See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Medicare a los 40: crisis de mediana edad amenaza el éxito del programa

Expertos aseguran que el envejecimiento del boom poblacional "baby boom" de los años cincuenta y los costos crecientes agotan los recursos

MARTES 26 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- El 30 de julio de 1965, Lyndon Johnson todavía saboreaba su apabullante victoria presidencial, por lo que aprovechó su popularidad para firmar la ley que instituyó un ambicioso plan de atención de la salud llamado Medicare.

Aún así, la batalla para crear el programa "fue una lucha ardua y no pasó con un margen amplio", aseguró Karen Davis, presidente del Commonwealth Fund, una fundación independiente de investigación enfocada en aspectos sanitarios y sociales.

Los conservadores del sur se opusieron al programa porque implicaba el fin de la segregación racial en los hospitales, mientras que la American Medical Association luchó contra él porque a muchos médicos les preocupaba que Medicare afectara la autonomía de los médicos, relató.

"El objetivo primordial de Medicare era brindarle protección financiera a las personas de mayor edad y a sus hijos adultos", dijo Davis. Antes de Medicare, muchos estadounidenses recién jubilados se encontraron sin seguro y sin posibilidad de obtenerlo luego de perder la cobertura de salud que ofrecía su empleador.

"El potencial de quedar en bancarrota después de una hospitalización era muy real", aseguró Davis. "Esto no solo acababa con los fondos de los más viejos sino también con los de sus hijos que se sentían, por supuesto, obligados a ayudar a pagar las cuentas".

Hoy, 40 años después, la mayoría de los expertos, y de beneficiarios de Medicare, coinciden en que el programa ha tenido éxito en el cumplimiento de estos objetivos. De hecho, Davis apuntó hacia una encuesta del Commonwealth Fund de 2003 que halló que el grueso de los 42 millones de estadounidenses que tienen cobertura de Medicare en realidad estaban más satisfechos con ésta que los más jóvenes que tenían un seguro en el sector privado.

"Tienen muchas más probabilidades de decir que obtienen la atención cuando la necesitan y muchas menos probabilidades de informar que han tenido que cambiar su estilo de vida por causa de las cuentas médicas", sostuvo.

John Rother, director de políticas y estrategia de la AARP, estuvo de acuerdo en que "Medicare finalmente ha logrado lo que se propuso hacer". También considera que todos los implicados se han beneficiado porque el programa " ha brindado una fuente estable de financiación a médicos, hospitales y otros proveedores de servicios de salud".

Eso no significa que Medicare no pueda mejorar ni que no se enfrente a retos serios en el futuro.

"Lo que sucederá en última instancia es que va a haber el doble de personas en el programa cuando los que nacieron en los cincuentas se jubilen", señaló Rother. "Vamos a tener que encontrar alguna fuente de ingresos para financiar eso".

Rother considera que el creciente aumento en el costo de los medicamentos, las nuevas tecnologías médicas y otros aspectos del cuidado de la salud imponen el mayor reto al programa. "Ciertamente, hay muchos retos para Medicare, pero la mayoría los tiene todo nuestro sistema sanitario", aseguró. "No se pueden resolver los problemas de Medicare sin mirar realmente al sistema en el que se encuentra".

En una encuesta dada a conocer el martes, el Commonwealth Fund le pidió a 230 expertos de varios segmentos del sector de la atención de la salud que dieran su opinión sobre Medicare. Aunque la inmensa mayoría calificó el programa como un éxito en general, la mayoría deseaba que usara también su influencia para mejorar la calidad de la atención para sus beneficiarios.

"Es indispensable que Medicare busque cualquier oportunidad que haya para mejorar la atención y reducir los costos", opinó Davis. "Claro, hay muchas ideas que se ven prometedoras".

Por ejemplo, dijo, el Commonwealth Fund está financiado un estudio que examina si los enfermeros y enfermeras de práctica avanzada podrían ahorrarle dinero al sistema ayudando a los pacientes de insuficiencia cardiaca a que controlen mejor su enfermedad luego de regresar a casa tras abandonar el hospital. "De esta manera, es mucho menos probable que regresen otra vez al hospital, cosa que cuesta muchísimo dinero", explicó

Otra área clave de mejoramiento se centra en la tecnología de la información. Davis concibe un nuevo Medicare en el que la información de cada beneficiario, es decir sus medicamentos, los resultados de sus exámenes y su historia clínica, se mantenga en un archivo electrónico seguro y centralizado que esté disponible para los pacientes y sus médicos. Rother apoya una medida así y anota que "ninguno de los planes de salud del sector privado tiene la influencia de Medicare para lograr que está idea se ponga en práctica".

También están los planes financieros innovadores, como las "adquisiciones" para los estadounidenses más jóvenes. En un arreglo así, un trabajador de cincuenta años reservaría una pequeña porción de sus ingresos para un "plan de ahorro de Medicare" que podría ayudar a pagar cualquier gasto médico futuro que el programa no cubra. El sesenta y cinco por ciento de los expertos que respondió a la encuesta del Commonwealth Fund declaró que apoyaría un plan así.

Sin embargo, Rother aseguró que aunque las adquisiciones "tengan sentido", no dejan de ser más que una simple "curita" y no una solución a las dificultades fiscales futuras de Medicare. "Los problemas fundamentales van a ser más profundos que eso", aseguró.

Los 35 millones de miembros de la AARP cada vez están más preocupados por el futuro de Medicare y la atención de la salud en general, comentó Rother. "En este momento, las preocupaciones se centran en el costo de los medicamentos de venta bajo fórmula médica, pero yo creo que el costo del cuidado de la salud en general seguramente será el mayor problema que las personas enfrenten cuando se jubilen", dijo. "Porque ven que los costos suben más rápido que sus ingresos".

Por su parte, Davis dijo que seguía siendo optimista. "Cuando veo los altos niveles de satisfacción de los beneficiarios de Medicare, se nota que funciona, mucho más que la cobertura que ofrece un empleador, sobre el que ni siquiera se tiene la seguridad de que permanecerá. Se puede tener la seguridad de que Medicare seguirá ahí".

Más información

Para más información sobre Medicare a los 40, vaya al Commonwealth Fund.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: John Rother, director, policy and strategy, AARP, Washington, D.C.; Karen Davis, Ph.D., president, The Commonwealth Fund, New York City; July 26, 2005, Health Care Leaders Survey, the Commonwealth Fund
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined