See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Al cuidado de las sonrisas de los viejitos estadounidenses

Los expertos advierten sobre una crisis en el cuidado odontológico a medida que la población envejece

DOMINGO 28 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Hace una o dos generaciones, era común que las personas mayores usaran dentaduras postizas, incluso las de edad madura.

Afortunadamente, las iniciativas de salud pública durante los últimos cincuenta años han cambiado las actitudes y las prácticas higiénicas. De hecho, la mayoría de los que nacieron después de la Segunda Guerra Mundial envejecen con los mismos dientes que tenían cuando eran adolescentes.

Pero, ¿podrían los dentistas del país seguir cuidando de ellos?

"Hacia el 2030, una enorme cantidad de personas, cerca del 20 por ciento de la población, tendrán 65 años de edad o más. Esas cantidades serán abrumadoras y no creo que los dentistas estén suficientemente bien equipados en estos momentos para enfrentarse a esto", aseguró el Dr. Ira Lamster, decano de la Escuela de Cirugía Dental y Oral de la Universidad de Columbia de la ciudad de Nueva York.

En un artículo publicado hace algunos meses en el American Journal of Public Health, Lamster advirtió sobre esta "crisis que se cierne" sobre la odontología geriátrica. "El país ha tenido éxito, y con razón, en convencer a las personas de que los dientes pueden durar toda la vida", declaró. Por otro lado, los dientes y encías envejecientes tienen necesidades especiales para el cuidado de su salud.

"¿Qué son los dientes? Se trata de dispositivos biomecánicos para triturar y moler los alimentos", explicó el Dr. Richard Price, odontólogo y vocero de la American Dental Association. "Pero, al igual que cualquier maquinaria, se va a gastar o romper. A medida que se envejece, las encías se van reduciendo. En algunas poblaciones, el deterioro dental entre los ciudadanos mayores es el doble que el de los adolescentes".

Algunos de los factores que contribuyen a una mala salud oral en la tercera edad son

  • toda una vida de reparaciones dentales con empastes, puentes y coronas. "Cada vez que se hace eso, se pierde parte del diente natural", explicó Lamster. Las bacterias que causan las caries tienden a asentarse alrededor de coronas, empastes y otras restauraciones dentales, lo que desencadena el deterioro.
  • Un flujo reducido de saliva como efecto secundario de un medicamento. "La saliva es el arma más poderosa que tiene el cuerpo para protegerse contra las enfermedades dentales", aclaró Lamster. "Cuando la saliva se seca, es muy común ver pacientes con una forma de deterioro dental rápida y galopante".
  • El síndrome "el cuidado de los dientes es para los jóvenes". "Entre las personas de mayor edad hay un mito según el cual no es necesario acudir al odontólogo, cosa que no es cierta", aseguró Price. Incluso las personas con dientes postizos deberían acudir al odontólogo para verificar que no haya síntomas de cáncer oral, cuyo riesgo aumenta con la edad.
  • Movilidad restringida. El cuidado oral de los ancianos que deben permanecer en casa, están discapacitados o permanecen en centros de cuidado a largo plazo es uno de las cosas que más preocupa a Lamster. "Mi madre estaba en uno de esos centros de cuidado a largo plazo y vi lo difícil que era para ella recibir servicios de cuidado dental", aseguró. Con una población que envejece rápidamente, "¿cómo vamos a hacer para gestionar su tratamiento?", se preguntó. "¿Quién va a pagar por eso? Estos asuntos todavía no están resueltos".
  • Falta de cobertura de seguro de salud oral. En general, Medicare no paga por el cuidado de la salud dental, lo que deja a varias personas de mayor edad con "recursos limitados para pagar por estos servicios", señaló Lamster.

Tanto Lamster como Price recalcaron que la salud oral no comprende únicamente los dientes y encías.

"Ha habido mucha literatura que ha relacionado las infecciones orales, particularmente, con un mayor riesgo de ciertas enfermedades sistémicas, como las cardiovasculares y cerebrovasculares, la enfermedad respiratoria, e incluso la diabetes", agregó Lamster. La mala salud oral puede ser un indicador de otros problemas potencialmente letales, así que las personas mayores que no se hagan revisiones dentales podrían no recibir diagnósticos serios.

Según Lamster, hace falta mucho por hacer para capacitar mejor a los odontólogos de hoy y a los estudiantes de odontología en cuanto a la salud oral geriátrica. "Es responsabilidad de todos los profesionales de la salud oral abordar esta necesidad", declaró Lamster. "Será un reto tremendo, tanto para pagar estos servicios como para ofrecerlos".

Entretanto, los estadounidenses jóvenes y de edad madura deberían pensar en sus 32 dientes como una inversión para toda la vida, recomendó Price.

La buena higiene oral y el cuidado frecuente de los dientes son importantes a cualquier edad. Practicando una buena higiene oral en casa y visitando al odontólogo periódicamente, se podrán evitar problemas dentales, a la vez que ahorrar tiempo y dinero. Durante el proceso, se pueden salvar los dientes y encías, según la American Dental Association.

"Trate sus dientes como si fueran un automóvil deportivo costoso. ¿Quiere que ese Porsche clásico siga funcionando? Déle mantenimiento", recomendó Price. "Porque, a medida que envejecemos, al igual que el Porsche clásico, los dientes van a necesitar más servicio que nunca".

Más información

Para saber más acerca de la salud oral y el envejecimiento, visite la American Dental Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Ira Lamster, D.D.S., dean, Columbia University School of Dental and Oral Surgery, New York City; Richard H. Price, D.M.D., dentist, Newton, Mass., and spokesman, American Dental Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined