El humo de segunda mano aumenta el riesgo de Alzheimer

Según los investigadores, la demencia es 30 por ciento más común entre las personas expuestas de manera prolongada

MARTES 1 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- Respirar humo de segunda mano podría aumentar el riesgo de enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia, según un estudio reciente.

Se trata del primer estudio en relacionar el humo de segunda mano con esta forma de deterioro mental, afirmó el investigador principal, Thaddeus Haight, estadista investigador de la Universidad de California en Berkeley.

"Ha habido estudios que han mostrado que la exposición al humo de segunda mano se relaciona con la enfermedad cardiovascular subclínica y con la enfermedad cardiovascular clínica", anotó Haight. "También ha habido estudios que muestran que la aterosclerosis, el endurecimiento de las arterias, está relacionada con un aumento en el riesgo de demencia".

El estudio actual cierra el círculo al mostrar que inhalar el humo de otra persona aumenta la incidencia de demencia, señaló.

"Este estudio intenta evaluar la relación entre la enfermedad cardiovascular y la demencia, y también determinar los graves efectos independientes del tabaco sobre el sistema nervioso", dijo Haight. "Hay una vía alternativa a la enfermedad cardiovascular con efectos neurotóxicos potenciales. El humo de segunda mano podría afectar el proceso neurodegenerativo que subyace a la demencia y podría disminuir el umbral de síntomas parecidos a la demencia".

Haight tenía programado presentar el estudio esta semana en la reunión anual de la American Academy of Neurology en Boston.

En el estudio, el equipo de Berkeley evaluó datos de más de 3,600 participantes registrados en un estudio de larga duración sobre la salud cardiovascular. Compararon a 985 personas que nunca habían fumado y no tenían enfermedad cardiovascular ni demencia con 495 personas que informaron sobre un promedio de 28 años de exposición durante su vida al tabaquismo de otra persona.

Una evaluación de seis años reveló que las personas mayores expuestas al humo de segunda mano durante 30 años o más tenían alrededor de 30 por ciento más probabilidades de desarrollar demencia que las que no habían tenido tal exposición, afirmaron los investigadores.

"Ahora estamos evaluando cómo afectó la demencia el humo de manera directa y también intentamos separar los efectos del humo de segunda mano que ocurren a través de la enfermedad vascular clínica", explicó Haight.

El análisis de los datos mostró que la combinación de exposición a largo plazo al humo de segunda mano y la presencia de enfermedad cardiovascular casi duplicaba el riesgo de demencia. La exposición a largo plazo al humo de segunda mano por sí sola aumentaba el riesgo de demencia en alrededor de una tercera parte.

El estudio también encontró una mayor incidencia de demencia en personas que no eran diagnosticadas con enfermedad cardiovascular pero que tenían anormalidades detectables en sus arterias carótidas, las arterias principales hacia el cerebro, en imágenes obtenidas por ultrasonido. Las personas expuestas al humo de segunda mano que tenían tales anormalidades (como arterias carótidas estrechadas) tenían 2.5 veces más probabilidades de desarrollar demencia que las que no tenían anormalidades carótidas ni exposición al humo de segunda mano.

Los resultados del estudio apoyan a los esfuerzos por reducir la exposición al humo de segunda mano, como las prohibiciones de fumar en restaurantes y bares, afirmó Haight.

"Es razonable suponer que cualquier cosa que sea mala para el corazón es mala para el cerebro, así que no es una gran sorpresa que el humo de segunda mano sea responsable de desarrollar la enfermedad de la arteria carótida y las demencias de todo tipo", declaró Bill Thies, vicepresidente de asuntos médicos y científicos de la Alzheimer's Association.

Thies apuntó que el grado exacto de peligro es un poco confuso, porque los datos del informe no están completos, aunque el peligro sí existe.

"Este estudio es una adición importante a la abrumante evidencia de graves daños a la salud del humo de segunda mano", dijo Matthew L. Myers, presidente de Campaign for Tobacco-Free Kids. "Subraya la necesidad de que todos los estados aprueben leyes completas para que todos los lugares de trabajo y espacios públicos estén libres de humo".

Más información

Para más información sobre los peligros del humo de segunda mano, visite la National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Thaddeus Haight, M.A., research statistician, University of California, Berkeley; Bill Thies, Ph.D., vice president, science, Alzheimer's Association; Matthew L. Myers, president, Campaign for Tobacco-Free Kids, Washington, D.C.; May 1, 2007, annual meeting, American Academy of Neurology, Boston
Consumer News in Spanish