Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Volar con agujas y medicamentos puede provocar alarmas de seguridad

Sin embargo, los expertos señalan que existen formas de simplificar el viaje de los que tienen enfermedades crónicas o discapacidad

JUEVES, 22 de abril (HealthDay News/DrTango) -- Ajustarse a las aparentemente siempre cambiantes, aunque necesarias, normas de seguridad del transporte aéreo puede ser duro para cualquiera, pero para los que viajan con un arsenal de agujas y viales de insulina o para los que se han sometido a un reemplazo de rodilla o cadera, esta travesía puede generar preocupación adicional.

Sin embargo, Ann Davis, vocera de la Administración de la Seguridad del Transporte (TSA) de EE. UU., la agencia responsable de garantizar la seguridad en el espacio aéreo estadounidense, señala que los viajeros que tengan afecciones crónicas no tienen de qué preocuparse.

Davis apuntó que los oficiales de la TSA están bien entrenados y familiarizados con los requisitos de equipajes peculiares o de revisión de determinadas afecciones médicas. Y lo que es más importante, agregó, es que tiene que decirle al personal de los controles qué afección médica padece.

"Tenemos procedimientos de revisión para garantizar que todos los equipajes y las personas se examinan de manera apropiada", señaló Davis. Por ejemplo, apuntó, las personas que tienen marcapasos o desfibriladores cardiacos implantados no deben pasar por los detectores de metal, pero si notifican a los oficiales de la TSA, hay otros métodos de revisión disponibles para este tipo de individuos.

Davis destacó que la TSA no exige una certificación médica para comprobar la afección, pero no estaría de más tener una. Sin embargo, apuntó, se recomienda a las personas que tienen marcapasos llevar una tarjeta de identificación del marcapasos que pueden conseguir con sus médicos.

También aconsejó llevar los medicamentos, sobre todo los que son líquidos, con su empaquetado original que muestre el nombre del paciente en la etiqueta, si es un medicamento recetado. No obstante, apuntó, ese tampoco es un requisito.

La TSA puso en marcha hace poco algo conocido como vías de "libre elección", incluido una para las familias que viajan con niños pequeños y personas que padecen problemas médicos. Davis declaró que esta vía es la correcta para las personas que necesitan llevar líquidos, como la insulina, que están exentos de las regulaciones que limitan la cantidad que se puede llevar a bordo.

Además de la insulina, las personas diabéticas insulinodependientes deben portar con frecuencia agujas, medidores del nivel de glucosa en sangre o bombas de insulina.

"Hace tres o cuatro años, las bombas de insulina y sus suministros eran un problema de seguridad, pero estos dispositivos ya no son nuevos, y mucha gente los usa", dijo el Dr. David Kendal, director científico y médico de la American Diabetes Association. "Lo mejor que puede hacer es decirles a los oficiales que lleva estos dispositivos en su equipaje".

Un área que podría causar preocupación todavía es el funcionamiento de las bombas de insulina inalámbricas o monitores de glucosa continuos a bordo de una aeronave. Aunque estos dispositivos son inalámbricos, su rango de transmisión es muy corto, de quizá pulgadas. Sin embargo, Kendall señaló que estos dispositivos son muy nuevos y es probable que el personal de la aerolínea no esté familiarizado con ellos. En tales casos, llevar una nota médica en la que se explique la necesidad del aparato o el manual de funcionamiento que viene con el dispositivo puede resultar útil.

"Es necesario educar y mejorar la concienciación pública", apuntó Kendall.

Las personas que usan bombas de insulina, prótesis, aparatos ortopédicos en las piernas u otra parte del cuerpo o calzado ortopédico no tiene que quitárselos para pasar por el control. "Si una persona experimenta dificultades para quitarse uno de estos dispositivos, no tiene por qué hacerlo", dijo Davis. "Tenemos otros métodos de revisión".

Y aunque no pasa nada si las personas que se han sometido a cirugías de reemplazo de articulaciones o a implantes cocleares [de oído interno] pasan por del detector de metales, David señaló que también pueden solicitar al personal de seguridad una revisión manual.

"Es importante hacer saber que nuestros agentes de seguridad están ahí para ayudar", dijo. "Hágales saber qué tipo de problema de salud tiene y siéntase en completa libertad de hacer preguntas. Si no está satisfecho, hay supervisores disponibles en los puntos de control".

Apuntó que el sitio web de la TSA tiene información adicional sobre muchas condiciones médicas y discapacidades, incluso sobre qué tipo de revisión es la apropiada para esa afección. Además las personas pueden llamar a la agencia al .

Más Información

La Administración de Seguridad del Transporte de Estados Unidos tiene más información sobre las políticas de seguridad para las personas que tienen enfermedades crónicas o una discapacidad.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Ann Davis, spokeswoman, U.S. Transportation Security Administration; David Kendall, M.D., chief scientific and medical officer, American Diabetes Association
Consumer News in Spanish