See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

¿Mientras más contaminación atmosférica, peores resultados con la COVID?

air pollution

VIERNES, 9 de julio de 2021 (HealthDay News) – El aire que las personas respiran, y el nivel de contaminación que contiene, podrían hacer una diferencia en sus resultados cuando se infectan con la COVID-19, encuentra un estudio reciente.

Unos investigadores encontraron que vivir en áreas más contaminadas (por ejemplo, cerca de las salidas de las aguas negras y cerca de un tráfico pesado) se vinculaba con unas mayores probabilidades de ser admitido a la unidad de cuidados intensivos (UCI) y más probabilidades de necesitar ventilación mecánica tras una infección con el SARS-CoV-2.

"La principal conclusión es que vivir en un vecindario más contaminado es un factor de riesgo independiente de la gravedad de la enfermedad con la COVID-19", señaló la autora del estudio, la Dra. Anita Shallal, del Hospital Henry Ford, en Detroit. Según la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association), Detroit es la decimosegunda ciudad más contaminada en Estados Unidos, según se mide mediante la contaminación de partículas finas a lo largo del año.

Como con frecuencia las poblaciones con bajos ingresos y minoritarias viven en áreas más contaminadas, el estudio también "llama la atención a las desigualdades sistémicas que podrían haber conducido a las marcadas diferencias en los resultados con la COVID-19 según la raza y la etnia", advirtió Shallal. "Es más probable que las comunidades de color estén localizadas en áreas más cercanas a la contaminación industrial, y que trabajen en empresas que las expongan a la contaminación del aire".

La nueva investigación se presentará el jueves durante la reunión anual en línea del Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas.

El Dr. Theodore Maniatis, director médico del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York, afirmó que los hallazgos "tienen todo el sentido".

Dijo que los pulmones funcionan en un "delicado equilibrio" que se ve fácilmente afectado por el aire contaminado. Cualquier cosa que afecte a este equilibrio "probablemente aumente el riesgo de infecciones pulmonares y reduzca la capacidad de los pulmones de eliminar este tipo de infecciones", aseguró Maniatis, que no participó en el nuevo estudio.

En el estudio, el equipo de Shallal recolectó datos sobre el lugar de residencia de los participantes, además de datos de la Agencia de Protección Ambiental y otras fuentes sobre los niveles locales de contaminantes, entre ellos la PM2.5, el ozono y la pintura de plomo. Utilizaron estos datos para explorar las asociaciones entre los resultados con la COVID y la exposición a una variedad de contaminantes.

Los resultados: los pacientes con COVID-19 que vivían en áreas con unos niveles más altos de PM2.5 y pintura de plomo tenían más probabilidades de requerir ventilación mecánica y ser admitidos a la UCI, en comparación con los que vivían en unos vecindarios menos contaminados.

De hecho, cada pequeño aumento en la exposición a la PM2.5 a largo plazo se asoció con un aumento de más del triple en las probabilidades de tener que recibir ventilación mecánica, y el doble de probabilidades de una estadía en la UCI. Pero no se asoció con un riesgo más alto de morir, reportó el equipo del estudio.

Anotan que el estudio no pudo probar causalidad, solo que la contaminación se asociaba con unos peores resultados con la COVID-19.

Los investigadores también encontraron un riesgo más alto en los pacientes de sexo masculino, negros, obesos o con afecciones de salud graves a largo plazo. Tenían muchas más probabilidades de necesitar ventilación mecánica o de ser admitidos a la UCI. Ser hombre, obeso o tener afecciones de salud graves a largo plazo también fueron factores de predicción de la muerte tras la admisión, según el estudio.

En una conferencia de prensa de la reunión, Shallal apuntó que todavía no está claro "cómo los contaminantes del aire contribuyen a una enfermedad más grave".

Pero teorizó que "es posible que la exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica pudiera afectar al sistema inmunitario, y conducir tanto a una mayor susceptibilidad a los virus como a unas infecciones virales más graves".

Encima de esto, "las partículas finas de la contaminación atmosférica también podrían ser portadoras del virus, y aumentar la propagación", advirtió Shallal. "Se necesita con urgencia más investigación para orientar las políticas y la protección ambiental, con el fin de minimizar el impacto de la COVID-19 en las comunidades muy industrializadas donde viven nuestros pacientes más vulnerables".

La Dra. Irene Galperin es jefa de medicina pulmonar de Long Island Jewish Forest Hills en la ciudad de Nueva York. Al leer los hallazgos, anotó que "la inhalación de la materia particulada fina puede conducir a la inflamación crónica, una reducción en la respuesta inmunitaria y una disminución en la capacidad del pulmón de sanar y repararse".

Galperin afirmó que "basados en este estudio reciente [es posible que] los pacientes con antecedentes de este tipo de exposición tengan más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave con la COVID-19".

Los expertos anotan que los hallazgos presentados en reuniones médicas por lo general se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

El Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Medioambiental de EE. UU. ofrece más información sobre la contaminación y la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Theodore Maniatis, MD, medical director, Staten Island University Hospital, New York City; Irene Galperin MD, chief, pulmonary medicine, Long Island Jewish Forest Hills, New York City; European Congress of Clinical Microbiology & Infectious Diseases, news release, July 8, 2021

Consumer News in Spanish