Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La culebrilla es un asunto serio

Condición que mantiene al David Letterman fuera del aire puede causar daño severo a los ojos

Jueves, 13 de marzo (HealthDayNews) -- David Letterman sabe que la condición de sus ojos no es ninguna broma.

Como a su vez lo saben muchos de sus fanáticos ahora que la dolorosa enfermedad conocida como culebrilla, ha dejado temporalmente fuera del aire al Late Show. Eso, por sí solo, es mucho decir, ya que Letterman es famoso porque casi nunca se reportaba enfermo.

Los síntomas de la culebrilla incluyen salpullido, inflamación dolorosa, fiebre y flojera. O como describió Letterman, con su ojo visiblemente hinchado, en un show luego de que los síntomas comenzaran hace una semana: "Luzco como si alguien me hubiese dado una paliza. Bien sea irritación, inflamación o infección . . . Por el amor de Dios, Por supuesto que duele!".

A su vez Letterman, quien no programa regresar a trabajar hasta la próxima semana como poco, podría responsabilizar a las varicelas por sus problemas.

El virus que causa varicelas, varicella zoster, puede permanecer inactivo en el cuerpo durante años, incluso décadas, antes de reactivarse en las células nerviosas y causar culebrilla. El estrés, los medicamentos, la enfermedad o el envejecimiento puede impulsar a las varicelas, formalmente conocida como herpes zoster.

La culebrilla puede conducir a daño serio en los ojos e incluso la pérdida de visión, especialmente si no se tratar rápida y apropiadamente, indicó un estudio de la Clínica Mayo. Tratar la culebrilla en los ojos con medicamentos antivirales, indicaron los investigadores de dicha clínica, puede reducir cambios en consecuencias serias que podrían requerir cirugía o incluso causar ceguera legal en el ojo afectado.

"Se debe trabajar lo más pronto posible en cuanto al diagnóstico y tratamiento", indicó el doctor Keith Baratz. "Mi recomendación es que si existe algún indicio de culebrilla, se debe tratar agresivamente y a tiempo".

El estudio de la Clínica Mayo, reportado en la edición de marzo de la "Archives of Ophtalmology", evaluó 323 casos de herpes zoster en Minnesota entre 1976 y 1998. De estos pacientes, 203 recibieron medicamentos antivirales orales, mientras que 121 pasaron sin tratarse.

En cinco años de padecer de culebrilla, casi nueve por ciento de los no tratados sufrieron condiciones oculares serias, en comparación con aproximadamente dos por ciento de quienes recibieron drogas antivirales.

Los investigadores de Mayo identificaron estas condiciones serias como pérdida y daño de visión que requiere cirugía para corrección: cicatrizado de los párpados, que puede prevenir que los párpados cierren apropiadamente, y triquiasis, en la cual los párpados y las pestañas se tornan hacia adentro. Entre quienes recibieron el tratamiento, incluso un día puede hacer una diferencia.

Los investigadores encontraron que quienes padecían de glaucoma, la inflamación en los ojos, la hinchazón de la córnea y el cicatrizado de la córnea, que puede causar ceguera, recibieron tratamiento en un promedio de 4.8 días luego de adquirir la culebrilla. Quienes no tenían ninguna de estas condiciones recibieron tratamiento en un promedio de 3.8 días, indicó el estudio.

"Estos medicamentos están haciendo algo más que hacer que el paciente se sienta mejor", dijo Baratz, un oftalmólogo de la Clínica Mayo. "Están reduciendo el riesgo de algo muy serio que está ocurriendo en el camino".

Además, el riesgo no necesariamente desaparece cuando lo hacen los síntomas.

"Los efectos de inflamación en el ojo podrían durar literalmente por décadas, de manera que los pacientes quienes se enfrentas con problemas no saben que van a enfrentarse con los problemas cuando esto ocurre", sostuvo Baratz.

Los pacientes de culebrilla normalmente se sienten bastante enfermos, añadió. Pero por los primeros días, los síntomas pueden ser unos sutiles tal como un ojo rojo, inflamado y salpullido menor, indicó, de manera que es difícil diagnosticar la culebrilla inmediatamente.

De los 121 pacientes no tratados en su estudio, seis tuvieron pérdida de visión, en comparación con uno entre los pacientes quienes recibieron tratamiento. La pérdida total de visión ocurrió como un resultado del cicatrizado de la córnea, encontró el estudio.

Los hallazgos del estudio subrayan la importancia del diagnóstico y tratamientos tempranos, indicó el doctor Richard L. Abbott, un profesor de oftalmología en la Universidad de California en San Francisco.

"Más tarde, podemos tratar muchos problemas, pero ciertamente si se pueden minimizar o eliminar por medio del tratamiento temprano, esto es extremadamente importante", señaló Abbott. "Los pacientes quienes desarrollan culebrilla o presentan síntomas necesitan buscar tratamiento lo más pronto posible".

Como los investigadores de Mayo, Abbott enfatizó que incluso luego de que desparecen los síntomas, la culebrilla puede causar serias condiciones, incluyendo glaucoma e incluso pérdida de visión.

Una cantidad estimada de 600,000 a un millón de estadounidenses se diagnostica con la enfermedad anualmente, informaron los Institutos Nacionales de la Salud. De aquellos quienes padecen la enfermedad, aproximadamente 20 por ciento sufrirá de culebrilla, que ocurre en un solo ojo, según la Mayo.

En cuanto a Letterman, la prognosis luce bien, de acuerdo con una declaración emitida por el médico que lo trata, el doctor Louis J. Aronne del New York Presbyterian Hospital.

"La condición de Dave continúa mejorando, y su salud en general es excelente", dijo Aronne, "pero una recuperación total requerirá de un tiempo adicional".

Aronne no contestó las llamadas telefónicas de un reportero. Un portavoz de Letterman, Thomas M. Keaney, no comentaría sobre la culebrilla o el tratamiento pero emitió una declaración en la que decía que el animador del programa nocturno, quien permanece en recuperación, no regresaría al show esta semana.

Más información

Para más sobre el herpes zoster, visita The Shingles Center en el Massachusetts General Hospital. Para leer más acerca de la culebrilla y sus tratamientos, visita la Clínica Mayo.

Fuentes: Keith Baratz, M.D., oftalmólogo, Clínica Mayo, Rochester, Minn.; Richard L. Abbott, M.D., profesor, oftalmología, Universidad de California, San Francisco; marzo 2003 "Archives of Ophtalmology"
Consumer News in Spanish