See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El desayuno combate la amnesia

La primera comida en la mañana mejoró la memoria en ancianos

Miércoles, 30 de enero (HealthDayNews) -- Las personas mayores quienes olvidan desayunar pueden estar más propensas a tener problemas de memoria.

Esa es la conclusión de una investigación reciente realizada a 22 hombres y mujeres entre las edades de 61 a 79 años que demostró que desayunar - que significa carbohidratos, proteínas o hasta grasa - mejoró la memoria a corto plazo.

En el transcurso de cuatro días, los que fueron examinados en el Centro de Cuido Geriátrico Baycrest en Toronto recibieron bebidas nutricionales de carbohidratos, proteína, grasa puros o un placebo sin energía.

Les dieron una prueba de un párrafo para memorizarlo, en el que contaban una historia y tenían que recordar los detalles 15 minutos después y una hora luego de escuchar el párrafo.

Luego de 15 minutos, quienes tomaron bebidas nutricionales tuvieron una mejora significativa en la memoria, comparado con aquellos quienes tomaron un placebo, y no tuvieron mejora en la memoria.

Los resultados, que fueron publicados en una edición reciente de American Journal of Clinical Nutrition son significativos en estudios anteriores, dijo el autor del estudio Randall Kaplan, investigador en el Centro de Cuido Geriátrico Baycrest en la Universidad de Toronto.

Kaplan dijo en estudios anteriores que han relacionado los carbohidratos - y específicamente el consumo de glucosa, o azúcar - con los beneficios a la memoria, pero no se vieron mejoras con el consumo de otros nutrientes.

"Se creía que cualquier tipo de carbohidratos podría aumentar el azúcar en la sangre, que aumenta el suministro de glucosa al cerebro y es por eso que podría mejorar la memoria", dijo Kaplan.

Aunque los resultados de la prueba de una hora después fueron más altos en quienes tomaron bebidas con carbohidratos, todos los que realizaron la prueba mostraron mejoras luego de 15 minutos, aun con la inclusión de carbohidratos.

"Encontramos que las proteínas, las grasas y los carbohidratos todos mejoran la memoria, aunque la proteína y la grasa no aumentan los niveles de azúcar en sangre", explicó Kaplan.

"Ese fue el hallazgo sorprendente - que cualquier fuente de energía pareció mejorar la memoria y que el azúcar en la sangre no tiene que aumentar para que haya mejoría en la memoria", dijo.

Kaplan dijo que la mejoría podría ser el resultado de un número de procesos cerebrales activados por los nutrientes, incluyendo cambios en la insulina y en los niveles de serotonina.

En cuanto a los efectos duraderos de los carbohidratos, él especula que la elevación de los niveles de glucosa en la sangre puede incitar una síntesis de ciertos transmisores del cerebro, que causan beneficios continuos a la memoria.

La nutricionista Tammy Baker, portavoz de la Asociación Dietética Americana dijo que estudios han demostrado que los beneficios del desayuno se extienden hasta la juventud, los niños obtienen mayor puntuación en los exámenes, tienen más energía y hasta tienen menos tardanzas y ausentismo cuando ingieren sus comidas regularmente.

Añadió sin embargo, que los ancianos parecen obtener más beneficios del desayuno, a diferencia de los jóvenes, sus cuerpos tienen recursos compensatorios más bajos por las comidas que no consumen.

"Mientras envejecemos, nuestros cuerpos no pueden compensar tan bien la ausencia de comidas", dijo.

Baker dijo que los beneficios a largo plazo de los carbohidratos que se vieron en el estudio son testimonio de la forma en que la glucosa ayuda al cerebro.

"Cualquier alimento es mejor que ninguno, pero para el primer impulso para beneficiar al cerebro, los carbohidratos son realmente el alimento preferido", dijo.

¿Entonces cómo eso se traduce en alimento verdadero?

Un desayuno ideal, dijo Baker, podría incluir un plato de cereal con leche y tal vez una fruta.

Otros desayunos nutritivos altos en carbohidratos podrían incluir un bagel o tostada francesa, también con una fruta.

En términos de conservar la memoria a largo plazo, los expertos indican que los factores importantes incluyen ejercitarse regularmente con el propósito de mejorar la circulación, mantener un peso corporal saludable y comer una dieta baja en grasas saturadas y alta en fibra, frutas y vegetales.

La investigación también demostró que las vitaminas A, C y especialmente la E pueden ayudar en varias formas a aumentar las células cerebrales que intervienen en el proceso de la memoria.

Qué hacer

Si comer bien y ejercitarte para mantenerte alerta y saludable parece desanimarte, a continuación información útil de la Asociación Dietética Americana sobre motivación para vivir bien.

Y visita los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los EE.UU. sobre el envejecimiento saludable para personas mayores, para obtener más información.

Fuentes: entrevistas con Randall Kaplan, Ph.D., autor del estudio e investigador, Universidad de Toronto y Centro de Cuido Geriátrico Baycrest; Tammy Baker, M.S.R.D., nutricionista y portavoz, Asociación Dietética Americana; octubre de 2001, American Journal of Clinical Nutrition
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined