Las IRM podrían detectar una ETC vinculada con las conmociones en pacientes vivos

football players
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 8 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Ahora mismo, una devastadora afección cerebral vinculada con las conmociones, conocida como encefalopatía traumática crónica (ETC), solo se puede diagnosticar tras la muerte, mediante una autopsia. Pero una nueva investigación podría ayudar a cambiar esta situación, y permitir a los médicos detectar la enfermedad antes algún día.

Según el nuevo estudio, las IRM quizá puedan detectar la ETC mientras las personas aún viven.

"Aunque este hallazgo todavía no está listo para la clínica, muestra que estamos logrando un rápido progreso, y animamos a los pacientes y a las familias a seguir participando en la investigación para que podamos encontrar respuestas incluso más rápido", planteó el autor sénior del estudio, el Dr. Jesse Mez, director del Centro Clínico del Centro de Enfermedad de Alzheimer de la Universidad de Boston.

La ETC se ha vinculado con los golpes repetidos en la cabeza, y se ha encontrado en las autopsias cerebrales de jugadores de fútbol recientemente activos y jubilados, además de otros deportistas de deportes de contacto. También se ha encontrado en miembros del ejército y en víctimas de abuso físico.

Se encontró que el apoyador estrella de la NFL Junior Seau, que se suicidó en 2012, había sufrido de ETC, al igual que la fallecida leyenda del fútbol americano, Frank Gifford.

Actualmente, solo es posible diagnosticar la ETC después de la muerte, pero la IRM quizá ofrezca una forma de identifica antes al trastorno cerebral progresivo, señaló el equipo de investigación de Boston.

Los investigadores analizaron los expedientes médicos y IRM de 86 donantes de cerebro fallecidos de sexo masculino. Esto incluyó a 55 hombres que habían sido diagnosticados de ETC tras la muerte y a 31 hombres con cerebros sanos. Las IRM que los hombres habían recibido a lo largo de sus vidas se realizaron en promedio cuatro años antes de que murieran.

En comparación con los que tenían unos cerebros sanos, las IRM mostraron que los hombres diagnosticados con ETC tras morir mostraban encogimiento en unas regiones clave del cerebro asociadas con la ETC, además de otras anomalías.

"De forma específica, los que tenían ETC presentaban un encogimiento en los lóbulos frontal y temporal del cerebro, las regiones más afectadas por la ETC", señaló Mez en un comunicado de prensa de la universidad.

Según el autor del estudio, Michael Alosco, "las IRM se utilizan con frecuencia para diagnosticar enfermedades cerebrales progresivas que son similares a la ETC, como la enfermedad de Alzheimer. Los hallazgos de este estudio nos muestran qué podemos prever encontrar en una IRM con ETC. Esto es muy emocionante, porque nos acerca mucho más a la detección de la ETC en personas vivas". Alosco también es profesor asociado de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, y codirector del Centro Clínico del Centro de Enfermedad de Alzheimer.

En un comunicado de prensa, Alosco comentó que "faltan cosas por hacer, dado que todavía debemos comprender si los patrones que vimos en las IRM son específicos de la ETC, es decir, si diferencian a la ETC de la enfermedad de Alzheimer y otras causas de demencia".

El Dr. Andrew Rogove es director de servicios para el accidente cerebrovascular del Hospital Universitario de South Shore de Northwell Health, en Nueva York. No participó en la nueva investigación, pero afirmó que era "un inicio muy interesante de la posibilidad de diagnosticar la ETC en un paciente vivo".

Rogove añadió que esto sería una bendición para los pacientes, y que "al final podría conducir a la identificación y el desarrollo de biomarcadores que puedan posibilitar un diagnóstico más temprano".

El estudio se publicó en la edición en línea del 7 de diciembre de la revista Alzheimer's Research & Therapy.

Más información

La Concussion Legacy Foundation ofrece más información sobre la ETC.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Andrew D. Rogove, MD, PhD, DPN-N, stroke director, Northwell Health's South Shore University Hospital, Bay Shore, N.Y.; Boston University, news release, Dec. 7, 2021

Consumer News in Spanish