Los protectores de cadera no previenen las fracturas en los adultos mayores

Estudio halla que los dispositivos acolchados no ayudaron a los residentes de los hogares para ancianos

MARTES 24 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una investigación reciente sugiere que el uso de almohadillas protectoras absorbentes de energía para la cadera no previene las fracturas.

"Hallamos que el protector de cadera no tenía ningún beneficio", aseguró el Dr. Douglas Kiel, director de investigación médica del Instituto de investigación del envejecimiento de Hebrew SeniorLife y profesor asociado de medicina de la facultad de medicina de la Harvard en Boston. Los hallazgos aparecen en la edición del 25 de junio del Journal of the American Medical Association.

"En este momento, yo diría que la mayoría de los cada vez más frecuentes estudios no apoyan el uso rutinario de protectores de cadera en hogares para ancianos", aseguró Kiel. "No me parece que el futuro de los protectores de cadera sea totalmente negativo. Quizá existan mejores almohadillas o llegue a haber mejores en un futuro".

Cada año, más de 340,000 estadounidenses se fracturan la cadera. Según el estudio, el 90 por ciento de esas lesiones se asocian con una caída. Los residentes de los hogares para ancianos experimentan algunos de los índices más altos de caídas, pues hasta el 50 por ciento se cae cada año.

Los estudios anteriores sobre los protectores de cadera han arrojado resultados contradictorios, según Kiel. Hay dos tipos principales de protectores, los que alejan la energía de la caída de la cadera y los que absorben su impacto, explicó.

Para este estudio, los investigadores decidieron examinar los que absorben energía. A diferencia de estudios anteriores que han comparado la población de un hogar para ancianos con un grupo de control, cada voluntario fue su propio control con el protector usado a un solo lado.

En el estudio participaron más de 1,000 residentes de 37 hogares para ancianos. La edad promedio era de 85 y el 79 por ciento de los participantes era de sexo femenino. El tiempo promedio de participación fue cercano a los ocho meses.

Cada voluntario usó ropa interior especialmente diseñada que tenía un protector de cadera de un lado. Según el estudio, el índice general de cumplimiento fue del 74 por ciento.

El estudio no halló diferencias estadísticamente significativas en la incidencia de fracturas de cadera entre el lado protegido (índice de 3.1 por ciento) en comparación con el no protegido (2.5 por ciento). En quienes tuvieron el índice de cumplimiento más alto (más del 80 por ciento), tampoco hubo diferencias significativas. Los índices de fracturas de cadera fueron de 5.3 por ciento en el lado protegido y de 3.5 en el lado no protegido

"Simplemente ponerle una almohadilla a la cadera no la va a proteger de las fracturas", opinó el Dr. Gerard Varlotta, director de rehabilitación deportiva del Instituto de medicina de rehabilitación y hospital de enfermedades de las articulaciones Rusk del Centro médico de la Universidad de Nueva York.

Varlotta aseguró que eso se debe a que muchas fracturas ni siquiera son el resultado de un golpe sino de la rotación anormal de la cadera en la caída. "Con frecuencias, las fracturas suceden antes del impacto", dijo.

Varlotta y sus colegas están desarrollando un protector de cadera que mantendría a la cadera en la alineación correcta.

En un editorial acompañante, expertos finlandeses señalaron que debido a que el dispositivo de protección de la cadera era de un solo lado, es posible que pueda haber afectado la manera como la gente se mantenía de pie o caminaba, lo que posiblemente podría haber aumentado el riesgo de caídas. Kiel aseguró que el dispositivo no pesaba más de dos onzas (57 g), por lo que duda de que tuviera algún efecto sobre la forma de caminar o sobre causar más caídas sobre el lado protegido.

Kiel aseguró que hay más de una docena de protectores de cadera distintos en el mercado que cuestan desde unos $30 hasta unos $175. Sin embargo, dijo, la gente necesita saber que la mayoría de estos dispositivos no se ha examinado y no se ha comprobado que sean efectivos. Si quisieran probarlos, sugirió preguntarle al médico cuál ha tenido resultados positivos en un ensayo clínico.

Además, aseguró que es importante tratar de reducir el riesgo de caídas en primer lugar. Los ejercicios de fortalecimiento de las piernas pueden ayudar, así como limitar el uso de medicamentos de sedación. Si un medicamento hace que usted o que alguien a quien esté cuidando se maree, pregúntele al médico si se puede cambiar por otro medicamento que no cause mareo. Además, Varlotta recomendó asegurarse de deshacerse de alfombras y cualquier obstáculo en el camino y de que la iluminación sea adecuada.

Más información

Para obtener más información sobre la prevención de las caídas, visite el National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Douglas Kiel, M.D., M.P.H., director, medical research, Institute for Aging Research, Hebrew SeniorLife, and associate professor, medicine, Harvard Medical School, Boston; Gerard Varlotta, M.D., director, sports rehabilitation, New York University Medical Center's Rusk Institute of Rehabilitation Medicine/Hospital for Joint Disease, and clinical associate professor, New York University School of Medicine, New York City; July 25, 2007, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish