Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Mente y cuerpo: el matrimonio y vivir en la ciudad podrían ayudar en la enfermedad cardiaca

depressed woman
Adobe Stock

MIÉRCOLES, 1 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Los sentimientos de desesperación y desesperanza pueden aumentar las probabilidades de muerte en las personas que luchan con la enfermedad cardiaca, y una nueva investigación sugiere que el lugar donde se vive, además del estado civil, también pueden tener un rol.

El estudio encontró que los pacientes con una enfermedad cardiaca que vivían en áreas rurales y que estaban solteros eran más propensos a sentir desesperanza.

"Como sabemos que la desesperanza es un factor de predicción de la muerte en las personas con una enfermedad cardiaca, los profesionales de la atención de la salud deben reconocer los subgrupos que están en el mayor riesgo y proveer orientación y tratamiento", planteó la autora sénior del estudio, Susan Dunn, directora del departamento de Ciencias de Enfermería Bioconductual de la Universidad de Illinois, en Chicago.

Según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), hace mucho que se comprende que los adultos estadounidenses que viven en áreas rurales tienen unas probabilidades más altas de muerte por cualquier causa, en comparación con las personas que viven en las ciudades. Se sabe que ciertos factores de riesgo cardiaco, como la hipertensión, la obesidad, fumar cigarrillos y unos niveles bajos de actividad física, son más prevalentes en las áreas rurales, en comparación con las ciudades.

¿Pero qué sucede con los sentimientos de desesperación o desesperanza?

Para ayudar a responder a esta pregunta, el equipo de Dunn monitorizó el estado emocional de más de 600 adultos tratados en dos hospitales de Dakota del Sur y un hospital de Michigan. Todos habían sido diagnosticados con un ataque cardiaco o un dolor grave en el pecho (angina), o se habían sometido a procedimientos para abrir arterias cardiacas obstruidas.

Alrededor de un 25 por ciento vivián en áreas rurales, y más o menos un tercio no estaban casados.

Como parte del estudio, los pacientes completaron un cuestionario que evaluó su nivel de "perspectiva negativa" y su sentido de desesperanza respecto al futuro.

Los niveles de lo que se conoce como "estado de desesperanza", que son sentimientos provocados por un nuevo evento vital, por ejemplo un problema cardiaco, se observaron en alrededor de un 59 por ciento de los pacientes que vivían en áreas rurales, en comparación con más o menos un 49 por ciento de los que vivían en áreas urbanas, reportaron los investigadores en la edición del 1 de septiembre de la revista Journal of the American Heart Association.

Los niveles de lo que se conoce como "rasgo de desesperanza", que es la perspectiva general de la persona sobre la vida, fueron similares entre los pacientes rurales (un 59 por ciento) y los urbanos (un 55 por ciento), encontró el estudio.

Pero el estado civil pareció ser clave: los niveles de estado de desesperanza eran de un 70 por ciento entre los pacientes que no estaban casados que vivían en las áreas rurales, un 20 por ciento más altos que entre los pacientes casados que vivían en lugares rurales.

Hasta la mitad de las personas con enfermedad cardiaca informan sentimientos de desesperanza, anotaron los investigadores, y la desesperanza se asocia con el desarrollo y la progresión de la enfermedad cardiaca.

Una experta en atención cardiovascular se mostró de acuerdo.

"El desarrollo de la enfermedad cardiaca y la desesperanza van de la mano, y con frecuencia acaban siendo un círculo vicioso", comentó la Dra. Aeshita Dwivedi, cardióloga del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "Este estudio ilumina un subconjunto de pacientes con enfermedad cardiaca que quizá tengan una vulnerabilidad particular a sentirse deprimidos, y que esto a su vez conduzca a unos peores resultados de salud".

Por esto es importante que los proveedores de atención de la salud identifiquen y ayuden a los pacientes que tienen el riesgo más elevado de desesperanza, aconsejaron los investigadores.

Pero otro cardiólogo apuntó que el nuevo estudio no prueba los vínculos entre el matrimonio y unos mejores resultados.

"Otros estudios han mostrado que los individuos casados con afecciones de salud crónicas tienden a tener unos mejores resultados que los que no están casados, pero, una vez más, se desconoce el mecanismo", comentó el Dr. Michael Goyfman, director de cardiología clínica de Long Island Jewish Forest Hills, también en la ciudad de Nueva York.

Enfatizó que el estudio no podía probar que ser soltero provocara un aumento en las probabilidades de malos resultados cardiacos, debido al aumento en los sentimientos de desesperanza.

"Por ejemplo, ¿sentían de verdad los individuos casados menos desesperanza que los que no estaban casados, o era simplemente menos probable que informaran de su desesperanza por el temor a entristecer a sus cónyuges?", planteó Goyfman. "En general, se necesitan más estudios".

Por su parte, Dwivedi dijo que los nuevos hallazgos "son importantes, porque tratar la afección mental subyacente es importante para optimizar la salud del corazón. Aunque este estudio no establece causalidad, podría ayudar a los médicos a evaluar a los individuos con un riesgo más alto y más vulnerables".

Dunn, la autora del estudio, se mostró de acuerdo.

"Necesitamos más información, y hay una necesidad de desarrollar métodos efectivos de prevención y tratamiento para las personas con enfermedad cardiaca que tienen sentimientos de desesperanza", añadió Dunn en un comunicado de prensa de la revista.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece consejos sobre cómo vivir bien con una enfermedad cardiaca.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Michael Goyfman MD, director, clinical cardiology, Long Island Jewish Forest Hills, New York City; Aeshita Dwivedi, MD, cardiologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Journal of the American Heart Association. news release, Sept. 1, 2021

Consumer News in Spanish