See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

60: los nuevos 45

Muchos individuos saludables de la generación de la posguerra rechazan la idea de una jubilación con gracia en la tercera edad

MIÉRCOLES 30 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Hace treinta años, Olga Bloom, una violinista profesional residente en la ciudad de Nueva York, estaba celebrando su cumpleaños 57 y pensaba mucho sobre lo que iba hacer con los años que le quedaban por delante.

"No me jubilé", dijo Bloom, ahora con 87, en una entrevista reciente. "Había dejado de trabajar en Nueva York como músico, pero sabía que no me iba a quedar sentada en un jardín 'esperando'. "

En lugar de eso, se compró un barco.

Con el barco, Bloom creó a Barge Music y hoy en día aún recorre con su "salón de conciertos flotante", anclado en el East River de la ciudad de Nueva York, décadas de música de cámara.

A medida que se "acerca a los 90", Bloom asegura que se siente agradecida por el tiempo y la oportunidad que ha tenido de ayudar a otras personas mientras hace algo que ama. Su consejo para el estimado de 78 millones de personas de la generación de la posguerra que están a punto de cumplir 60 años: "Mira a tu alrededor, y encuentra ese lugar para ser generoso".

Muchos de los millones de estadounidenses nacidos entre 1946 y 1964 se están tomando el consejo de Bloom a pecho. Los expertos afirman que la generación nacida después de la segunda guerra mundial está cambiando la definición misma de lo que significa "ser mayor". Para muchos, tener 60 no es sólo como tener 50, sino 45.

"En el siglo XIX se estableció la edad mágica de 65 para la jubilación, pero creo que ahora está pasada de moda", afirmó la médica de Bloom, la Dra. Barbara Paris, vicepresidenta de medicina y directora del departamento de geriatría del Centro médico Maimonides en la ciudad de Nueva York.

"Los nacidos después de la posguerra ya no piensan de esa manera", apuntó. "Sobre todo si tienen independencia financiera se van a jubilar de cualquier trabajo aburrido que tengan para hacer lo que ellos quieran hacer durante los próximos 20 ó 30 años".

Estadísticamente hablando, el estadounidense promedio de 60 años de edad puede esperar vivir al menos 20 años más, aseguró Paris, y probablemente más. De hecho, el sector de seguros actualizó recientemente sus tablas actuariales para reflejar la esperanza de vida que ahora puede extenderse hasta los 120.

El hombre más viejo del mundo, el puertorriqueño Emiliano Mercado del Toro, cumplió 115 años la semana pasada. Y la mujer más vieja del mundo, Maria Esther de Capovilla, de Ecuador, murió el lunes a los 116 años, según reportó la Associated Press.

Paris destacó que muy pocas personas pueden llegar a vivir tanto tiempo, pero "es razonable que la mayoría de nosotros viva hasta después de los 100".

También existe una tendencia continua hacia lo que los expertos llaman "compresión de la morbilidad".

"Básicamente, las complicaciones que ocurren cuando alguien está enfermo ahora se han condensado en un periodo más corto muy al final de su vida", explicó Paris. Eso significa que los mayores de 60 de hoy en día pueden esperar menos enfermedades crónicas y debilitantes que las que sufrieron sus padres, lo que hace que tengan una vida más activa y productiva.

"De hecho, mientras que los índices de mortalidad decrecen ahora en cerca de 1 por ciento al año, la morbilidad se reduce el doble de rápido, al 2 por ciento anual", dijo Paris.

Tener una mejor salud incluso está cambiando la naturaleza de la geriatría, apuntó Paris, quien ejerce en este campo desde hace más de 30 años. "Cuado empecé, cualquier persona mayor de 65 era mi paciente", subrayó. "Ahora, veo pocas veces a un paciente menor de 75 años".

Paris señala que la creciente vigorosidad de los ciudadanos de la tercera de edad de EE.UU. se debe a las mejoras en medicina preventiva, a los avances en el desarrollo de medicamentos y a tecnologías médicas innovadoras, sobre todo en áreas de reemplazo de articulaciones y en la gestión de enfermedades cardiovasculares.

Medicamentos como Viagra, Cialis y Levitra han incluso revitalizado la vida sexual de los estadounidenses que envejecen. Un estudio reciente estadounidense y europeo halló que los hombres que se encontraban en la cincuentena estaban ahora más felices con su vida sexual que los hombres en sus treinta. En otra encuesta, realizada en 1998, el 43 por ciento de los hombres y mujeres mayores de sesenta señalaba que su vida sexual era tan buena ahora como en sus años de juventud.

El concepto de jubilación también está cambiando. De acuerdo con la American Association of Retired Persons (AARP), los sondeos recientes a estadounidenses de 40 años han encontrado que a unos dos tercios de esta población le gustaría trabajar después de los 65 años. Para algunos, las presiones financieras y la falta de fondos de jubilación hacen que esto sea más una necesidad que una elección. "Pero aún así reflejan la percepción de que estarán lo suficientemente saludables como para trabajar", señaló una vocera de la AARP.

Más información

Para más información sobre cómo envejecer de manera saludable, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined