Fineman, un inmunólogo en Marietta, Georgia, quien también habló en la conferencia telefónica alegó que estas maniobras afectarán al bolsillo de sus pacientes. "Realmente impacta a los pacientes, cómo manejan su salud y cómo van a ver los resultados" , sostuvo Fineman. Cuando las personas tienen que pagar más por los medicamentos, son menos cumplidores con el tratamiento, dijo.

Lanier señaló que su principal preocupación es que los pacientes conserven una alternativa de tratamiento a sus alergias. Remover los medicamentos de los formularios le negaría sus opciones, añadió.

Qué hacer

Para más sobre alergias, visita la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología o el Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología.

Fuentes: Bob Lanier, M.D., presidente, Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología; Bill Berger, M.D., presidente entrante, Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología, Arlington Heights, Ill.; Stanley Fineman, M.D, inmunólogo, Marietta, Ga.; Mohit Ghose, portavoz, Asociación Americana de Planes de Salud, Washington, D.C.,
Consumer News in Spanish