See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El ejercicio alivia algunos síntomas de menopausia

Estudio halla que reduce el estrés y la depresión, a pesar de que no tiene efectos sobre los calores

JUEVES 3 de enero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio de Pensilvania halló que el ejercicio no es cura para los calores, aunque sí ayuda a las mujeres a enfrentar el estrés, la ansiedad y la depresión.

Los investigadores esperaban probar que el ejercicio podría ser una alternativa menos arriesgada a la terapia de reemplazo hormonal para las mujeres que sufren de calores, según Deborah B. Nelson, autora del estudio y profesora de salud pública y ginecoobstetricia de la Universidad de Temple en Filadelfia.

Aún así, agregó, "no hallamos una relación entre la actividad física y los calores".

Sin embargo, el estudio sí halló que hacer más ejercicio conducía a reducir los niveles de estrés percibido. "El nivel de ansiedad, estrés y depresión era significativamente más bajo entre mujeres posmenopáusicas físicamente activas, en comparación con sus contrapartes que tenían el menor nivel de actividad física, según informaron los investigadores en la edición de enero de Medicine & Science in Sports & Exercise.

Aún así, los resultados son significativos porque los calores que experimentan las mujeres durante la transición de la menopausia con frecuencia son un problema temporal, explicó Nelson. Las mujeres viven mucho tiempo con menopausia, que puede ser un periodo en el que tengan que enfrentarse al estrés, la ansiedad y la depresión, dijo.

El estudio fue realizado en un periodo de ocho años, a partir de 1996 a 1997. El equipo de Nelson estudió a 380 mujeres de edad promedio de 42 del área de Filadelfia que caminaban entre quince y noventa minutos diarios hasta cinco veces a la semana.

"Sabemos que la actividad física ayuda a reducir la ansiedad y el estrés. Lo sorprendente fue que no fuera mucha actividad física. Se trata principalmente de caminar", según Nelson. "Es estimulante que se trate de algo que las mujeres pueden incorporar a su rutina diaria. La siguiente pregunta es si será aún más útil si participan en un mayor nivel de intervención física".

Al comienzo del estudio, ninguna de las mujeres estaba en la menopausia. Para el final del estudio, más de la mitad había experimentado calores.

De manera paradójica, los investigadores hallaron que un nivel medio de ejercicios parecía empeorar los síntomas para algunas mujeres en la etapa tardía de la transición, cuando la menstruación puede cesar durante entre tres a once meses y las hormonas alcanzan nuevos puntos altos y nuevos puntos bajos. Luego de analizar la información, los investigadores concluyeron que la intensidad de los síntomas fue más bien el resultado de fluctuaciones amplias en las hormonas, en lugar de la actividad física que promueve cualquier síntoma.

Según Nelson, las mujeres negras parecían tener más calores que las blancas, aunque eso podría deberse a que como grupo pesaban más y tenían perfiles hormonales más bajos. La actividad física también parecía ofrecer mayor reducción del estrés para el grupo de las mujeres negras. Debido a que eran ligeramente más pesadas y fumaban más, este nivel de actividad física fue especialmente útil para ellos, según Nelson.

No sorprende que el ejercicio no ayude con los calores, aseguró la Dra. Nieca Goldberg, directora médica del Programa de salud femenina del Centro médico de la Universidad de Nueva York. "La razón por la que hay calores es porque el centro de temperatura del cerebro resulta alterado por niveles hormonales más bajos", explicó. Debido a que el ejercicio eleva la temperatura corporal, es lógico que no haga que las mujeres que experimentan calores se sientan más frescas, añadió.

Otras investigaciones han hallado que el ejercicio "no tiene influencia sobre la cantidad de calores, pero ha demostrado que a las mujeres les preocupaba menos tenerlos", lo que coincide con los beneficios psicológicos del ejercicio, aseguró Goldberg.

El Dr. Hugh Taylor, profesor de endocrinología reproductiva de la Universidad de Yale, anotó que las mujeres de diferentes culturas tienen diferentes actitudes respecto a los calores, a pesar de que los sufren igualmente que las mujeres estadounidenses. Las mujeres asiáticas, por ejemplo, "parecen enfrentarlos mejor. Quizá una de las razones sea el ejercicio, más actividad física".

Los beneficios psicológicos del ejercicio para las mujeres posmenopáusicas son un hallazgo importante, agregó Taylor. "La falta de estrógeno sí conduce a un aumento del estrés, la ansiedad y la depresión", explicó.

Más información

Hay más información sobre la menopausia en el National Women's Health Information Center.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Deborah B. Nelson, Ph.D., assistant professor, public health and obstetrics and gynecology, Temple University College of Health Professions, Philadelphia; Nieca Goldberg, M.D., medical director, Women's Health Program, New York University Medical Center, New York City; Hugh Taylor, M.D., professor and chief of reproductive endocrinology and infertility, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; January 2008 Medicine & Science in Sports & Exercise
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined